Retrospectiva Tarzán: Episodio 5

TarzanHoy: La era de Johnny Weissmuller o cómo Hollywood convirtió a Tarzán en un idiota.

Entramos en la etapa más oscura de la filmografía de Tarzán que distorsionó por completo a la gran creación de Edgar Rice Burroughs.

Con la llegada del sonido en la industria del cine muchos personajes populares fueron relanzados en la pantalla grande con nuevas producciones. En el caso del hombre mono los productores decidieron desechar por completo los enfoques que se habían utilizado previamente.

Películas, que como vimos en las notas anteriores, eran muy fieles a los libros originales de Burroughs.

En 1932 el productor Irving Thalberg desarrolló una adaptación extremadamente libre de la primera novela de la saga literaria, Tarzán de los monos.

La película sólo tomaba el título del libro ya que la historia era muy diferente.

La dirección corrió por cuenta de W.S. Van Dyke, quien más tarde realizaría el excelente film de misterio, El hombre delgado, inspirado en un trabajo de Dashiel Hammett.

Muchos actores famosos como Clark Gable fueron candidatos para interpretar a Tarzán pero el personaje finalmente quedó a cargo de Johnny Weismuller, un prestigioso y famoso nadador olímpico, ganador de cinco medallas de oro, que había establecido 67 récords mundiales.

tarzan-the-ape-man-2Edgar Rice Burroughs en un principio quedó encantado con la elección de Weissmuller y apoyó al actor públicamente en los medios. Por supuesto, todavía ignoraba que el productor Thalberg destruiría su creación con un argumento más tonto.

Si bien la decadencia de Tarzán fue progresiva, en esta película se cimentaron las bases de lo que sería la gran distorsión que sufrió el personaje.

Algo que sigue teniendo su efecto en la actualidad, ya que la gran mayoría de la gente sigue relacionando a Tarzán con el estilo de héroe que encarnó Weissmuller.

En esta ocasión el hombre mono fue representado como un ser de pensamiento limitado, que tenía problemas para comunicarse y su única virtud pasaba por la fuerza física que poseía.

Todo lo contrario al personaje original que era un joven inteligente y aprendía a hablar en inglés y francés de manera fluida.

También tenía una mascota, una mona llamada Cheeta, que luego cobraría más protagonismo en los filmes posteriores. Otro elemento que iba a contramano de la historia original, donde los monos tenían un relación tensa con el protagonista a partir del momento en que  se convertía en un adulto.

Johnny Weissmuller hablaba como un bobo porque esa era la dirección que había recibido de los realizadores. Esta característica que adquirió el personaje en sus expresiones se debió a que el nadador olímpico era bastante malo para actuar y los productores de esa manera lograron que hablara menos en la trama y su trabajo se concentrara más en la acción.

Después de todo a Weissmuller lo habían contratado por su físico, más que por sus cualidades dramáticas.

El rol de Jane quedó a cargo de la actriz Maureen O´ Sullivan, quien  por entonces era la reina de las damiselas en apuros en el estudio MGM.

Siempre la contrataban para interpretar a mujeres frágiles, ingenuas, puras y vírgenes que eran acechadas por hombres malvados.

tarObviamente cuando comenzó la producción de este film nadie dudó en darle el principal papel femenino a esta actriz que tuvo una gran química con Johnny Weissmuller.

Ella es lo mejor de esta película por la simpatía con la que encaró el rol de Jane.

Frente a las cosas que se harían después, esta versión de  Tarzán de los monos es una de las películas más decentes que se hizo dentro de esta etapa.

Entre las virtudes de esta producción podemos destacar las escenas de acción del último acto que están muy bien logradas y el icónico grito de Tarzán , cuyo origen fue un misterio durante muchos años.

Por un lado se decía que era una creación de Weissmuller y otra versiones indicaban que el grito era generado con efectos de sonido.

La realidad es que fue creado por el especialista en sonido Douglas Shearer, si bien el actor luego aprendió a imitarlo.

El impacto que tuvo el grito fue tremendo porque se terminó convirtiendo en la marca registrada del personaje. Cualquier persona que hoy escucha ese alarido ya sabe que se trata de Tarzán.

Otro curiosidad de esta producción es la marcada tensión sexual que había entre los protagonistas que ofrecía alguna escenas jugadas para la sociedad de 1932.

Algo que los productores explotarían en la siguiente entrega con el polémico desnudo frontal de Jane.

En la trama nunca se explicaba por qué Tarzán vivía en la selva, ni había ninguna referencia a su origen. Gran parte del conflicto se centraba en la relación del protagonista con Jane, quien se enamoraba del forzudo tonto a primera vista. La chica y su padre llegaban al continente africano debido a una expedición y en la selva se encontraban con un loco que andaba vestido con un taparrabos.

No había más historia que eso, el resto del conflicto presentaba a la joven en distintas situaciones de peligro mientras esperaba que el héroe la rescatara.

Comparado con los libros originales que tenían argumentos más sólidos y los personajes bien desarrollados esta película fue una gran estupidez porque simplificó sin sentido la historia que había creado Edgar Rice Burroughs.

Sin embargo, pegó muchísimo en el público y para el estudio MGM resultó un importante suceso de taquilla. En plena era de la Depresión en Estados Unidos esta propuesta era un gran escapismo para la gente y por eso funcionó tan bien a nivel comercial.

Johnny Weissmuller se terminó por convertir en el Tarzán más popular del cine alrededor del mundo y su carrera apenas se había iniciado.

Tenía por delante numerosas películas que con paso el de los años se volverían cada vez más ridículas.

Este es el avance original con el que se vendió Tarzán de los monos  en 1932.

 

 

 

6 Comments on Retrospectiva Tarzán: Episodio 5

  1. “Tenía por delante numerosas películas que con paso el de los años se volverían cada vez más ridículas”. Se me afilan los dientes esperando la proxima nota. Y Jason? (creo que te falta X y Vs Freddy para terminar). Tenes un word con notas sobre todo lo que tenes para escribir? (Por ejemplo terminar esta retrospectiva). Porque admiro mucho todos los informes que haces y como se estiran en el tiempo y los desarrollas con mucho profesionalismo.

    Saludos Hugo!

  2. No, tengo una agenda de papel, (un antiguo el chabón) donde tengo programado las notas que van a salir en el mes y la quiero hacer. Me sirve para organizarme mejor. Igual siempre dejo espacio para temas que puedan surgir en el momento. La próxima de Jason sale este jueves, mañana me dedico a los cómics. Gracias por leer Ale!
    Saludos!

  3. Esperemos que las crónicas policiales esten en escritas en rojo.
    No en serio, son geniales todos los informes.

  4. lo de tarzan es un poco triste, todo el mundo cree que realmente tiene que ser bruto al hablar. es medio parecido a lo que paso con batman, si le preguntas a alguien que nunca toco un comic se cree que es como el de adam west o el de shchumacher… al menos eso me paso a mi con mis viejos y una amiga a la hora de hablar del tema.

  5. El tarzan de Weismuller se alejó desde el mismo comienzo del literario, veo que eso no lo perdonas e insistes en ello, por supuesto que es un punto de vista muy legitimo ya que el tarzan literario y el de Weismuller son algo que solo se parecen en el nombre. VÍ en los años sesenta y setenta muchas reposiciones de Tarzan en el cine, tenia 6 años cuando una tarde del verano de 1969 ví un episodio de Ron Ely y por la noche fui a cine con mis padres a ver la fuga de Tarzan…el contraste entre ambos era para mí inexplicable, afortunadamente mi padre me dejó claro que un personaje puede ser enfocado de muchas formas, pero lo cierto es que este tarzan de Weismuller gustó mucho (incluido a mí). En el libro Tarzan heroe de celuloide y papel Eduardo Galán hace una defensa a muerte de esta interpretación de Tarzan que es exactamente la misma que tu das al revés…situandome en un punto medio, decir que a esta película, para mí extraordinaria, es una buena manera de empezar una serie, y que pienso que a partir de la tercera o la cuarta tarzan debia de haber hecho ese viaje de ida y vuelta a la civilización y evolucionar a un personaje mas integral…, pero tarzan evoluciona hacia un personaje mas inteligente, pero no el tipo de inteligencia del tarzan de Borroughs, sino una especie de “sentido común primitivo´´. Te aclaro que me gustan todas las de Weismuller, hasta la mas mala y birriosa, y que el estilo camp de la RKO es para mí encantador (con chita hablando por el micro y los nazis confundiendola con Hitler) o tarzan y las amazonas que es una delicia camp con preciosos pasajes mejicanos y una selva infofensiva que en nada recuerda al monte Muttia y los Gaboni. En su vejez Weismuller se quejó de dos cosas , una de que su personaje era muy limitado y dos que su contraro con la metro le impedia actuar en otras peliculas y sus apariciones publicas eran limitadas, pero comparto contigo muchas cosas : A)Este no es el tarzan original B) La mayor parte del público relaciona a Tarzan con el stereotipo Weismuller y algunos tarzanes han sido luego así…confundiendo mas al público (Lex Barker o el de John Derek) lo cual es malo. Un saludo, Hugo.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: