Reseña de Los siete magníficos (2016)

Calificación: A-

No es una tarea sencilla reimaginar una película como .

Probablemente una de las más grandes remakes que se hicieron en la historia del cine, basada en Los siete samuráis (de Akira Kurosawa), que en 1960 redefinió el género del western.

Hasta ese momento los personajes de cazarrecompensas y mercenarios tenían roles muy limitados en estas historias y por lo general eran retratados como villanos.

A diferencia de los héroes inmaculados que encarnaban John Wayne, Gary Cooper y Alan Ladd, Los magníficos representaban la peor escoria del Viejo Oeste y ayudaban a un pueblo de campesinos indefensos simplemente por dinero.

Con esta película el director John Sturges estableció el arquetipo de anti-heroe que un tiempo después se consolidaría con el spaguetti western en Europa.

Ahora bien, si a semejante antecedente le agregamos tres continuaciones realizadas entre 1966 y 1972, la remake futurista de Roger Corman de 1980 y la serie de televisión con Michael Biehn (Terminator), la realidad es que las posibilidades de brindar algo diferente no son grandes porque ya se hizo de todo con Los siete magníficos.

Dentro de ese contexto, el nuevo trabajo de Antoine Fuqua (Día de entrenamiento) califica entre las mejores obras que brindó Hollywood con estos personajes.

Si bien la historia es la misma y el director no se la jugó demasiado a la hora de reimaginar este clásico, la nueva versión ofrece un western decente que no tiene más pretensiones que brindar un pasatiempo entretenido.

El film de Fuqua es políticamente correcto (tal vez demasiado) y presenta un equipo de “mercenarios Benetton” que integra varias razas.

El director le dio un papel destacado a todos esos personajes que décadas atrás en los clásicos westerns no tenían demasiado protagonismo, como los cowboys negros, asiáticos y latinos.

Inclusive el rol de la mujer que recluta a los protagonistas acá tiene mucho más peso en el conflicto y hasta interviene en las secuencias de acción.

La campesina que interpreta Haley Bennett (Hardcore Henry) no tiene nada que ver con la mujer débil y desprotegida que encarnó Rosenda Monteros en 1960.

the-magnificent-seven

Esto se relaciona obviamente con el cine y la sociedad de la actualidad donde esos personajes ya no tienen cabida.

La única novedad que tiene este film es que el director le dio más peso a la minorías étnicas en su relato. En el 2016 los latinos estereotipados obviamente no podían ser los villanos, como en la versión de 1960, y ese rol esta vez corrió por cuenta de los gringos blancos.

Un acierto de esta remake es que los protagonistas no interpretan los mismos personajes que en la película original.

El rol de Denzel Washington no tiene nada que ver con el papel de Yul Brinner, salvo por el hecho que se viste de negro y es el líder del grupo.

Lo mismo ocurre con el trabajo de Chris Pratt, quien no copia a Steve McQueen, sino que compone a un personaje distinto. Por breves momentos a Pratt le sale el Starlord (Guardianes de la Galaxia) del alma, pero durante gran parte del film ofrece una actuación diferente.

Si bien el perfil de los personajes clásicos está presente, en esta producción los mercenarios tuvieron nuevos orígenes. Dentro del reparto sobresalen especialmente los trabajos de Vincent D´Onofrio, Ethan Hawke y ese tremendo actorazo que es Byun hun-Lee, una de las máximas estrellas del cine coreano que todavía no supieron aprovechar en Hollywood.

Desde los aspectos técnicos Fuqua hizo un gran trabajo con la construcción de los momentos de suspenso y las secuencias de acción que logran ser emocionantes pese a que uno ya sabe el final de la historia.

Por cierto, el destino de los protagonistas en el conflicto es diferente al de la película original y eso me pareció interesante porque evitó que la remake no se convirtiera en una copia exacta de la obra de Sturges.

Si bien la batalla final no llega al nivel de excelencia de lo que hizo Kevin Costner en el clímax de Pacto de justicia, una obra maestra entre las secuencias de acción, el desenlace que desarrolló el director logra ser muy entretenido.

Cabe destacar que esta película representó la última obra del compositor James Horner, quien falleció el año pasado. Su trabajo para este film fue completado por Simon Franglen (Avatar). La música presenta una nueva melodía y lamentablemente el clásico tema de Elmer Bernstein recién se escucha en los créditos finales.

Frente a las malas remakes que vimos en los últimos años, en diversos géneros, Los siete magníficos de Fuqua resultó un film digno cuya visión recomiendo a los seguidores del western.

 

 

13 Comentarios

  1. LE voy a dar una oportunidad y la voy a ir a ver; como lo hice con 3:10 to yuma y me sorprendi gratamente…Lo que me da un poco de miedo es que lei hace unos dias que iban hacer una Remake De ” a la hora señalada”.

  2. Un bodrio. Ni siquiera me dieron ganas de reseñarla. Muy lenta y el director satura con los flashbacks. Me quedo con Hannie Caulder, con Raquel Welch, que fue la película que inspiró Jane Got a Gun.

  3. Hugo, no quiero sonar como que te estoy retando o algo por el estilo, pero “Vientos de Justicia” era la de Patrick Swayze, “Open Range” (Pacto de Justicia) es la de Costner 😛

    Tengo un TOC con las películas jaja

  4. Mi viejo es fanático de los westerns (para el Día del Padre le había regalado la original en DVD) y la fui a ver con él. Eramos 6 en la sala.
    Cuando terminó, se paró y se puso a aplaudir. Eso en lo personal me garpó todo.
    O sea, todo bien con los westerns intimistas o que ahondan en la psicología de los cowboys pero,viejo, era hora de ir a ver una de tiros y que haya tiros, como dice mi viejo!

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*