Historia del Zorro

Publicidad

Capítulo 28: and Son (1983)

A mediados de los años ´70 Guy Williams tuvo la intención de hacer una película con el Zorro en Argentina.

La idea era aprovechar el suceso que había tenido el espectáculo teatral con Fernando Lúpiz en un largometraje que pudiera llegar a toda la región latina.

Por entonces el país se encontraba bajo una dictadura y eran muy pocos los artistas que podían gestar proyectos, debido a que los contenidos tenían que adaptarse a los parámetros de censura y el discurso conservador de los militares.

El cantante Palito Ortega era una de las figuras que estrenaba películas con su productora, cuyas obras exaltaban el modelo de país que promovía el régimen de facto.

Entre esos títulos hubo filmes como Brigada en Acción (1977) donde Palito y Carlitos Balá se movilizaban en un Falcon sin patente, mientras en la vida real se gestaba una represión brutal.

Carlitos siempre consiguió salir bien parado de esta cuestión, que se escondió debajo de una alfombra, por el cariño que le tenía la gente.

Un caso muy diferente al de Ortega que padeció durante muchos años el desprecio de la comunidad artística e intelectual.

Una situación que cambió recién en el 2008 cuando Charly García lo reivindicó y de la nada todo el mundo empezó a hablar maravillas del cantante.

El punto es que a fines de los ´70 la idea de filmar una película del Zorro era complicada por la naturaleza del personaje.

Sin embargo, Guy estaba convencido que se podía conseguir y junto a la productora de Ortega empezaron a desarrollar el proyecto.

La situación se complicó cuando el actor norteamericano empezó a notar que Palito se adueñaba del contenido creativo.

Su propuesta argumental padeció numerosas modificaciones y tampoco podía intervenir en el proceso del casting.

Carlitos Balá iba a encarnar a Bernardo y la idea de Williams era que Lúpiz representara al hijo del héroe como en el espectáculo teatral.

Ortega rechazó la propuesta de Guy debido a que Fernando era un desconocido todavía en la comunidad artística y prefería para ese rol una figura más popular.

William se plantó frente a Palito y determinó que sin su amigo no había película.

De ese modo quedó todo en la nada.

Unos años después el Zorro volvió a cobrar notoriedad en los Estados Unidos, gracias al suceso comercial del film protagonizado por George Hamilton (The Gay Blade) y la de de Filmation.

En decidieron aprovechar el momento y gestaron la continuación de la de 1957 centrada en el viejo concepto del heredero del protagonista.

La compañía convocó a Guy Williams, quien por entonces se encontraba radicado en y todavía seguía asociado con el personaje en el país del norte.

El actor se reunió con el legendario Kevin Corcoran, mítico niño actor que fue parte de numerosos clásicos como La familia Robinson y Pollyanna, entre tantos otros títulos.

En 1983 se desempeñaba como productor y el estudio le delegó la realización del proyecto.

El encuentro resultó un desastre y terminó con Williams ofuscado tras leer los guiones que convertían a su querido personaje en una estupidez.

Si bien Zorro and son se presentaba como una continuación de la original, la nueva entrega se había concebido como una sitcom, una idea que disgustó al artista.

Aunque el programa original tenía humor tampoco era una tontería como la trama que le ofrecía Corcoran.

¿Cómo lo resolvió Disney?

¡Contrataron a un parecido!

Henry Darrow, conocido actor por la serie El gran Chaparral, reemplazó a Williams y Paul Regina encarnó al hijo de Don Diego,  Carlos de la Vega.

El resultado fue uno de los más penosos fracasos artísticos que se registraron en la historia de Disney.

Guy al final tenía razón.

La parodia podía funcionar en un proyecto diferente pero el público esperaba que la continuación de la original mantuviera su calidad de contenido y no se distorsionara en algo diferente.

En Estados Unidos el público detestó el programa y después del quinto episodio el canal CBS lo tuvo que levantar debido a los penosos índices de audiencia.

La comedia era muy boba y no ayudó para nada que encima tuviera las típicas risas grabadas de la sitcom.

El problema fue que el contenido humorístico no enganchó a lo adultos ni a los chicos.

La dupla que conformaban Narrow y Regina no era mala pero nos los acompañaba la calidad de los guiones.

Inclusive en la actualidad hay que hacer un esfuerzo para terminar un episodio completo porque los argumentos son horrendos.

La humillación que padeció fue tan grande que el programa quedó archivado en el olvido hasta el surgimiento de You Tube.

Gracias a la gente que en su momento grabó los capítulos en vhs ese materíal hoy se encuentra disponible en internet.

Estos eran los créditos iniciales.

 

 

 

Notas relacionadas

Publicidad

9 comentarios

  1. Más allá de q Charly Garcia haya reivindicado a Ortega, de quien tengo una pésima opinión, convengamos q le salvo la vida…..no es q fue de la nada cierta lavada de imagen.

  2. El otro día hablaba de eso que decís de Balá cuando falleció y me tildaban de desubicado. Pero la posta es que su pico de popularidad se dio en esa época nefasta, entonces te queda como que era el Roberto Benigni de los chicos, que los hacía reir mientras alrededor suyo desaparecía gente.

    Incluso sale en la película del Mundial 78 hablando de lo derechos y humanos que eran por ese entonces. Que se yo, son cuestiones que siempre me hicieron ruido, más allá de que fuera un amor de persona y que hay millones de comentarios de gente que lo conoció y lo recuerda con cariño. Pero Comandos Azules (Me acuerdo que la vi en Cine de Colección Nacional, por El Trece) y similares eran propaganda pura.

    Sobre esta sitcom? Desconocía su existencia y, por lo visto, lo bien que hice. Me mata el opening con ellos dos viéndose desde los cuadros, un clásico de la época

  3. Ese es un excelente debate Arquero y no habría que tener miedo de abordarlo.
    Hace poco a la actriz Marina Glezer la crucificaron en redes por lo mismo.
    También pasa por un cuestión generacional, para quienes fuimos chicos en los ´80 el contacto con Balá fue más distante que el de los pibes de los ´70 que lo vivieron de otra manera.

    A mi me gustaba el programa de sketches que hizo en canal 7 en su momento y era divertido. Ahora las películas de los ´70 no se pueden ver y tienenuna bajada de línea muy jodida.
    Sobre todo Comandos Azules y Brigada en acción.
    No sé, tampoco llega a ser gracioso él en esos roles.
    Son cuestiones que a mi también me hicieron ruido y eso no desmerece las virtudes positivas que tenía.
    Lo que no se puede hacer con el tema es esconderlo.

  4. Se q no era la línea d este informe, pero es necesario tamb hacer mención q palito Ortega, cómo gobernador d Tucumán se afanó todo lo q pudo. Dejo devastada a la provincia, más d lo q estaba. Desconocia la sitcom del zorro. Es un dato más q interesante

  5. Ya que los comentarios se fueron por las ramas, yo abro otra rama. Hugo viste One Shot de Scott Adkins?? Esta muy buena es de acción no artes marciales y esta grabada en un solo pseudo plano secuencia en tiempo real esta muy buena. Es la típica estructura de Duro Matar en una isla con un presidio de la CIA onda Guantánamo donde tienen un terrorista islámico y cae una mini invasión de terroristas islámicos a sacarlo.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.