Reseña de The Amusement Park

Publicidad

Calificación: A

Algún día vos también vas a ser viejo…

En 1973 el director estrenó dos películas que no tuvieron una recepción positiva de la prensa y el público.

En febrero de ese año llegó a los cines el drama feminista Season of the Witch y un mes después la subestimada The Crazies, que fue más valorada con el paso de los años.

Mientras trabajaba en esas producciones, el cineasta fue convocado por una asociación luterana de Pennsylvania para hacer una película educativa.

El concepto original era concientizar al público sobre el maltrato a los ancianos en los Estados Unidos.

La agrupación religiosa se encargó de financiar el film y le otorgó al realizador el control creativo de la obra.

Con un presupuesto de 37 mil dólares y en apenas tres días, Romero completó el rodaje con vecinos de Pennsylvania que participaron como extras y actores.

El único artista profesional a cargo del rol principal fue Lionel Maazel, un cantante de clubs nocturnos que hizo su carrera como actor en el teatro.

Probablemente los luteranos nunca llegaron a ver Night of the Living Dead y desconocían los antecedentes del director, ya que terminaron conmocionados con The Amusement Park.

Ellos esperaban encontrar una obra más cercana a los documentales de la televisión pública y George les entregó una película surrealista, cínica y depresiva.

De acuerdo a la esposa de Romero para los productores el film era demasiado oscuro y por ese motivo decidieron cancelar su exhibición.

Así fue que la única película que el cineasta hizo por encargo en su vida quedó en el más complero olvido durante cuatro décadas.

En el 2018 el escritor Daniel Krauss encontró la cinta que se creía perdida y a través de la Fundación George Romero y la organización IndieCollect se llevó a cabo la restauración del material, con el fin de exhibirlo en el Festival de de Toronto.

Un tiempo después la plataforma de streaming Shudder compró el film y de esa manera llegó al púbico.

Actualmente se la puede conseguir por internet.

La experiencia de The Amusement Park

La primera característica que hay que resaltar con respecto a esta película es que no se trata del típico cuento de horror que nuestra mente asociaría enseguida con el realizador.

The Amusement Park es una propuesta educativa que juega con elementos del psicológico y el surrealismo, como si se tratara de un episodio de La dimensión desnonocida.

El miedo no se transmite por situaciones gráficas de alto impacto sino por el realismo brutal con el que se aborda una temática que sigue vigente en estos días..

En esta cuestión encontramos la gran virtud de la película.

Más que una obra perdida de 1973 parece una propuesta que se podría haber concebido en la actualidad.

La historia comienza con el actor Lionel Maazel quien se encarga de introducir el film y orientar al público sobre el relato que están a punto de ver.

El protagonista comparte una de estadísticas acerca de la desidia y el maltrato que padecen los ancianos, no sólo por muchas instituciones que deberían encargarse de cuidarlos sino tanbién por la sociedad que los rodea.

Esos primeros minutos son impactantes porque te das cuenta que en más de 40 años el mundo no cambió en absoluto en lo referido a estos temas.

Una problemática que vas más allá de los Estados Unidos.

Hace unos meses en Buenos Aires fue noticia el descubrimiento de un geriátrico clandestino donde se golpeban a los abuelos. Ni hablemos del desastre de las jubilaciones que se arrastra desde la década de 1990.

Maazel se expresa acerca de la realidad del 1973 pero pareceria que habla sobre la sociedad del 2021.

En este contexto lo que propone Romero es que la gente joven principalmente reflexione sobre esta cuestión ya que todos estamos destinados a envejecer.

De ahí la frase, «algún días vos también vas a ser viejo» que tiene un enorme impacto tras el visionado del film.

El director plantea que si no hay un acción efectiva para cambiar esta cuestión eventualmente todos padeceremos lo mismo y en este punto el relato se convierte en una propuesta de terror.

La amenaza no pasa por una invasión zombi o la persecución de un asesino serial, sino por padecer una existencia dentro de una sociedad cruel que trata a los viejos como despojos humanos.

En el cine argentino el Alejandro Doria hizo algo parecido con Esperando la carroza, que a diferencia de la mayoría del público no me hace reír en absoluto porque la encuentro completamente depresiva.

Romera opta por jugar con el surrealismo a través de un relato plagado de simbolismos y metáforas.

Desde la vestimenta blanca del protagonista que se ensucia a medida que toma contacto con la sociedad hasta el extraño funcionamiento del parque de diversiones donde intenta distraerse.

Lionel Maazel encarna un abuelo que sale a pasear a plena luz del día y se encuentra con un entorno hostil que no lo respeta y maltrata simplemente por ser viejo.

La narración genera un clima agobiante durante los 55 minutos que dura el film, con muy pocas escenas de diálogo, donde inclusive el director se da el lujo de rendirle un homenaj a la era del cine mudo.

Sinceramente no sé se volvería a repasarla otra vez porque la historia es un bajón y con una experiencia tuve más que suficiente, pero me pareció fantástico el resultado final.

De un proyecto educativo que podría haber tenido otro tono, Romero lo convirtió en un cuento macabro donde el mensaje que busca expresar llega a través de una trompada a la mandíbula de los espectadores.

Hay que verla.

Dato Loco: 

Lionel Maazel volvió a trabajar años después con Romero en Martin (1978), su última labor cinematográfica, y falleció a los 106 años en 2009.

 

 

Publicidad

11 comentarios

  1. Desconozco como se trata a la gente de la tercera edad en el resto del mundo, ya que solo lo vemos en peliculas o en noticias aisladas, si como se los trata en nuestro país y ya de por si es terrorífico y deprimente.
    Será interesante ver esta película. Gracias por la recomendación.

  2. wow 106 años eh! , algun dia vas a ser viejo vos,
    Lei la nota y aun asi quede, sin una clara idea de cual sea el enfoque que le dio a esta pelicula, voy a tener que verla realmente para entender.

    tambien seria bueno rescatar el guion que formulo Romero para adaptar el videojuego de resident evil y ver porque no se concreto realmente y ver si romero podia aportar algo o solo seria otra peli mas de su saga mas famosa.
    (viendo el resultado de la saga de peliculas de Anderson, que si bien pueden llegar a ser un entretenimiento llevadero, pero que se desgasto con cada entrega, se alejaba bastante de la saga videojueguil).

    aca dejo uno de los avances que Romero hizo para la segunda entrega de los vdeojuegos.

  3. seee ya se hugo, solo digo que por mas trailer o reseña que ves, parece que debes experimentar por vos mismo esta pelicula,
    y por lo que decis que no quisieras tener que repasar una vez esta obra parece que es algo dificil de ver, como sentirse asqueado de algo pero contento de haber experimentado y no tener que regresar a hacerlo.

    el trailer me parecio muy llamativo como lo hicieron, estas peliculas me re interesan, asi que muy seguro algun dia la veo, como sea.

  4. Te juro que al ir leyendote, la película me recordó a La Guerra del Cerdo, que también es argentina y dirigida por Leopoldo Torre Nilsson en 1975 (dos años después de ésta). Ahí también los jóvenes van eliminando a los viejos ya que los ven como menos que personas. Tal vez no sea de las más recordadas pero sin duda el paralelismo es innegable

  5. Buena observación Emi, me había olvidado de ese antecedente.
    Defintivamente hay un paralelismo, la diferencia es que Romero juega más con la simbología mientras que la de Torre Nilson va al hueso.

  6. Hugo, tenés que poner un buscador en la página así puedo buscar tus reseñas que son muy buenas!! Hiciste la de jojo rabbit?

  7. Buenas, una pregunta, como se puede ver ? Intenté entrar en Shudder pero dice que no esta disponible para nuestro país.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.