Universo CrossGen: Scion

250px-Scion_first_issue_cover Para quienes entendemos que el arte del cómic va más allá de las historias de superhéroes de Marvel y DC, el surgimiento de una nueva editorial siempre es una buena noticia que genera entusiasmo.

En 1998 CrossGen debutó con bombos y platillos en el mercado norteamericano. Una compañía independiente, cuya dirección artística estuvo a cargo de figuras prestigiosas como Mark Waid, Barbara Kesel y Ron Marz.

La particularidad de esta editorial fue que presentó un interesante universo de ficción con propuestas para todos los gustos.

Cómics que tuvieron muy buenos guionistas e ilustradores y brindaron en su momento historias frescas y originales.

En lo personal me enganchó muchísimo el proyecto CrossGen y confieso sin avergonzarme que me dio tristeza cuando la editorial quebró financieramente en el 2004 y sus productos terminaron cancelados.

El nivel de los cómics era muy bueno y fue una desilusión que todo terminara tan pronto.

La compañía había sido creado por Mark Alessi, un magnate del mundo de la informática, quien apostó fuerte en el mercado de los cómics con este ambicioso emprendimiento.

A fines de los ´90, parecía que CrossGen surgía para comerse crudo al resto de la competencia. Sin embargo, el sueño duró poco y la perdida de esta editorial se sintió muchísimo.

Alessi tuvo el ingenio de convocar a un equipo de artistas de primer nivel a los que les dio el control absoluto de las revistas que trabajaban.

Un estímulo muy importante para los guionistas e ilustradores, ya que a diferencia de lo que eran sus trabajos para la grandes editoriales, acá podían desenvolverse con una mayor libertad creativa.

Ahora que empecé a releer las viejas colecciones me di cuenta que no había escrito nada en el blog sobre los personajes de esta compañía y tenía ganas de remediarlo.

Una interesante característica de este universo de ficción es que cada revista se desarrollaba en un mundo diferente, que podía estar relacionado con temáticas de fantasía, aventura, intriga policiales o ciencia ficción.

scion2El punto en común que unía a todas estas historias es que los protagonistas eran portadores del Sigil, una fuente de poder ilimitado que los personajes tenían que aprender usar sin ningún tipo de ayuda o maestros.

Con el desarrollo de las tramas, cada personaje iniciaba en su planeta una serie de aventuras donde aprendía a manejar sus poderes, que tenían una repercusión importante en el mundo que habitaban.

Los portadores del Sigil habitualmente eran perseguidos además por otras personas que intentaba manipularlos para aprovecharse de sus habilidades especiales.

Este concepto estaba presente en casi todas las revistas, pero el tema se desarrollaba con enfoques radicalmente diferentes.

En la primera recomendación de CrossGen quería dedicarme a mi colección favorita.

Scion fue una apasionante saga de fantasía completamente influenciada por la leyenda del Rey Arturo.

La trama se desarrollaba en un planeta llamado Avalon y tenía como protagonista a Ethan, un joven príncipe que pertenecía a la dinastía de la Garza y era portador del Sigil.

Cuando la paz que mantenía su familia con la dinastía Cuervo llegaba a su fin, el príncipe terminaba involucrado en una guerra épica donde quedaba en juego el destino de ese mundo.

Este excelente cómic plagado acción y fantasía fue desarrollado por Ron Marz, uno de los grandes escritores de la editorial DC que fue responsable de la histórica miniserie de Linterna Verde, Amanecer Esmeralda, que exploró el lado más oscuro de Hal Jordan.

Algo que me apasionó de Scion es que Marz abordó los guiones de esta propuestas con una gran influencia de la literatura fantástica, en especial el subgénero de Espada y brujería.

scion 3La serie tomaba numerosos elementos del mito artúrico pero también estaba presente el espíritu de los trabajos de Robert E.Howard.

El mundo que creó Marz además traía al recuerdo el universo de ficción de la serie animada de He-man que fusionaba la era medieval con una ambientación futurista.

No es un dato menor que las ilustraciones corrieron por cuenta del artista británico Jim Cheung, quien es más conocido por su labor en New Avengers: Illuminati.

El trabajo que hizo para Scion fue maravilloso y sobresalió de manera especial el tratamiento de la acción con ilustraciones muy detalladas.

Desde los aspectos estéticos, la revista presentaba además una historieta muy colorida que lograba envolverte en ese mundo de ficción donde se desarrollaba el conflicto.

Lamentablemente debido a la crisis financiera que sufrió la editorial en el 2004, Scion fue cancelada luego de 43 números.

La buena noticia es que si bien la colección no pudo continuar, el guionista Ron Marz logró cerrar la trama y de esa manera evitó que el conflicto quedara todo en la nada, como ocurrió en el pasado con otras propuestas.

Esta situación se dio en todos los títulos de la compañía. Aunque los cómics fueron cancelados al menos se respetó a los lectores que los seguían y le dieron un cierre a las historias.

Luego de la banca rota, CrossGen fue adquirida por Disney que actualmente tiene los derechos de todos los personajes.

En el 2010 varios títulos que surgieron en este emprendimiento de Mark Alessi revivieron con nuevas historias editadas por Marvel.

Sin embargo, a nivel comercial no funcionaron como se esperaba y esto le jugó en contra al regreso del universo CrossGen.

En otras notas  recomendaré más colecciones de esta editorial independiente que en su momento contribuyó a darle un poco de aire fresco al mercado norteamericano de los cómics.

En internet pueden encontrar con facilidad la serie completa de Scion.

 

 

6 Comentarios

  1. he visto muy superficialmente el nombre de esta editorial, y se que hay varios fans tradumaquetando en español estos comics.

  2. La causa concreta nunca se hizo pública, pero con el paso del tiempo surgieron algunas teorías.
    CrossGen fue un proyecto que se le fue de las manos a su fundador. En un principio surgió como una editorial independiente que venía a pelearle a Marvel y DC, con una gran inversión y luego no lo pudieron sostener.
    La empresa en un comienzo le pagaba a los artistas mucho más que otras compañías y tenía un staff fijo, a diferencia de otras editoriales que se manejan con artistas freelancers.
    Cuando les empezó a ir bien incorporaron artistas freelancer para sacar más titulos y así se fue todo al demonio.
    La empresa empezó a tener problemas para cubrir los sueldos, los pagos se demoraron y los artistas empezaron a quejarse por internet.También los mató el hecho que los locales de Barnes & Nobles, la librería más importante de Estados Unidos dejara de vender las colecciones que llegaban a todos el país.
    Las colecciones más importantes apenas llegaron a los 43 números y tampoco tuvieron tiempo de establecerse en el mercado.

  3. Hoy me los desargo en internet a ver que onda.
    Saliendo del tema, te enteraste del fallecimiento de Robert Z’dar???? merece si o si un homenaje!
    saludos!

Comentarios cerrados.