El Disney olvidado: Episodio 24

gantHoy: Los hijos del capitán Grant (1962).

Otra de las grandes películas de Hayley Mills que surgió durante su máximo momento de popularidad como figura juvenil de Disney.

Ya no se hacen producciones de este nivel (basta con ver las cosas que produce el Disney Channel en estos días) y este film se destacó en 1962 como una de los estrenos más taquilleros de ese año.

Una propuesta que tenía una fórmula imbatible en las salas de cine.

El director Robert Stevenson, quien sabía desarrollar propuestas familiares de calidad y luego brindó dos tremendos clásicos como Mary Poppins y Travesuras de una bruja, Hayley Mills, la mejor actriz juvenil a comienzos de los años ´60, y la magia de Julio Verne.

La fusión Verne-Disney ya había brindado sus frutos en 1954 con Veinte mil leguas de viaje submarino, protagonizada por Kirk Douglas, y en 1962 el estudio volvió a adaptar uno de los clásicos del escritor francés.

No sé cual será la relación de ustedes con Verne pero en mi caso es uno mis escritores clásicos favoritos junto con Stevenson.

De chico recuerdo haberme devorado sus clásicos en la biblioteca de la escuela y cada tanto los vuelvo a disfrutar sus obras cuando se me da por leer alguna aventura clásica.

Por cierto, mi historia favorita de Verne es La vuelta al mundo en 80 días.

InSearchOfTheCastaways2Los hijos del capitán Grant es otra gran historia del autor francés que en el cine tuvo esta impecable adaptación de Disney.

El trabajo que hicieron con el guión es fabuloso porque desarrollaron la trama con el estilo familiar de esta compañía sin distorsionar el espíritu de la novela.

De hecho, la gran mayoría de los hechos del libro están presentes en el film, con la particularidad que en el cine se le insertó un poco más de humor y unos breves números musicales con las canciones de los hermanos Sherman.

El cambio más importante es que eliminaron de la historia al matrimonio Glenavan que acompañaba en el texto original a los hijos del capitán Grant en el rescate de su padre.

En el film de Disney los chicos son acompañados por un amigo francés de la familia interpretado por el célebre actor, Maurice Chavallier.

Una modificación que tuvo la función de darle más protagonismo a Hayley Mills, quien era la gran figura del film.

220px-In_Search_of_the_CastawaysMás allá de esta modificación, la trama luego sigue con bastante fidelidad el conflicto original de Verne y los personajes exploran las mismas locaciones que aparecían en el libro.

Obviamente la película tiene el tono de Disney y también se incluyeron algunas situaciones cómicas, especialmente al comienzo de la historia cuando se presentan a los hijos del capitán Grant.

Sin embargo, el trabajo del director Stevenson luego sigue la línea de aventuras de los clásicos literarios de Verne.

La puesta en escena del film es increíble y se nota que Disney en su momento apostó a lo grande en este proyecto.

Inclusive los efectos especiales, que hoy pueden verse anticuados, en 1962 presentaban un trabajo de gran calidad.

Algo que me sorprendió de este film es que dura apenas 98 minutos y Stevenson no desperdicia una sola escena de la historia.

La película captura la atención del espectador desde los primeros minutos y hasta el final se vuelve atrapante.

La historia de los hijos del Capitán Grant y sus esfuerzos por rescatar a su padre náufrago inclusive llega a tener sus momentos emotivos.

Obviamente Hayley Mills es la gran figura de esta producción, quien con su carisma se roba cada escena en la que aparece.

Luego de verla en este trabajo no llama la atención que hiciera seis películas para los estudios Disney.

Más allá de su carisma personal, es un actriz que siempre tuvo una gran versatilidad para trabajar roles distintos y por eso sobresalió ante otras figuras de su generación.

Una de las grandes joyas de Disney que lamentablemente no ya se recuerda y merece su difusión.

Un avance de Los hijos del capitán Grant.

2 Comentarios

  1. Me encanto este libro cuando lo lei de chico. La vuelta al mundo que terminan hhaciendo buscando al capitan, incluyendo el paso por Pcia de Buenos Aires con sudestada e inundacion incluidas! Jajaja

    Siempre recuerdo un detalle de cuando llegan a Australia donde Verne se detiene con una escenita anti racista: se encuentran con aborigenes y el capitan del barco en el viajan hace comentarios tratandolos de animales y casi monos. La señora Glenavan (creo) lo refuta socarronamente despues de que demuestren el uso de algo tan distinto como el bumerang.

    Me parecio un gran detalle pensando en el año en que Verne escribio esto y desde Francia!

    No sabia que se habia adaptado, la voy a buscar.

Comentarios cerrados.