La saga del jorobado Gobbo

Roma amano armataOK1Nota final del .

Sólo el cine italiano podía haber gestado una saga cinematográfica a raíz de la popularidad de un villano.

Es muy loco este caso porque si te ponés a revisar antecedentes no existe ninguna otra serie que haya brindado cinco películas donde el malo de la historia es el gran protagonista.

Me reservé esta saga para el final ya que consideró que es lo mejor que se hizo con el género, debido a que reunió a los máximos representantes del policial europeo.

Me refiero al director Umberto Lenzi y esos dos monstruos del cine que son y Maurizio Merli.

Luego de estos filmes la producción italiana brindó un par de películas dentro de este estilo, a comienzos de los años ´80, pero para entonces el Poliziottesco había cumplido su ciclo.

Una nueva clase de historias empezaban a convocar al público en las salas. Era el tiempo del cine post-apocalíptico, y por supuesto los tanos no dejaron pasar la movida y contribuyeron al fenómeno con sus historias. Aunque es es un tema que desarrollaré en próximas notas.

ROMA A MANO ARMATA (1976).

Maurizio Merli como el policía justiciero y Tomás Milián en el memorable rol de un jorobado psicópata.

Con este film, que es mi favorito de este subgénero, se dio una situación muy particular. Detrás de las cámaras los dos protagonistas se odiaban entre sí.

La relación era muy mala entre Merli y Milián y el director Lenzi tuvo que mediar entre ellos para que no terminaran a las manos. Nunca trascendió la causa de esta disputa.

Lo loco de esta situación es que el film luego se destacó por la tremenda química que tuvieron los actores dentro de la historia!

Fuera del set se mataban, pero en la ficción hicieron un gran equipo y al tener roles opuestos esa disputa que había entre ellos fue muy bien utilizada por el director.

Maurizio Merli interpreta al clásico policía bigotudo, amigo de la mano dura, que está obsesionado con atrapar al Gobbo, un psicópata jorobado que tiene aterrada a la sociedad italiana con sus crímenes y delitos.

Tomás Milián la rompió con este personaje que fue una de sus grandes creaciones. El personaje era tan carismático que se robaba cada escena en la que aparecía.

Roma a mano armata está plagada de acción y en su momento fue un gran éxito taquillero.

La buena recepción que tuvo la dupla Merli-Milián generó que el director Lenzi enseguida preparara dos proyectos muy especiales con estos personajes.

IL TRUCIDO E LO SBIRRO (1976).

Poco meses después del estreno de Roma a mano armata, Umberto Lenzi estrenó Il trucido e lo sbirro (Free Hand for a Tough Cop), que presentaba al hermano del jorobado Gobbo, Sergio Marazzi, interpretado por Tomás Milián.

Cuando una niña que sufre un problema en sus riñones es secuestrada por unos gángsters, la policía toma una medida desesperada para tratar de rescatar a la chica que iba a ser intervenida en un hospital.

Las autoridades entonces organizan una operación para liberar de una prisión al hermano del jorobado Gobbo, Sergio Marazzi, para que ayude a la policía en el rescate de la niña.

Milián nuevamente sobresalió con una impecable interpretación que generó que este personaje reapareciera en otras cuatro películas.

Los villanos que componía el actor era tan atractivos que terminaban por opacar a los héroes de estas historias.

IL CINICO, IL INFAME, IL VIOLENTO (1977).

El jorobado Gobbo regresó en esta continuación de Roma a mano armata, cuyo titulo era un claro homenaje de Umberto Lenzi a Sergio Leone.

El villano en este caso escapaba de la cárcel y se empecinaba en convertir en un infierno la vida del detective Leonardo Tanzi, interpretado por Maurizio Merli.

En esta historia se incorporó John Saxon (Pesadilla, Operación dragón) como el jefe de una banda mafiosos.

El cínico era Milián, el infame, Saxon y como no podía ser de otro modo, Merli, el violento.

Esta película hoy es recordada como una de las grandes producciones clásicas de ese subgénero.

LA BANDA DEL TRUCIDO (1977).

Meses después del estreno del film de Lenzi llegó a los cines, La banda del Trucido, que traía de regreso al hermano del jorobado Gobbo, Sergio Marazzi.

Esta película fue dirigida por Stelvio Massi, uno de los realizadores más populares del Poliziottesco, quien en este caso presentó una comedia de acción, con un tono similar al que tendrían en la década del ´80 las buddy movies hollywoodenses.

Tomás Milián en este caso trabajó junto a otro actor popular como fue Luc Merenda, uno de los galanes del cine italiano que generaba que el público femenino se enganchara con estas películas.

La banda del trucido (Dirty Gang) se centraba en la atípica dupla que formaban un policía (Merenda) y un delincuente (Milián) para encontrar y liquidar a un capo mafia.

Dentro de esta serie de filmes esta producción fue la menos dramática y se enfocó más en el humor.

LA BANDA DEL GOBBO (1978).

La saga de Umberto Lenzi terminó en 1978 con La banda del Gobbo (Brothers Till We Die) que reunió al jorobado Gobbo con su hermano gemelo, Sergio Marazzi.

El director supo aprovechar la popularidad que habían conseguido estos personajes y los juntó en una misma historia donde Tomás Milián interpretó dos personajes diferentes.

Para el momento en que se estrenó este film ya se notaba un claro desgaste del Poliziottesco, debido también a la cantidad de películas que se hacían por año.

Hubo un momento en que terminaron por saturar a los espectadores y esto se pudo ver en la convocatoria a los cines, que ya no era la misma. Pese a todo, La banda del Gobbo es una muy buena propuesta para disfrutara a Milián en esa clase de roles con los que solía lucirse.

A %d blogueros les gusta esto: