Reseña de Hollywood Stargirl

Publicidad

Calificación: B-

En el 2020 Disney sorprendió con la adaptación de la juvenil de Jerry Spinelli, , a través de una película que evocaba el live action que el estudio solía ofrecer en los años ´80.

La obra de Julia Hart le hizo justicia a la fuente literaria y aprovechó de un modo efectivo el talento de su protagonista, Grace VanderWall.

La trama de la joven incorformista continuaba en la novela Love, y describía sus experiencias en Pennsylvania, donde conocía a un nuevo reparto de personajes.

Sin embargo esa no es la historia que dicidieron contar en este proyecto, donde hubo diferencias creativas entre los productores y el estudio.

Probablemente porque Disney no le quiso pagar al autor Spinelli los derechos de la segunda novela, en esta ocasión la compañía  se cortó sola y desarrolló la  continuación con una historia diferente y un nuevo equipo de producción.

Del primer film sólo quedaron la directora Hart y por supuesto Grace, quien era irremplazable en este rol.

Si la original evocaba el viejo Disney olvidado, esta continuación representa al pedorro de la actualidad, donde el color de piel de los miembros del reparto es más importante que contar una buena historia que tenga una coherencia narrativa.

Por consiguiente, desde la perspectiva hueca de la prensa hipster se da por contado que el film será bueno por el simple hecho de presentar un romance interracial,

Hollywood es un film frustrante ya que trabaja conceptos argumentales interesantes que tenían el potencial de ofrecer una buena historia pero contaron con una paupérrima ejecución.

La trama está plagada de situaciones tontas que no tienen sentido y deben ser aceptadas por el público por el simple hecho que así lo dispusieron  los guionistas.

Soy de remar a morir las feel good movies y nunca me pondría a objetar el argumento de una propuesta navideña de Hallmark como si fuera una película de los hermanos Coen, pero tengo un límite con la estupidez.

El argumento tiene que tener una mínima coherencia para que las situaciones sin sentido no te alejen del relato y puedas conectar con los personajes.

Esta producción pretende ser una oda a los soñadores que buscan desarrollar una carrera artística, al mismo tiempo que remarca las adversidades que se pueden encontrar dentro de la industria de la música y el cine.

Sin embargo temina por brindar una mirada simplista y superficial de los tema que se presentan.

A los protagonistas les sale todo demasiado bien y la verdad que no tienen que esforzarse demasiado para cumplir sus metas,  ya que los problemas siempre se resuelven gracias a hechos fortuitos y coicidencias de la vida.

Tras mudarse con su madre a California, conoce a una pareja de hermanos artistas que tienen el sueño de hacer una película y la invitan a ser parte del proyecto.

Los pibes en su vida tocaron una cámara ni tienen la menor idea de cine, pero le ponen onda y junto a la protagonista se dedican a crear un musical,

Luego de filmar un par de escenas en una calle, con un teléfono celular, envían el material a un estudio y de la nada consiguen un contrato millonario para concretar el proyecto.

Previamente se encuentran con una ex estrella de la música, interpretada por Uma Thurman, que los invita a grabar un tema del film en un estudio con músicos profesionales.

En el mundo de Hollywood todo es posible y no importan las situaciones inverosímiles.

La protagonista que ahora es más excéntrica escucha música en casette y los hermanos por supuesto tiene en su auto un stereo de los ´90, donde puede reproducir las cintas, ya que todos los millennials de California disfrutan en el 2022 de ese formato.

Luego el nuevo novio de la invita a una cita en un cementerio donde proyectan películas viejas en un ambiente muy hipster que se supone es romántico.

No importa que haya gente muerta alrededor y la energía de esos lugares habitualmente es lúgubre, en el mundo ridículo en el que se desarrolla la trama todo es posible.

Una lástima porque alrededor del conflicto central hay varias subtramas que eran interesantes y merecían un mejor desarrollo.

Entre ellas el conflicto de la madre de Stargirl y su estilo de vida nómada que afecta a su hija y la frustración que arrastra  la cantante que encarna Uma con la industria de la música.

La escenas que comparten Thurman y Judd Hirsch (el recordado padre de Jeff Goldblum en Día de la independencia) junto a Grace Vanderwall aportan los momentos más logrados dentro de una propuesta que llama la atención por su banalidad.

La protagonista levanta muchísimo la trama con las secuencias musicales donde sobresale especialmente una tremeda versión a capella que interpreta de Love and Mercy, el clásico de Brian Wilson.

Aunuqe Disney en el último tiempo estrenó filmes peores,  a esta continuación le faltó la honestidad arística que tuvo la primera entrega y por sobre todas las cosas un guión más decente.

Notas relacionadas

Publicidad

5 comentarios

  1. Judd hirsh en «dia de la independencia» fue el padre de jeff goldblum y no de bill pullman.
    Me disculpo por corregirte Hugo.

  2. Es curioso Hugo, pero solo leyendo la reseña parecería que la película tendría una C o D .. jajaja. Imagino que tiene cosas rescatables para alcanzar la B-.
    Igual con lo descrito me basta para decidirme, me quedo con la primera Stargirl y paso de esta.

  3. Qué lástima que la terminaran cagando, no sé si quisieron darle una orientación más comercial, pero lo podían hacer sin meter tanto la gamba. Que ganas de chocar Ferraris Disney, la puta…

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.