Reseña de Lost Bullet

Publicidad

Calificación: B+

Una muy buena película de acción francesa que nos recuerda lo que podía haber sido la saga Rápido y furioso de no haberse inclinado por el terreno de la estupidez y las secuencias grotescas con CGI.

Se trata de un proyecto independiente de bajo presupuesto, filmado en apenas 38 días, que represEnta la ópera prima del director Guillaume Pieret.

A través de una historia muy sencilla Pieret elabora un film centrado en la narrativa de la vieja escuela del género, donde las secuencias de tiroteos, persecuciones y peleas no dependen de los efectos digitales sino del trabajo de los dobles de riesgo.

Lino es un delincuente menor que tiene un gran talento como mecánico y termina en la cárcel luego de un robo fallido.

Cuando la policía descubre su talento para mejorar el desempeño de los autos le ofrecen un acuerdo de libertad condicional a cambio de que trabaje para una brigada de narcotráfico.

Su tarea consiste en afinar los autos de la comisaría para que los narcos no se les escapen en las calles.

Un dia su mentor es asesinado por otro policía corrupto y Lino termina involucrado en el caso como el principal sospechoso. Para demostrar su inocencia debe encontrar un Renault 21 Turbo donde se encuentra la bala perdida que incrimina al verdadero asesino.

La película está protagonizada por Alban Lenoir, un experimentado doble de riesgo del francés que encontró en este proyecto la posibilidad de sobresalir como héroe de acción.

Aunque no poseee el mismo carisma, Lenoir recuerda por momentos a cuando recién apareció a comienzos del siglo 21 en El transportador.

La diferencia es que su desempeño en las secuencias de peleas es menos estilizado, sin embargo pero para las limitaciones que tenía su rol consigue dejar una muy buena impresión.

Dentro del reparto la figura más conocida es Nicolas Duvauchelle, quien ofrece una gran interpretación en el rol de villano.

Esta película la hizo luego de terminar Una sirena en París (que recomendé hace poco) y es fantástico ver como pasó de encarnar a un músico honesto de buen corazón en la propuesta romántica de fantasía al policía nefasto y manipulador que compone en este film.

No obstante, el gran atractivo de Lost Bullet no pasa por las interpretaciones del reparto o la trama sino por las secuencias de acción que encuentra sus mejores momentos en los últimos 20 minutos.

La persecución final con el Renault 21 es formidable y evoca ese tipo de que en Hollywood tiende a ser una especie en extinsión, salvo por los filmes de John Wick o Misión Imposible.

En esta producción no hay trucos digitales y la emoción y adrenalina que generan  las persecusiones reside en la habilidad de los dobles de riesgo.

Guillaume Pieret no tuvo mayor ambición que hacer una buena película de acción «como las de antes» y el producto que ofrece no sólo está muy bien realizado sino que además es muy entretenido.

Para los aficionados del género es una opción para tener en cuenta.

Actualmente se encuentra disponible en la programacion de Netflix.

 

 

Notas relacionadas

Publicidad

3 comentarios

  1. Tal cual Hugo, la vimos el año pasado con mi familia y nos gustó a todos porque nos hacía causar la misma emoción que Statham peleando con los malos en el petróleo y clavándose los pedales de bici. Emocionante y sencilla, el buen cine de acción.

  2. La vi hace tiempo en Netflix.. tienen un par de películas francesa de acción como la que te dijeron Atracadores y Muerte en el aserradero creo son del mismo director..la verdad que con algo de presupuesto y un buen director salen excelente películas como está.!

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.