Reseña de Black Beauty

Publicidad

Califiación: B

Antes de decapitar al ratón Mickey es importante destacar que el estudio que lo representa no tuvo absolutamente nada que ver con esta película que hace un par de semanas se estrenó en la plataforma +.

La nueva versión de Azabache, conocido en inglés como Black Beauty fue desarrollada por la productora Constantin Films y Robert Kulzer, responsable de la franquicia Resident Evil.

A raíz de la pandemia los realizadores no pudieron estrenarla en los cines y se la vendieron a Disney para exhibirla a través de la plataforma de streaming.

Hago esta aclaración porque mucha gente a la que no le gustó el film insulta a la compañía por los cambios que le hicieron a la historia y la verdad es que ellos no tuvieron  nada que ver,  simplemente se encargaron de la distribución.

Azabache integra probablemente mi de favoritos de la vida.

La historia de Sewell me parece una obra maestra de la literatura que ya en 1877, cuando se publicó por primera vez, era un relato completamente adelantado a su tiempo.

La idea de denunciar el maltrato a los caballos  a través de una historia que se desarrollaba desde la perspectiva del animal fue una genialidad y el relato tenía un profundo contenido emocional.

Sin caer en golpes bajos y finales depresivos la trama era muy emotiva y desde entonces el equino se convirtió en uno de los personajes más amados de la literatura y el .

En materias de adaptaciones cinematográficas la versión de Warner de 1994 con Sean Bean y la narración del caballo a cargo de Alan Cumming sigue siendo la mejor de todas y es la que más se acerca a la obra original.

La realidad es que a todas las películas de Black Beauty siempre le hicieron cambios y esta nueva entrega no es la excepción.

De hecho, por momentos el film sólo toma el título de la ya que el resto del argumento no tiene nada que ver con el libro.

La primera parte de la película prácticamente es una remale clandestina de Flicka, otro clásico literario sobre caballos que tuvo su adaptación en el 2006 con Allison Lohman, con la diferencia que cambiaron las competencias de rodeo por saltos de equitación.

En la segunda mitad el relato de la directora Ashley Avis retoma algunos conceptos de la historia de Anne Sewell, aunque con un tratamiento más moderado en lo referido al maltrato de los animales.

Un tema importante de este relato donde no se la jugaron para nada.

Por otra parte, por cuestiones inexplicables que no tienen sentido al viejo y querido Azabache ahora lo convirtieron en una yegua que narra la historia con la voz de Kate Winslet.

En esta versión de la historia, desarrollada en la actualidad, el argumento se centra en la relación que se forma entre el caballo y una joven, interpretada por Mackensie Foy (El cascanueces y los cuatro reinos), quien tiene la habilidad de establecer una comunicación especial con estos animales.

Una idea que robaron del film de Robert Redford, The Horse Whisperer (1998) con Scarlett Johansson.

Kate Winslet, lo mejor de esta producción, hizo un gran trabajo con la narración en off donde le da vida a las emociones del animal. Su labor se siente como una interpretación en lugar de una narración insípida.

Aunque es cualquiera que Azabache sea una yegua al menos el concepto del personaje está bie representado.

Una desventaja que tiene esta película es que hacia la mitad del relato, la narración se dispersa de la temática central, que era la relación de la protagonista con el equino, para contaminar el argumento con subtrama innecesarias.

Entre ellas una historia de amor tirada de los pelos que no le importa a nadie ya que el foco de atención pasa por otro lado.

Por otra parte, la resolución del climax se siente muy apresurada como si los realizadores se hubieran quedado sin presupuesto para continuar con el rodaje y la terminaron como pudieron.

Ahora bien, más allá de estas cuestiones que no se pueden ignorar tampoco es una película para destruirla como hizo mucha gente en comentarios de internet.

Sin ser la mejor adaptación del clásico de Anna Sewell, el film al menos es entretenido y se deja ver, aunque dificilmente aliente un segundo visionado.

Publicidad

1 comentario

  1. La adaptación del 94 no me la olvido más, pasé por todas las emociones a flor de piel!
    Con tu reseña me entero que está basada en un libro.
    De esta peli lo que más me tienta es la performance de Kate Winslet, gran actriz que aún consagrada sigue apostando a la versatilidad.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.