Death Rides a Horse

1967 fue uno de los años más importantes en la carrera de .

Recién a los 40 años y luego de participar en más de 50 películas el actor finalmente empezó a ser contratado en roles protagónicos.

Un hecho que se produjo luego del suceso que tuvieron los filmes de Sergio Leone, Por unos dólares más (1965) y El Bueno, el Malo y el Feo (1966).

El actor sobresalió primero en The Big Gundown, una obra esencial del spaguetti western que reseñaré más adelante, y luego brindó otra gran interpretación en Death Rides a Horse.

Este fue un film interesante ya que estableció una temática que en los años siguientes sería trabajada numerosas veces en las historias de cowboys realizadas en Europa.

La película del director Giulio Petroni se centraba en la relación entre el pistolero tutor y su discípulo con quien eventualmente terminará enfrentado.

En este caso la trama se centra en un niño llamado Bill, quien una trágica noche ve como una banda de delincuentes violan y asesinan a su madre y hermana.

Bill crece con odio y resentimiento hasta que llega a la adultez y decide vengar a su familia.

La versión madura del personaje es interpretada por John Philip Law, quien al año siguiente sería famoso por el rol del ángel rubio en Barbarella.

Mientras tanto, Ryan (Van Cleef), un convicto que estuvo 15 años en prisión, finalmente recupera su libertad y decide vengarse de los hombres que lo traicionaron.

Una banda que está integrada por los  mismos delincuentes que mataron a la familia de Billy.

Eventualmente el camino de estos personaje se cruzan y juntos forman una dupla para acabar con los pistoleros.

Ryan se convierte en un mentor para Billy a quien luego lo terminará considerando un hijo.

Desde la primera secuencia brutal de violencia Death Rides a Horse se vuelve un film apasionante por el suspenso y la tensión que le dio a la historia el director Petroni.

westerns-death-rides-a-horse

La presentación de Billy, quien tiene el mismo tono de voz de Dolph Lundren, es brillante y el personaje forma una dupla excepcional con el pistolero que encarna Van Cleef.

Esta película brinda algunas de las mejores secuencias de acción que vi en un spaguetti western. Los tiroteos no sólo son brutales sino que además estuvieron impecablemente filmados por el director y sus colaboradores entre los dobles de riesgo.

La batalla final que se desata en el clímax de la historia es emocionante por la tensión que se desata entre los dos protagonistas.

Sin embargo Death Rides a Horse no quedó en el recuerdo por estas virtudes sino por la memorable música de Ennio Morricone, quien creó una de las melodías más famosas de sus carerra.

Un tema que jugó un papel fundamental a la hora de incrementar la intensidad del suspenso que construyó el director en su narración.

La melodía principal luego fue utilizada por Quentin Tarantino en Kill Bill y también se pudo escuchar en episodio de Los Simpsons.

No deja de ser una amarga paradoja de la vida que estos trabajos brillantes de Morricone fueron históricamente ignorados por la Academia de Hollywood y hace poco le dieron un Oscar por su labor en Los ochos más odiados, cuya música nadie recordará en el futuro.

Su labor fue correcta, de hecho es lo más destacable de ese film, pero la banda sonora en general no tiene la potencia y atractivo que la música que hizo para los spaguetti westerns en los años ´60.

Luego de Death Rides a Horse, Lee Van Cleef fue protagonista de Días de ira, con Giuliano Gemma donde se trabajaba la temática del pistolero mentor de un ángulo diferente.

En ese film, que ya reseñé en el blog, el maestro luego se convierte en el principal villano de la historia.

En Death Ride a Horse, Ryan en cambio juega el rol de una figura paterna que está del lado del héroe.

Lee Van Cleef creó el titulo original de esta producción que fue Da uomo a Uomo (De hombre a hombre), que se refería a la experiencia de madurez que vivía en el conflicto el personaje de John Philip Law.

Sin embargo cuando United Artist estrenó la película en Estados Unidos lo cambiaron por Death rides a Horse, ya que lo consideraban más comercial.

Si nunca vieron este western recomiendo que lo busquen porque es una historia plagada de acción donde Van Cleef está excelente.

Este es el avance.

 

2 Comentarios

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*