ArtículosCine

Ferrari: Un olvidable film de Michael Mann

Luego del peor fracaso artístico y comercial de su carrera, como fue el Blackhat, estrenado en el 2015, el director regresa al género del drama biográfico con una película centrada en la figura de Enzo Ferrari.

De un modo similar a lo que hizo previamente en Alí, el relato no recrea toda la vida del empresario sino que opta por enfocarse en un período específico.

La trama se desarrolla en 1957 y el director construye el conflicto a partir de dos líneas argumentales.

A la crisis de pareja con su esposa tras la pérdida de un hijo y el vínculo con su amante se suman los preparativos de la empresa, que atraviesa una crisis económica, para la carrera de resistencia de las Mil Millas.

El resultado es un film genérico y decepcionante donde el melodrama tedioso prima sobre el contexto deportivo que tiene lugar en un período apasionante para el automovilismo y que Mann no tiene ningún interés en explorar.

Los mejores momentos de esta producción sobresalen durante las escasas secuencias vinculadas a las carreras de autos que son atractivas por su puesta en escena.

Ferrari es un film extraño donde el elenco parece aburrido durante la mayor parte del metraje.

Adam Driver en el rol principal despierta indiferencia con su labor y termina completamente opacado por Penélope Cruz, quien levanta por completo el melodrama gracias a la energía que le imprime a su composición.

El problema con el rol de Enzo es que el guión tampoco desarrolla una exploración notable de su personalidad que nos permita conocerlo en profundidad.

Por consiguiente, Driver nunca encuentra el espacio para destacarse con una interpretación más interesante.

Desde los aspectos técnicos se ofrece una película correcta y salvo por la calidad cuestionable del CGI en algunas escenas no se le puede objetar nada.

También se agradece que Mann renunciara o por lo menos le diera un descanso a esa estética de especiales de televisión que tuvieron los filmes previos producto de su fascinación por las cámaras digítales.

Una alternativa que abarata costos pero nunca terminó de enamorar al público ni a los estudios de Hollywood.

Ferrari no es una mala película pero si tenemos en cuenta la envergadura del personaje y lo que representa para la cultura del automovilismo el espectáculo que se ofrece resulta demasiado mundano.

Me cuesta imaginar a los tifosi repasando este film varias veces.

Probablemente se queden con la obra de James Mangold, Ford Vs. Ferrari, que narró una historia más emocionante.

Michael Mann optó por explorar otro territorio con un drama apático que tampoco despertará pasión de multitudes entre los seguidores del cineasta.

Calificación: B-

6 comentarios en «Ferrari: Un olvidable film de Michael Mann»

  • ¿Como vas hacer una película de Ferrari sin darle el espacio necesario a las carreras? ya los avances tenían una pinta barbara a telenovela turca con el despelote de Ferrari y sus mujeres.

  • Las fichas que le habíamos puesto con el primer trailer que era solamente el auto corriendo…Publicidad engañosa, jajaja! Igualmente, se me hace que lo puedo llegar a ver con mi señora, que no se va a embolar tanto. Una de cal y una de arena

  • Totalmente de acuerdo! Estos tipos en 5 años van a sacar la película de Messi y seguro que ponen 2 minutos de escenas jugando al futbol. Con el trailer pensé que iba a ver las carreras con ferrari a pleno. La verdad que pensaba que iba a tener la onda de Ford vs Ferrari, que fue increíble pero parece que no va a ser así.

  • Yo note cierto olor a feminismo encubierto dándole protagonismo a Penélope y a la piba de divergente como las parejas de Ferrari. Se que esta basado en un libro o novela, pero uno esperaba ver al tipo mas apasionado por los fierros y no por sus dilemas amorosos.
    Además actúa Adam Driver… y casi no lo dejan manejar ningún auto (Essssta Bieeeen…)
    Con las secuencias esas que lo pegaban en blanco y negro al actor en las carreras al comienzo de la cinta, me quede esperando todo el tiempo los flashback para verlo manejar autos o cuando arrancaba la empresa.
    En fin a esperar una película Italiana mas jugada.

  • Pero LPM! Mis fichas a los grandes directores para disfrutar del cine moderno empiezan cada vez a caerse más. Scott con «Napoleón», Mann con «Ferrari». La verdad que decepción. Muchas expectativas. Igual todavía no la vi pero bueno…pocas veces disentimos Hugo. En fin…mí peor miedo está en la continuación de «Fuego contra Fuego». La historia está espectacular…pero es un clásico..sería una decepción muy grande si la caga.

  • Perdón… pero encarás una película de una de las figuras más importantes del mundo industrial del siglo XX y te enfocás en los problemas de alcoba? Hay que ser idiota.

    Si hay una marca que tiene historias para contar a montones es justamente la de Don Enzo. La historia del motor y marca Dino podría ser un hermoso drama sobre la relación entre padre e hijo (hasta tiene enfermedades terminales que tanto le gusta a Hollywood) y el legado. O la relación de Enzo con GIlles como la de un hijo adoptivo de la vida. La creación de la F40, su relación con Alfa Romeo… tenés a montones.

    Pero se enfocaron en algo que literalmente en una biografía de la marca no pasaría de 2 páginas o pasajes al detalle para darle contexto al momento histórico de Enzo. Pero hacer girar una película de Ferrari en torno a un triángulo amoroso y que lo de la MIlle MIglia sea la historia secundaria… es un real despercidicio.

    Adam Driver… es la versión EV de Don Enzo.

    Abrazo Hugo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.