American Gods: Una novela de Neil Gaiman

Un desafío literario.

American Gods representa mi única desilusión hasta el momento con una obra de .

Resultó una tarea titánica terminar este libro que leí en tres parte a lo largo del año. Lo empecé en enero y recién lo terminé hace unos días.

Fue una dura batalla y estuve muy tentado en abandonarlo, pero quería terminarlo aunque su lectura significara un esfuerzo.

Cuando finalmente llegué a la conclusión de la historia enseguida fui a explorar sitios de internet como Goodreads y Amazon para ver si otras personas habían tenido la misma experiencia que yo.

Para mi sorpresa descubrí que, en efecto, American Gods es una obra que aparentemente no acepta términos medios.

Hay muchos lectores que la amaron y consideran que es la mejor novela de Gaiman y otros directamente la odiaron. Los más extremistas aseguran que nunca más tocarán un libro de Gaiman luego de esta propuesta.

Eso me parece demasiado, en mi caso me gusta mucho el arte de Neil Gaiman y me cae excelente como persona.

Es un autor que nunca se la creyó, y tenía todos los motivos para hacerlo, y siempre es interesante escucharlo sobre cualquier tema en el que se exprese.

Creo que American Gods simplemente no era para mí y si tengo en cuenta que es la única obra que no me gustó de su bibliografía el balance es más que positivo.

La novela presenta un concepto fascinante donde el folclore de los Estados Unidos se fusiona con la fantasía y la mitología de distintas culturas.

Sombra es un preso modelo que está a punto de cumplir su condena cuando las autoridades de la prisión deciden liberarlo un tiempo antes, a raíz de la muerte de su esposa.

El hombre recupera su libertad pero pierde a su mujer y su mejor amigo en un accidente automovilístico.

Mientras regresa a su ciudad Sombra conoce a un misterioso hombre llamado Wednesday, quien resulta ser un famoso dios que no voy a revelar en esta reseña. Wednesday contrata al ex convicto como guardaespaldas y juntos emprenden un viaje a través de los Estados Unidos para reclutar dioses en una batalla que se avecina.

Los viejos dioses, que perdieron sus poderes con el paso del tiempo, planean enfrentarse a los nuevos dioses de la humanidad representados por Internet, el dinero, los medios de comunicación y la tecnología.

El concepto que propone Gaiman es fascinante y es muy interesante el vínculo que establece entre los grandes dioses de la mitología y las generaciones de inmigrantes que fundaron los Estados Unidos.

Desde un punto de vista conceptual American Gods tiene un enorme atractivo, el problema para mí fue su ejecución.

La novela comienza con mucha fuerza con la presentación de Sombra y Wednesday que logran atraparte en el comienzo del relato.

Sin embargo luego empiezan los problemas.  La páginas se empiezan a acumular y el conflicto no va a ninguna parte. Muchas escenas de diálogos que no conducen a nada y capítulos que no aportan ningún desarrollo a la historia central.

Sombra es un personaje aburrido que se limita a reaccionar frente a circunstancias que lo rodean, nunca hace nada interesante en la trama y tampoco tiene un desarrollo.

El tipo se ve envuelto en una guerra de dioses y apenas se inmuta y sigue su vida como si nada. Sombra ni siquiera tiene personalidad y es un simple perdedor lúgubre que se limita a obedecer lo que le ordenan.

Me costó muchísimos conectarme con estos personajes que no despiertan ningún entusiasmo frente a las situaciones que atraviesan.

Wednesday más allá de acostarse con adolescentes tampoco tiene momentos memorables, al igual que otras figuras mitológicas clásicas como Bast o Bilkis, cuyos roles se limitan a reducidas participaciones.

La novela además está plagada de interludios que interrumpen constantemente la trama central.

Hubo dos  cosas en particular que detesté de este libro.

1- Las insufribles y continuas descripciones de las condiciones climáticas y las vestimentas que utilizan los personajes. Por alguna razón a Gaiman le pintó la veta poética en este trabajo y describe estas cuestiones con algunas frases pomposas, como si hubiera buscado que su obra fuera más artística.

En sus libros previos no había descripciones de este tipo que en American Gods me hicieron ruido.

Tras el cristal del ventanal, el mundo cubierto por una capa de niebla se había convertido en un dibujo a lápiz realizado en un docena de grises y con un toque de rojo eléctrico o blanco puro.

Ok…

No obstante, lo peor es el modo en que ejecutó el conflicto de los dioses.

2-Si durante más de 400 infumables páginas, donde no pasa relevante le prometés al lector una gran guerra que está punto de estallar en los Estados Unidos, es un poco cruel no gratificar la paciencia del lector.

La resolución del conflicto es completamente anticlimática y la disputa entre los dioses clásicos y los nuevos dioses no tiene ningún momento emocionante que amerite una novela de 465 páginas.

Les concedo a los amantes de American Gods que este trabajo de Gaiman no se trata tanto del destino al que llega el conflicto sino del viaje que ofrece.

En esa cuestión reside mi problema con este libro. No disfruté en absoluto el viaje y me aburrieron muchísimo los personajes.

Mi decepción pasa por una cuestión de conexión.

No estoy expresando que sea una novela mala, sino que comparto mi experiencia de lectura. Stardust sigue siendo una de mis novelas favoritas de fantasía y cada tanto la vuelvo a releer porque me encanta.

American Gods no es una propuesta que vuelva a experimentar nuevamente.

El año que viene se estrenará la serie de televisión basada en esta novela que obviamente no me molestaré en ver. Ya con la versión literaria tuve suficiente.

Por cierto, horrible el casting de Sombra. Mickey Rourke hace unos años hubiera sido perfecto para el papel. Los gigantes de buen corazón le sientan bien. Una lástima que hoy esté hecho pelota con el exceso de cirugías y ya no lo convoquen para producciones importantes.

El actor que eligieron, Ricky Whittle  (Lincoln), no transmite en absoluto la intimidación que genera el físico del personaje. Algo que Gaiman repite cerca de 800 veces en la novela.

En fin, este es el avance de American Gods.

8 Comentarios

  1. Fue la primer novela que leí de Gaiman y por suerte me gustó mucho, si no me gustaba para nada capaz no leía más nada de él, porque el resto de sus novelas son maravillosas.
    Si bien por momentos se me hizo largo, cuando lo terminé me “olvidé” de los momentos densos y en general lo super disfruté. Capaz porque no había leído otra cosa de él y no podía comparar?
    Me intriga mucho la serie y necesito ver el piloto ya mismo.

    Leíste The Ocean at the End of the Lane?

  2. Que loco, a mi si me gustó y espero con ansias la serie. Incluso me leí el spin off que sigue al hijo del señor Nancy: Los Hijos de Anansi. En fin, para gustos colores.
    Leete El Océano al Final del Camino, muy linda fábula!
    Abrazo, Hugo!!

  3. Los Hijos de Anansi es un spin off??
    No lo note, sera por q lo lei antes que american gods, y como Anansi es africano mucho no lo relacione.
    Ami me gusto American Gods, pero si tiene partes donde la historia se hunde, los capitulos de Sombra solo, en el pueblo mientras espera a miercoles son malisimos. Pero apesar de eso me gusto, igual me entretuvo mas los hijos de anansi y neverwhere

  4. Leí Coraline después de haber visto la película y quedar maravillado. Me pareció que la escritura era bastante mecánica y le faltaba el alma que sí encontré en la película. Igual creo que es un tipo con una imaginación increíble, así que vamos a probar con la recomendación que hacen de El océano al final del camino.

  5. Si se puede Los hijo de Anansi un “spin off” pero en realidad no hay una relación directa con el conflicto de American Gods, más allá que aparezca Anansi.Esos capítulo que mencionas realmente son tediosos y si los quitas de la novela, al igual que lo interludios, no afecta en absoluto el desarrollo de la trama central.

  6. TE banco. La lei y nunca pude pegar onda con los protagonistas. Me parecio buenisima la idea de los dioses venidos a menos pero nunca queda claro el conflicto.
    Creo que como dijiste es un intento de hacer una especie de road movie.
    De Gaiman me quedo con sus comics que lei hasta ahora.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*