El Disney olvidado: Baby, el secreto de la leyenda perdida (1985)

Capítulo 49

Probablemente una de las películas más violentas y oscuras que se desarrollaron en los estudios, que en 1985 rompió con todo los tabúes de la compañía y el cine norteamericano.

Nos referimos a una historia que presenta desnudos frontales de niños y mujeres, lenguaje vulgar y situaciones gráficas de violencia.

¡Y esta es la película que me llevaron a ver mis padres al cine con mis amigos cuando cumplí siete años!

El otro la volvimos a ver con mi novia, quien también la disfrutó en la pantalla grande a la misma edad en Estados Unidos, y quedamos shockeados al ver que la película era mucho más zarpadas de lo que recordábamos.

En nuestras mentes habían quedado archivados los momentos tiernos y olvidamos por completo todos esos elementos que no eran aptos para el público infantil.

Llegamos a la conclusión que si este film se estrenara en la actualidad, al menos en los Estados Unidos, tendría una calificación R.

También nos dimos cuenta que hoy vivimos en un mundo mucho más conservador y muchas cosas que en los años ´80 eran aceptadas en las propuestas infantiles hoy serían un escándalo.

La corrección política avanzó a tales niveles que cualquier cosa se considera ofensivo.

Muchos de nosotros nos criamos mirando este tipo de películas y la verdad que no nos convertimos en asesinos en serie.

Sin embargo, en el 2016 convivimos en una sociedad diferente y la gente se espanta por cualquier cosa.

baby (2)

Baby, el secreto de la leyenda perdida es una película que se emitió muy pocas veces en la televisión debido a que los canales tenían que editarla demasiado.

El film tuvo como protagonistas a William Katt (El gran héroe americano) y Sean Young, quien venía de destacarse en Blade Runner (1982) y Duna (1984).

Ambos interpretan a una pareja de antropólogos que viajan a África para investigar la supuesta aparición de un monstruo que en principio parece ser una simple leyenda.

Sin embargo, mientras exploran la selva los científicos descubren una familia de brontosaurios conformada por dos enormes dinosaurios adultos y una pequeña hembra a la que la pareja bautiza con el nombre de Baby.

Otro antropólogo, intepretado por Patrick McGoohan (Scanners), al descubrir a los dinosaurios entabla una alianza con un grupo de mercenarios para capturarlos.

Las cosas salen mal y los soldados terminan asesinando (en una escena brutal y desgarradora) al padre de Baby, mientras que su madre queda en control de los mercenarios.

Los protagonistas entonces escapan con Baby mientras intentan idear un plan para rescatar a su madre.

Los dinosaurios fueron trabajados a través de marionetas electrónicas, debido a que en ese momento la tecnología digital no estaba tan desarrollada.

Si bien Baby no tenía la calidad de efectos y detalles en los dinosaurios como se podría ver ocho años después en Jurassic Park, las criaturas de la película estaban muy bien realizadas para la época.

Acá pueden ver uno de los fragmentos más famosos de esta historia.

Baby era simpática y enseguida de ganaba la simpatía del público infantil.

La película fue dirigida por Bill L.Norton, quien integró al reparto a una tribu real de aborígenes que tenía una participación en el conflicto.

Una situación que no tenían antecedentes en una producción de Disney.

Sin embargo, Norton fue más allá y y retrató a los indígenas en sus ambientes naturales. Por esa razón las mujeres aparecían con los pechos descubiertos y los niños más pequeños completamente desnudos en la naturaleza.

Hoy ningún director podría hacer algo así en una película familiar.

Otro elementos raros eran que el villano se manejaba con un sadismo inusual, para un film de esta compañía y hacia la mitad de la aventura los protagonista se detenían en la selva para tener sexo, mientras Baby se les escapaba.

Los últimos 20 minutos presentaban una batalla donde morían numerosos personaje de un modo violento.

Hay que recordar que por aquellos días los dinosaurios estaban desaparecidos del cine y este film pegó mucho en el público infantil de ese momento.

Creo que para el público que no las disfrutó en el cine en su momento es una producción completamente desconocida, ya que no tuvo tanta difusión en décadas posteriores.

De todos modos es un gran clásico del Disney al que yo por lo menos le tengo mucho cariño.

El avance del film.

3 Comments on El Disney olvidado: Baby, el secreto de la leyenda perdida (1985)

  1. Tengo 35 años y no la recuerdo, la verdad me hubiese encantado verla en sus momento. Que decepcion! La segunda decepcion del dia, la primer fue cuando entre a cinesargentinos a leer la critica de Escuadron Suicida y …..la unica critica es la de Matías Lértora, casi casi casi que la leo. Por suerte no soy ansioso y sé esperar.

  2. Ahí leí la crítica Hugo (somos varios que la esperábamos).

    Ojalá armes el debido post acá para debatir más a fondo jaja :P. Una idea muy copada la verdad.

    Abrazo!

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


A %d blogueros les gusta esto: