El Disney olvidado: Un ángel para Charlie (1973)

Capítulo 40

Una gran película live action de Disney que evocó en 1973 el clásico cine de Frank Capra.

En su momento fue  una propuesta especial que representó la despedida de uno de los principales actores adultos de la compañía como fue Fred MacMurray.

Un artista que sobresalió por sus trabajos con los directores Billy Wilder y Preston Sturges, junto a Humphrey Bogart y Marlene Dietrich.

Dentro del género policial su película más celebrada es Pacto de sangre (1944) de Wilder.

Sin embargo, a nivel popular MacMurray quedó en el recuerdo por ser el “gran papá” de las películas live action de Disney, donde trabajó entre 1959 y 1973.

Fred fue parte de clásicos como The Shaggy Dog, Un sabio en las nubes, El hijo de Flubber, Bon Voyage! (ya reseñada en esta sección) y El millonario Feliz.

En este trabajo final para el estudio trabajó junto a Cloris Leachman, quien fue nominada al Globo de Oro por esta película, y , quien ya estaba consolidado como la figura juvenil del estudio.

MacMurray y Kurt previamente habían trabajado juntos en Follow me, Boys! (1966), película que nunca pude ver hasta la fecha.

Un ángel para Charlie estaba ambientada en los años de la Depresión y presentaba una historia muy Frank Capra.

russell-charlie-and-the-angel

Charlie era un hombre adicto al trabajo que había logrado darle un buen pasar económico a su familia gracias a sus esfuerzos.

Sin embargo, eso le generó generó un enorme costo en su vida personal.

Charlie le dedicó toda su atención a su trabajo y descuidó sus relaciones personajes. Se convirtió en un hombre amargado y gruñón que apenas puede conectarse con su esposa y sus hijos y además siente un profundo rechazo al  novio de su hija mayor, interpretado por Kurt Russell.

Un día un ángel se le aparece durante su jornada laboral y le da la noticia que pronto y va a morir y le quedan unos pocos días para despedirse de sus seres queridos.

A partir de ese momento Charlie decide cambiar sus hábitos y disfrutar al máximo sus seres queridos, pero se le presenta un obstáculo.

El cambio radical en su personalidad resulta incomprensible para su esposa y los chicos y la familia cree que el hombre enloqueció.

A partir de ese conflicto se disparan numerosas situaciones de enredo donde Charlie con la ayuda del ángel trata de ordenar su vida antes de morir.

En el medio aparecen también una banda de gángsters que justificarán la vieja y querida persecución automovilística que tendrá lugar en el clímax de la historia.

En Disney estaban obsesionados con este tema e incluían una escena parecida en todas sus producciones.

Kurt Rusell en esta oportunidad tuvo un rol más serio y maduro, donde se nota que ya iba buscando despegarse de la imagen de ídolo juvenil que tenía en  esta compañía.

Junto con Superdad (ya reseñada en el blog) que hizo al año siguiente, esta películas iniciaron su transición a roles más adultos.

La película del director Vincent McVetty, quien dirigió las secuelas de Cupido Motorizado, en este caso hizo una película muy influenciada por las películas inspiradoras de Frank Capra.

Un ángel para Charlie brindaba un buen mensaje sobre la importancia de vivir el día al día, en el presente, sin preocuparse tanto por el pasado y evitaba los golpes bajos.

No les voy a adelantar en esta reseña el final pero no era para nada deprimente.

Luego de esta película Fred MacMurray desapareció del cine y tuvo pequeñas participaciones en la televisión. Una de las razones fue que se volvió millonario gracias a sus inversiones dentro de los bienes raíces y su vida laboral cambió de enfoque.

Su retiro oficial de Hollywood se dio en 1978 con la épica película del género desastre, El enjambre.

Lamentablemente con el paso de los años esta película quedó completamente en el olvido, aunque Disney la editó en dvd.

Un fragmento del film.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


A %d blogueros les gusta esto: