Doctor Mordrid (1992): La película clandestina de Doctor Strange

Para los fans del cine clase B de terror los nombres de Albert y Charles  Band no pasan desapercibidos.

Padre e hijo fueron responsables de brindar algunos de los más grandes filmes de culto que surgieron en los años ´80, como Re-Animator, Robot Jox y las sagas Ghoulies y Puppet Master.

A fines de esa década la familia Band adquirió los derechos cinematográficos para adaptar el cómic de Doctor Strange de Marvel.

Sin embargo la producción se demoró más de los esperado y cuando los Band finalmente impulsaron el proyecto perdieron los derechos del personaje.

Como ya tenían el casting de actores y el financiamiento para la película, los realizadores optaron por re-escribir el guión para evitar ser demandados por Marvel en una causa de plagio.

De esa manera nació Doctor Mordrid, un robo burdo de Strange con la diferencia que le cambiaron el nombre al personaje principal.

La verdad que los Band no se esforzaron demasiado a la hora de re-escribir el guión y lo que hicieron básicamente fue modificar los nombres de los protagonistas, ya que el conflicto principal de la trama se mantuvo intacto.

Ahora bien, con todas las limitaciones que se le pueden encontrar a esta producción clase B, que contó con un presupuesto moderado, la obra de la familia Band fue mucho más fiel al cómic de Marvel que la película de 1978 producida por Stan Lee.

dr-mordrid

Doctor Mordrid, quien tenía un uniforme sospechosamente parecido al de Stephen Strange, era un mago que pertenecía a otra dimensión y era enviado a la Tierra para evitar que el villano hechicero Kabal abriera un portal al Infierno.

El papel principal quedó a cargo de Jeffrey Combs, una estrella del cine clase B famoso por el rol del científico Herbest West en Re-Animator, y el malo era interpretado por Brian Thompson, actor que todo fan del cine de acción recuerda como el villano de Cobra, con Sylvester Stallone.

Los Band, que dirigieron en conjunto el film, capturaron bastante bien el concepto del cómic de Steve Ditko y la historia de Doctor Mordrid es mucho más entretenida que el bodrio de Marvel de 1978.

Al menos acá podemos ver al protagonista en acción, mientras utiliza sus poderes para detener a su enemigo.

El Maestro de lo desconocido era un clon de Strange y sus poderes funcionaban de un modo muy similar.

Creo que el único motivo por el que Marvel no demandó a los realizadores se debe a que los Band tuvieron la astucia de cambiar todos los aspectos del guión que pudieran traer problemas legales.

Debido a que Strange también era una copia de personajes de cómics que habían aparecido en los años ´40, la editorial no tenía muchos motivos válidos para demandar a los Band por hacer este film.

Un detalle interesante para destacar es que a diferencia de los trabajos clásicos de los directores, Doctor Mordrid no contó con escenas sangrientas ni desnudos y el foco del film se concentró en los elementos de fantasía.

Esta producción debe ser una de las propuestas más familiares que hicieron en sus carreras.

El tratamiento de la magia estuvo muy bien trabajado y en general es una película clase B que se disfruta si son seguidor del género.

Con el paso del tiempo quedó en el olvido pero hasta hace unos años se todavía se emitía en la televisión.

Doctor Mordrid se puede conseguir con facilidad en internet y es una buena opción para conocer la versión de bajo presupuesto del Hechicero Supremo.

El avance.

 

3 Comments on Doctor Mordrid (1992): La película clandestina de Doctor Strange

  1. Pasa con algunas películas de “Clase B” que cuando uno las mira de nuevo, se da cuenta más de los méritos que de los defectos (que seguro los tiene, cuestión de los presupuestos). Esta película creo que está dando vueltas completa en Youtube y recuerdo que zafaba bien (la de 1978 era una pesadilla que levantaba en los últimos minutos). Voy a verla en esta semana, antes de ver la nueva. Al margen, otra película que revisioné y que mi recuerdo me decía que era medio mala y reconozco haberme equivocado, era la del Castigador de 1989, con Dolph Lundgren, que es muy entretenida e inusualmente violenta. Ah! Y el poster de Doctor Mordrid está bueno, si en los noventas lo hubiese enganchado en un videoclub, la alquilaba!

  2. La película del Punisher de Lundgre, que en su momento fue la la elección perfecta, tal vez es una adaptación más libre del cómic, pero como propuesta de acción es muy buena.

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


A %d blogueros les gusta esto: