Il giustiziere sfida la città

l_73051_78af4f7aEL DEBUT DE EN EL CINE.

La hechos sucedieron así.

tenía que hacer un viaje en avión y para matar el tiempo decidió comprarse un libro en el aeropuerto.

Su elección fue Primera sangre, el thriller de David Morrell que presentó la historia del soldado John Rambo.

Como le ocurrió a muchos lectores que disfrutaron de esa gran novela de suspenso, previamente reseñada en el blog, el actor quedó fascinado con el personaje principal y la trama.

Apenas terminó el libro, Milián se puso en campaña con su representante para comprar los derechos de la historia y adaptar a Rambo en el cine.

Morrell hizo el negocio con el actor y en 1974 comenzó la producción de Primera sangre en Italia.

Lamentablemente para Milián el proyecto se vino abajo cuando se dio cuenta que iba a necesitar varios socios financieros para poder adaptar bien la novela y no pudo conseguirlos.

El problema era que Rambo en Italia no funcionaba porque el personaje era un soldado veterano de Vietnam y el actor no quería distorsionarlo.

Necesitaban recrear un pueblo norteamericano en Europa y los costos para hacerlo de manera correcta eran altísimos. La posibilidad de filmar en Estados Unidos encima estaba descartada porque era carísimo para una productora independiente como la que tenía Milián.

Así fue que el proyecto se cayó y más tarde lo retomaron Ted Kotcheff y .

Sin embargo, Tomás Milián se había encariñado tanto con Rambo que le pidió permiso a Morrell para usarlo en otra película.

Como el escritor era admirador de este artista le autorizó el uso del personaje y el nombre y así fue que Rambo debutó en la pantalla grande a través del en 1975.

Originalmente este film se tituló Rambo sfida la città pero a último momento lo cambiaron por Il giutiziere sfida la città.

La particularidad de esta producción, para hacerla más bizarra todavía, es que se trató de la remake policial de Por un puñado de dólares, de Sergio Leone.

La diferencia es que en lugar de El hombre sin nombre acá el protagonista era Rambo.

ilLa dirección corrió por cuenta de Umberto Lenzi, quien se destacaría como el gran realizador del Poliziottesco.

El equipo que formó con Milián resultó una apuesta segura en la taquilla y juntos hicieron filmes memorables en este subgénero.

A partir de esta producción comienza la era dorada de los policiales italianos que le brindarían al público títulos fascinantes. Producciones que en materia de acción siguen siendo mucho más apasionantes que la basura que se hace en estos días.

En el caso de Il giustizziere sfida la città, Lenzi tomó la premisa del film de Leone y la desarrolló dentro de un ambiente más contemporáneo.

No obstante, la película también podría ser vista como western urbano ya que el tratamiento de la acción y las secuencias de tiroteos evocaron claramente las historias italianas de cowboys.

Rambo en este caso juega el rol del antihéroe que hace enfrentar entre sí a dos clanes mafiosos de un modo similar al que Clint Eastwood engañaba a los pistoleros que lideraba Gian María Volonté.

La diferencia es que el film de Lenzi no es una copia burda del trabajo de Leone, como lo fue Por un puñado de dolares, de Yojimbo, de Akira Kurosawa.

La referencia en la historia es clarísima pero nunca llega a ser tan obvia.

El Rambo de Tomás Milián es un ex policía renegado que busca vengarse de la muerte de un amigo al generar una guerra entre dos grupos mafiosos.

Algo gracioso es que esta versión de Rambo es el gran amigo de los niños. El tipo es un sanguinario pero siempre trata bien a todos los chicos que lo idolatran y quieren ser como él.

Entre las secuencias de acción se destacó especialmente la persecución final del protagonista en moto, un lindo homenaje que le hizo Lenzi a Steve McQueen y su famoso momento en El gran escape.

No puedo dejar de mencionar la excelente música de Franco Micalizzi, quien luego se convertiría en el gran compositor del Poliziottesco.

Dentro del reparto también se puede destacar el trabajo de dos artistas reconocidos del cine como Joseph Cotten, recordado por su trabajo en El ciudadano (Orson Welles), y la actriz Ida Galli, quien fue parte de El gatopardo (Luchino Visconti) y La Dolce Vita (Federico Fellini)

Esta película se conoció también con los títulos de Sindicate Sadist (el más famoso en inglés), Rambo´s Revenge, One Just Man, Desafío a la ciudad  y mi gran favorito, Flash Solo!

Así se estrenó en Alemania y es claro que la persona que tradujo el título original estaba pasado de droga.

Flash Solo. No tiene razón de ser ese nombre y es cualquier cosa, por eso lo encuentro muy gracioso.

Acá pueden ver un clip con algunos momentos de este clásico del cine italiano.

 

 

 

2 Comments on Il giustiziere sfida la città

  1. flash solo? que era un homenaje a flash gordon y han solo? fija que mezclo sandia con Lsd el que hizo el titulo! jajaja como olvidarme de joseph cotten en “los despiadados” y a ida galli que fue compañera de giuliano gemma en al menos 2 pelis (“un dolar marcado” y “adios gringo” creo que eran),hoy mismo me la descargo a ver que onda,ademas esta el inolvidable “chaco” como protagonista.
    saludos!

  2. Sí tal cual, me había olvidado por completo que Ida Galli trabajó en esos spaguetti westerns. La asocio directamente con El gatopardo y La dolce vita que fueron sus pelis más conocidas. Muy buen dato.
    Saludos!

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: