Oliver y su pandilla

oliverCuando hice el top 50 con las grandes películas de animación, Oliver y su pandilla fue la que más me costó dejar afuera de la lista.

Como había demasiada producciones de la cambié por otra opción para darle más variedad al ranking, pero siempre fue una de mis grandes favoritas de esta compañía.

Soy un gran fan de las producciones ochentosas de este estudio.

Supongo que debe influir mucho el hecho que pude ver estos filmes en los cines cuando era chico y por esa razón terminaron siendo propuestas muy especiales para mí.

Un período que representó un momento de crisis y resurrección para Disney. A lo largo de la década del ´80 apenas estrenaron cinco películas que fueron El zorro y el sabueso (1981), El caldero mágico (1985), El gran ratón detective (1986), Oliver y su pandilla (1988) y La sirenita (1989).

Una producción bastante escasa si la comparamos con los 17 filmes que realizaron en la década siguiente.

Oliver y su pandilla es una película importantísima dentro de la historia de Disney que lamentablemente no tiene el reconocimiento que se merece.

Este proyecto catapultó en la animación a toda una nueva generación de artistas que en la década siguiente se encargaron de crear una nueva era dorada de esta compañía donde brindaron clásicos memorables.

Luego de El gran ratón detective el estudio tenía tres propuestas para realizar.

La sirenita, basada en el cuento de Hans Christian Andersen, una versión futurista de La isla del tesoro, de Robert Louis Stevenson y una adaptación infantil con animales de Oliver Twist, el clásico de Charles Dickens.

Los directores del estudio optaron finalmente por el proyecto de Oliver Twist y dejaron para más adelante las otras opciones.

La trama giraba en torno a un gatito que vivía en las calles de Nueva York, en los años ´80, y se unía a una banda de perros callejeros.

Oliver_posterOliver y su pandilla representó un gran experimento para la compañía, donde después de mucho tiempo los artistas se animaron a probar cosas diferentes en materia de animación.

En principio uno de los cambios más importantes que presentó este film fue el regreso al género musical.

La última película realizada dentro de ese estilo había sido El zorro y el sabueso en 1981 y en ese momento las producciones animadas de Hollywood se concentraban más en la aventura.

Desarrollar esta propuesta como un musical fue un gran riesgo que corrieron en Disney porque no sabían si el público iba aceptar ese formato narrativo después de tantos años.

A la hora de conformar el reparto los realizadores convocaron a un grosso de la música como Billy Joel, quien interpretó a Dodger, el perro co-protagonista que se convertía en un mentor y guía de Oliver.

Segundo riesgo de Disney. El personaje quedó a cargo de un artista importante del rock que no tenía experiencia en el cine y sorprendió con su interpretación.

 Joey Lawrence, quien más tarde se haría famoso por la serie Blosson, interpretó a Oliver y Bette Midller a Georgette, una perra vanidosa que había sido premiada en competencias de exhibición.

Una característica muy especial que tuvo este film es que los realizadores cambiaron radicalmente el diseño de los personajes y los escenarios.

Si vuelven a ver la película y prestan atención a este detalle van a descubrir que Oliver y su pandilla estuvo muy influenciada por el arte de Ralph Bakshi.

Tantos las calles de Nueva York como los rasgos de los personajes humanos presentan un notable parecido con el estilo de dibujo de Bakshi.

Algo que me encanta de este film es que la animación es mucho más artesanal y cruda de lo que solía ser el estilo de Disney.

Un experimento que no volvería a repetirse, ya que el estudio luego adoptó la estética tradicional que se asocia con esta compañía.

La banda de sonido fue brillante y presentó canciones fabulosas interpretadas por Billy Joel, Huey Lewis, Bette Midler y Rubén Blades.

Oliver y su pandilla, como mínimo, debió tener dos canciones nominada a los premios Oscar, pero los impresentables de la Academia de Hollywood la ignoraron por completo.

En estos días donde cada vez es más difícil encontrar canciones memorables que ganen un Oscar, esta banda de sonido se valora mucho más todavía.

A continuación pueden ver los excelentes créditos iniciales con el tema Once Upon a Time in New York City, interpretado por Huey Lewis.

Presten atención al diseño de los escenarios y los personajes humanos. No hay otra película de Disney como esta.

En tan sólo cuatro minutos los realizadores lograron que el público se encariñe con el gato Oliver en esta secuencia inicial que fue brillante.

La dirección del film corrió por cuenta de George Scribner, un hombre de Hanna-Barbera, quien había trabajado en la serie de Los Pitufos y los viejos y queridos GoBots.

Aclaración para los lectores más chicos que siguen el blog.

Los GoBots fueron la versión humilde de los Transformers creada por Hanna-Barbera en los ´80. En otra nota lo mencioné. Yo era más fan de los GoBots en su momento. Como los robots de Habro eran carísimos, por lo general la gente te regalaba para el cumpleaños un GoBot que eran más económicos. Eso contribuyó a que fueran populares en las jugueterías.

Vuelvo al film de Disney.

imagesOliver y su pandilla se destacó también en su momento por el uso de la animación computada que todavía estaba en pañales y pocos estudios solían trabajar en aquellos días.

Disney venía experimentando con esta herramienta desde El zorro y el sabueso, pero en este film la tecnología digital tuvo mucho más peso.

Otra novedad importante fue la introducción de nuevos efectos de sonido que se implementaron en las décadas siguientes y reemplazaron a los viejos efectos que existían desde la época de Walt Disney.

Como si todo esto no fuera poco, el film generó el primer acuerdo entre el estudio y McDonalds para promocionar el merchandising en el menú infantil del restaurante de hamburguesas, algo que no tenía antecedentes y sigue vigente en la actualidad.

Luego del estreno de este producción otras compañías como Burger King y Wendy´s  empezaron a gestar convenios comerciales con otros estudios de Hollywood.

Cuando uno empieza a sumar todas estas cosas terminar por comprender la importancia de este film que no es valorado como se merece.

Otro detalle que en lo personal me encanta de la película es que brindó un retrató magnífico de la cultura de los años ´80 en Nueva York.

Tanto la música como las vestimentas de los personajes capturaron muy bien la vida urbana de aquellos días.

pic3La película también sorprendió por las escenas de violencia que era muy jugadas para tratarse de un producto de Disney.

Un elemento que claramente tomaron del cine de Don Bluth, quien venía jugando con esto desde La ratoncita valiente (1982).

En Oliver y su pandilla el villano moría arrollado por un tren y los perros malvados terminaban electrocutados. Algo que no se volvería a repetir en esta compañía.

A modo de Dato Loco cabe destacar los cameos de personajes famosos de Disney que aparecían en la historia.

A lo largo de la trama se puede ver a varios animales conocidos de La dama y el vagabundo y 101 dálmatas.

Aunque el mejor de todos es la aparición de la princesa Aurora (La bella durmiente),  a quien se la puede ver en una escena paseando por Nueva York con un vestido moderno.

Oliver y su pandilla literalmente marcó un antes y un después en este estudio, ya que fue la película que impulsó el gran recambio generacional de artistas.

Si hubiera sido un fracaso tal vez nunca hubiéramos visto La sirenita o los clásicos de los ´90 que vinieron después.

Aunque la prensa no la valoró, el público aceptó la propuesta y se terminó por convertir en el mayor éxito comercial de Disney hasta 1988.

La película recaudó más de 74 millones de dólares, sólo en los Estados Unidos.

Si bien en la competencia perdió con Pie Pequeño en busca del valle encantado, de Don Bluth, que se estrenó el mismo día, para Disney resultó un logro muy importante.

Para que se entienda bien.

Los estudios de animación revivieron literalmente con el gato Oliver. Un tema que por error se suele atribuir a La sirenita y no es correcto.

A partir del éxito de esta producción, Disney decidió concentrarse a pleno en los musicales y estableció un plan para estrenar una película por año en la década siguiente.

Luego La sirenita consolidó a la nueva camada de artistas, pero el verdadero cambio se produjo con el film del gato.

Una gran película que siempre recordaré entre mis propuestas más queridas de esta compañía.

El avance original.

5 Comments on Oliver y su pandilla

  1. Un gatito como protagonista! Solo por eso la voy a ver hoy a la noche jaja Como amante de los gatos, una vez busque si habia películas que los tuviera como protagonista, ya que los perros tienen un monton, y como mucho encontré los Aristogatos y Como perros y gatos. Ni registro de esta película de Oliver, pareciera que está bastante olvidada.

    Muy interesantes todos los datos locos que tiene esta peli y es verdad que se nota la diferencia en animación que hay con los humanos.
    Saludos!

  2. Claudia tenés otra gran película con gatos de Disney, si te gusta la temática.
    El gato del espacio exterior (The cat from outer space) Muy buena comedia live action que ya reseñaré.
    Saludos!

  3. Hugo perdona el offtopic pero sabiendote admirador del batman de bruce timm queria saber si escuchaste una serie de podcasts de kevin smith q se llama “Fat Man on Batman” son entrevistas sobre batman pero muy especialmente la serie animada.

    Lo encontre hace unos dias por casualidad en youtube. Entrevistas a Paul Dini, Bruce Timm, Mark Hamill (excelente 3 horas de Hamill contando su vida con los comics y el voiceover y mucho mas).

    Muy pero muy recomendables

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


A %d blogueros les gusta esto: