Tarzán (2013)

: Episodio 29

Este es otro caso contundente que explica por qué las historia del hombre mono no funcionan cuando se las trabaja en un contexto moderno.

Hay algunas excepciones literarias que abordaré en otro momento, pero en general este tipo de propuestas terminan siendo fallidas porque destruyen el espíritu pulp del personaje.

En el 2013 se estrenó la tercera película que se hizo en la animación con la creación de Edgar Burroughs.

Se trata de una producción alemana que combinó la animación de captura de movimiento con CGI, para brindar una adaptación moderna de la primera novela de la saga literaria, Tarzán de los monos.

Un film rarísimo donde el concepto de la trama original se combina con la ciencia ficción y la tecnología extraterrestre.

En esta versión John Grestoke tiene cuatro años y es el hijo de una pareja de empresarios exploradores. El chico se llama a sí mismo Tarzán y siempre anda jugando con un gorila de peluche.

Los padres viajan a África para investigar un meteorito cuya energía podría ayudar a resolver la crisis energética que se vive en el planeta.

Durante la expedición los padres de Johnny mueren en un accidente y el niño termina siendo criado por una tribu de gorilas. Años más tarde cuando ya es adulto se termina enfrentando al un empresario inescrupuloso que maneja la compañía de sus padres para dañar el medio ambiente.

Como verán la trama trabaja clásica premisa que tenían la gran mayoría de las producciones animadas de los años ´90.

Una clásica aventura que tranquilamente podría haber sido parte de la serie Capítán Planeta, donde no hay una gran corporación que produce daños ecológicos.

La verdad que cuesta bastante identificar a Tarzán en el film del director Reinhard Kloos, ya que la historia lo distorsionó por completo.

A veces resultar interesante ver como se aborda el personaje desde una óptica, pero en este caso la trama se parece más a una versión animada de Avatar, el film de James Cameron, que a una aventura de Tarzán.

Creo que también fue una mala elección que John Greystoke fuera retratado al comienzo como un chico de cuatro años y se adaptara a la crianza de los gorilas como si nada.

No es creíble el desarrollo del personaje que en una apenas una escena pasa de ser un niño de la ciudad al clásico Tarzán de los monos.

El directo utiliza el recurso del salto temporal en el conflicto para presentar al protagonista caracterizado con su imagen habitual pero nunca se desarrolla su crecimiento, como ocurría con el film de Disney.

Otro inconveniente es que el film tarda una eternidad hasta que se establece el conflicto central y la primera parte de la historia es bastante aburrida.

La animación es medio pelo, pero es sería injusto pegarle a la película por ese aspecto teniendo en cuenta que fue una producción independiente que se hizo con un presupuesto muy moderado.

Otra fallida incursión de Tarzán en el cine que no le hizo justicia al personaje.

Afortunadamente para los fans del hombre mono esta situación finalmente cambió este año.

El avance de Tarzán.

3 Comments on Tarzán (2013)

  1. Debe ser uno de esos casos en que el trailer es mejor que la pelicula!!! No se ve tan mal.

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


A %d blogueros les gusta esto: