Historia del Zorro

Publicidad

Capítulo 19: El contra Maciste / Samson and the Slave Queen (1963)

Si hay algo que no se puede dejar de reconocerle a los realizadores italianos, muy especialmente a los especialistas en el de género, es la capacidad creativa que tuvieron para clonar propuestas populares con identidad propia que tenían una enorme llegada en el público.

El único país del mundo que brindó franquicias con los clones del Zorro, Mad Max, y Harry, el sucio entre otros personajes clásicos.

Tras el éxito del cross over del con los tres mosqueteros los tanos apostaron a otra reunión excéntrica que en un punto era inevitable en la industria cinematográfica de ese país.

Uno de los grandes íconos locales en la temática de aventuras fue Maciste, un justiciero forzudo muy similar a Hércules que llegó a tener una extensa filmografía entre la década de 1920 y mediados de los años ´60.

John Milius le rindió homenaje en la famosa secuencia de donde vemos sus crecimiento como esclavo que el director tomó de una recordada película de este personaje.

En 1960 Maciste tuvo un reboot destinado a una nueva generación a raíz de la repercusión internacional de Hércules (1958), protagonizada por Steve Reeves.

El fenómeno puso en boga las historias de gladiadores y sujetos musculosos con cuerpos aceitados que dominarían la taquilla europea hasta la irrupción del spaguetti western.

En este período surgió el inevitable encuentro entre Maciste y el concebido por el astuto productor Fortunato Pisiano, un genio especializado en propuestas pochocleras que le otorgó difusión internacional al italiano.

La dirección corrió por cuenta del maestro Umberto Lenzi, quien trascendió luego por las tremendas secuencias de acción que creó durante el boom de los policiales en los años ´70.

El cineasta venía de estrenar la adaptación de Sandokan con Steve Reeves y fue una elección natural para este proyecto.

Los roles principales quedaron a cargo del fisiculturista Alan Reed, como Maciste, y Pierre Brice en el papel del famoso espadachín, quien en esta oportunidad no se llamaba Don Diego de la Vega , sino Señor Ramón.

De otro hubieran tenido que pagarle a Johnston McCulley los derechos del personaje.

Al margen que en el continente americano el público desconocía a Maciste, para evitar litigios legales, Roger Corman estrenó esta película con el bizarro título de Samson and the Slave Queen,

Lo más gracioso de todos es que la figura bíblica no tenía nada que ver con la trama y tampoco había una reina de los esclavos.

Sin embargo el título y el afiche promocional, como pueden observar en la siguiente imagen, camuflaban la propuesta del Zorro,

Una pirateada épica.

La verdadera trama era muy entretenida y se centraba en el reino ficticio de Nogara.

Tras la muerte del Rey se genera una competencia entre las sobrinas del monarca por conseguir el testamento que les permita obtener la corona.

Isabella, la rubia buena que abraza la justicia social, convoca al para que la ayude convertirse en la futura reina, mientras que la maléfica morocha Malva contrata a Maciste, a quien manipula con el fin de instaurar un gobierno más dictatorial.

A partir de esa premisa Lenzi desarrolla una propuesta familiar muy entretenida plagada de acción, donde no faltan las piñas, duelos de espadas inclusive cocodrilos gigantes que amenaza a los protagonistas.

Como suele ocurrir con la fórmula argumental de estos filmes en un comienzo los héroes se enfrentan entre sí y luego conforman una dupla para desbaratar los planes del villano, representado en este caso en la princesa Malva.

Alan Reed quien se la pasa en cuero mostrando su trabajado físico encarna la fuerza bruta, mientras que el de Brice aporta la astucia y los combates de esgrima que estuvieron muy coreografiados.

A diferencia de la película anterior con los mosqueteros el justiciero de McCulley en esta ocasión aparece más tiempo enmascarado, aunque el protagonista no usa el tradicional bigote de Diego De la Vega.

El contra Maciste la rompió en las funciones de matiné alrededor del mundo y por supuesto alentó a los italianos a gestar más filmes de este tipo durante la década de 1960.

 

 

Notas relacionadas

Publicidad

2 comentarios

  1. Que mezcla bizarra ésto….y que grosoUmberto Lenzi siempre disfruté sus películas de Poliziotesco… ahora q leo de esta peli Europea recuerdo un Zorro interpretado por Alain Delon creó muy amanerado y gracioso.. no sé si esa película entrará en estás entregas Hugo.. fuerte abrazo y genial el blog

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.