Ben-Hur en el cine (1907-2016)

Cuando uno piensa en automáticamente lo asocia con un espectáculo épico, debido a la naturaleza de la novela original de Lewis Wallace.

Poco después de su publicación en 1880 el libro se convirtió en un best-seller y numerosos productores teatrales intentaron comprar los derechos.

Sin embargo, Wallace se negó durante muchos años a autorizar estos espectáculos, ya que no creía que nadie podía recrear una carrera de carros de un modo realista y mucho menos una interpretación creíble de Jesús.

Finalmente en 1899 un grupo de empresarios convencieron al escritor y Ben-Hur llegó al teatro en una histórica obra de 3 horas y 20 minutos, que incluía numerosos diálogos de la novela y recreaba en vivo la carrera de carros con caballos reales.

La obra trascendió por la ilusión que se creaba en estas escenas con los efectos especiales y al poco tiempo el espectáculo también se exhibió en Europa.

El suceso comercial generó que Ben-Hur fuera una de las historias más buscada para adaptar en el cine, un tiempo después cuando se introdujo al mundo el invento del cinematógrafo.

Lo loco de esta situación es que el personaje de Wallace tendría más suerte que el Rey Arturo y enseguida su historia fue recreada para la pantalla grande.

Con el Rey de Camelot pasarían muchas décadas para que esto se hiciera realidad.

Ben-Hur (1907)

Una producción histórica que cimentó las bases de lo que sería el derecho de autor en el cine.

En 1907 el productor Lawrence Bender realizó la primera adaptación de la obra de Wallace para la pantalla grande a través de un corto de 15 minutos.

El film se hizo de manera clandestina ya que no contó con la autorización del creador de la novela. La película fue un éxito y esto género un escándalo en Hollywood por el tema de los derechos de autor en el cine.

A partir de este corto se estableció que los realizadores deberían comprar previamente los derechos cinematográficos, antes de hacer un film basado en una obra literaria.

Obviamente al durar 15 minutos, el corto presenta una versión resumida de la historia y se enfoca principalmente en la famosa carrera de carros.

A continuación pueden ver el corto completo.

Ben-Hur (1925)

Ignorar la importancia de esta propuesta en este arte equivale a desconocer un hito significativo en la historia del cine.

En 1925 Ben-Hur volvió a revolucionar este arte con el largometraje de Fred Niblo, quien estableció técnicas innovadoras en el campo de los efectos especiales y la edición que se implementarían en las décadas siguientes.

La secuencia de acción en las carrera se convirtió en una obra maestra que fue copiada y homenajeada en numerosas ocasiones, coma la carrera que filmó George Lucas en el episodio 1 de Star Wars, que tomaba como referencia la obra de Niblo.

Esa escena sigue siendo un desquicio absoluto cuando una la ve en la actualidad porque estuvo completamente adelantada a su tiempo.

El rol de Ben-Hur originalmente quedó en manos de Rudolph Valentino, pero el actor fue despedido durante la pre-producción y terminó reemplazado por quien se convertiría en su sucesor, Ramón Novarro.

Un artista mexicano que fue promocionado por el estudio MGM como el “sex simbol latino” de Hollywood.

Algo curioso de esta versión, que sigue de cerca el relato de Wallace, es que entre los extras participaron muchas figuras que luego se convertirían en estrellas de Hollywood como Douglas Fairbanks, Joan Crawford y Lionel Barrimore, el abuelo de Drew Barrimore.

Ben-Hur (1959)

Probablemente una de las más grandes remakes de todos los tiempos.

No importan cuantas adaptaciones de Ben-Hur se hagan en el futuro, la película de William Wyler es la versión que nuestras mentes siempre asociarán con estos personajes.

El film de Wyler surgió en una época de crisis en Hollywood, donde los cines sufrieron un perdida notable de espectadores a raíz del surgimiento de la televisión.

Para recuperar el público en las salas los estudios pusieron “toda la carne al asador” en propuestas épicas que no se podían replicar en la televisión.

De esa manera el cine seguía siendo un espectáculo que debía disfrutarse en un ambiente diferente.

La película de Wyler fue una copia directa del film original de Niblo con la particularidad que desarrolló mejor la fatídica amistada entre Ben-Hur y Messala.

En 1959 este film presentó los escenarios más ambiciosos y costosos que se habían hecho hasta el momento, algo que no tenían antecedentes en la historia del cine.

La película tenía una duración de 212 minutos y se exhibía con un intervalo de 20 minutos, algo que serían inconcebible de aplicar en la actualidad.

Sin embargo, el estudio MGM consiguió su objetivo y Ben-Hur se convirtió en una experiencia cinematográfica que debía vivirse en una sala de cine.

Los decorados y vestuarios sumados a las inolvidables interpretaciones de Charlton Heston y Stephen Boyd (Messala) hicieron que este film se convirtiera en uno de los más grandes clásicos del cine con el paso del tiempo.

Y como olvidar la fotografía de Robert L.Surtees y el formato Technicolor que hicieron de Ben-Hur un espectáculo visual fascinante.

La carrera de carros, que es uno de los momentos más recordados de esta propuesta, fue un calco de lo que había hecho años atrás Fred Niblo, con la particularidad que se vio favorecida por los avances tecnológicos de ese momento.

Ben-Hur ganó 11 premios Oscar y se convirtió en uno de los clásicos más memorables del cine norteamericano.

Un detalle interesante de esta versión es que si bien el contenido religioso está presente en la trama, la historia nunca se excedía con esta cuestión y el rostro de Jesús inclusive nunca se veía en el film. Wyler trabajó esa trama con mayor sutileza.

Cabe destacar como Dato Loco que uno de los asistentes del director durante las secuencia de la carrera fue Sergio Leone, quien años después se haría famoso por su labor en el spaguetti western.

Estas son obras maestras que nunca más se volverán a repetir porque fueron parte  de un período histórico especial que no tiene nada que ver con el Hollywood de la actualidad.

Ben-Hur (2003)

Una curiosa rareza de la animación producida y protagonizada por Charlton Heston que representó la última  labor de su carrera.

La particularidad de esta versión es que se enfoca mucho más en la figura de Jesús, cuya imagen no sólo se muestran en el film, sino que además sus palabras tienen un gran peso en la trama.

La animación fue bastante decente para tratarse de una producción independiente que se hizo exclusivamente para el dvd. Obviamente la propuesta estuvo orientada a un público más familiar.

Ben-Hur (2010)

Por lejos, la peor versión de esta historia que se hizo hasta la fecha.

Esta miniserie realizada por la televisión presentó un reparto mediocre, con la excepción de Ray Winstone, donde intentaron convertir a Ben-Hur en Espartaco, otro personaje que tiene un perfil diferente.

 Joseph Morgan, el protagonista carecía del carisma necesario para este papel, y su interpretación no estaba a la altura del rol.

Las secuencias de acción también fueron muy pobres y no contribuyeron a levantar el nivel pobre de esta producción.

Ben-Hur (2016)

ben-hur

Después de 57 años Ben-Hur volvió a los cines con una versión que presenta una adaptación diferente de la novela de Lewis Wallace.

Es decir, la película del ruso Timur Bekmambetov (Abraham Lincoln: Cazador de vampiros) no es una remake del film de William Wyler, algo que hubiera sido una locura, sino una interpretación diferente de la novela de Wallace.

Esta producción se aleja del film del ´59 para presentar una historia diferente donde se alteraron algunas cuestiones de la trama clásica. Entre ellas el motivo por el cual Ben-Hur termina siendo detenido por los romanos.

Cuando terminé de ver el film en México un publicista de Paramount se me acercó para que le diera mi opinión honesta de la película y cuando terminé de hablar coincidió conmigo.

Lo mismo que le comenté a él también se lo voy a contar a ustedes.

La realidad es que Ben-Hur es una película mucho menos terrible de lo que nos imaginábamos. Sobre todo porque los trabajos previos del director no auguraban nada bueno, debido a su costumbre de contaminar sus filmes con un abuso desmesurado del CGI.

Bekmambetov sorprendió con un cambio radical de dirección, donde encaró la historia de Ben-Hur con mucho más realismo. El CGI es mínimo en el film y solo se utilizó para pulir algunas secuencias.

Después, el resto de las escenas de acción, como las batallas de Messala en la Legión romana y la carreras de carros fueron filmadas como el cine de la vieja escuela.

Es decir, los caballos son reales y la cámara se encarga de mostrar de cerca que los actores son los que manejan los carros. Desde los aspectos técnicos, es justo destacar que el director hizo un buen trabajo y esta es por lejos su mejor película.

Como mencioné en mi primer comentario en caliente en Instagram, Ben-Hur es el primer film de Bekmamvetov como adicto recuperado del CGI.

Jack Huston (sobrino de Angelica Huston y nieto del director John Huston) se carga toda la película al hombro e hizo un gran trabajo con el personaje. Huston todavía no es una cara famosa en el cine pero tiene todas las condiciones de hacer una buena carrera porque es un tipo talentoso.

Su interpretación es muy buena y Ben-Hur termina siendo la figura más destacada de la trama. Toby Kebell (el Doctor Doom del último film de los Cuatro Fantásticos) presenta una versión más oscura de Messala y también tiene sus momentos destacados en el film.

Ahora bien, el gran problema de esta versión fue el trabajo del guionista John Ridley, quien viene de ganar un Oscar por 12 años de esclavitud.

Su labor en Ben-Hur para mí no fue buena y afectó una película que podría haber sido mejor.

Ridley distorsionó varias situaciones de la trama original de la novela de Wallace para conectar con más fuerza las historias de Ben-Hur y Jesús y esto terminó siendo un error.

El problema del film es que derrapa con el mensaje evangélico que expresa la historia. En la versión de 1959 o la película animada que produjo Heston esto era mucho más sutil y acá te lo tiran por la cabeza. Rodrigo Santoro intentó darle un perfil más realista a Jesús, pero se vio afectado por un guión que le impidió explorar su rol.

Cada escena en la que Jesús aparece menciona un salmo de la Biblia y hacia el final se vuelve completamente tedioso porque sus escenas parecen clases de catecismo.

Esto generó que el film sea más denso de lo que debería y la responsabilidad es del guionista. La película es más entretenida cuando se enfoca en Ben-Hur y Messala.

Obviamente esta versión no es tan ambiciosa como la obra de Wyler y dura apenas dos horas, la mitad del film de Heston.

No obstante, estuvo sostenida por un buen reparto. Inclusive Morgan Freeman y sus inexplicables rastas reggae. Me hubiera encantado preguntárselo en persona, pero no tuve acceso a la alfombra roja del DF, donde el actor apareció por unos instantes.

Reitero, la película es mucho menos terrible de lo que uno podía imaginar y se deja ver, pero el modo en que se trabajó el contenido religioso afectó a una interpretación de Ben-Hur que podría haber sido mejor.

11 Comments on Ben-Hur en el cine (1907-2016)

  1. Me alegro que no hay sido tan mala como pensabas la película,no iba ir a verla. Ben Hur es una de mis películas favoritas pero ahora voy tranquilo al cine. Gracias por la critica.

  2. Si, obviamente no le llega a los talones a la de Heston, pero se deja ver. En mi caso me aburrió un poco la parte religiosa pero la aventura de Ben Hur me gustó.

  3. Gracias por la mini entrega sobre Ben Hur, la verdad desconocía todo el material que había sobre esta obra más allá de la de Heston. Veré esta última peli con un poco menos de recelo gracias a tu crítica.
    Cambiando de tema, alguna serie para recomendar con la que te hayas enganchado? Extraño tus reseñas sobre qué ver en Netflix. Ya empecé y terminé Stranger Things 😉
    Saludos!

  4. ¡Pero no eran hermanos! Eran “mejores amigos” “criados como hermanos” jajajaja ¿Se explica esto? Sino ya me estaría quejando. Le pongo un porotito igual, creo que le voy a decir a #Marido de ir a verla al cine.

  5. Yo no quiero ser aguador de fiesta ni nada por estilo, pero esta Ben-Hur (2016) uff creo con todas las de la ley que puede ser los nuevos 4 fantásticos de este 2016, hasta creo que puede salir peor parada que la nueva Cazafantasma, ojala este equivocado.

  6. Ya la vi y no es tan terrible, 4F y Cazafantasmas son peores, el tema que esta versión no tiene el peso dramático de las clásicas y por eso no va a tener trascendencia, pero no es una película mala.

  7. No vi la del 1959 y fui a ver esta el otro día y me gustó. La verdad que coincido que no es mala, la historia es entretenida y tanto Juda como Messala son convincentes. SPOILER
    Puede ser que todas las apariciones de Jesús son medio redundantes pero a la vez es clave para que el personaje pueda aprender a perdonar. Una vuelta de tuerca interesante más allá de la venganza.

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


A %d blogueros les gusta esto: