El Disney olvidado: Episodio 8

Westward_Ho_the_WagonsHoy: Westward Ho, the Wagons! (1956).

Al revisar en detalle las producciones de Disney esta película sobresale entre las propuestas más rebeldes y atípicas de la compañía, que en su momento fue a contramano de lo que se hacía en Hollywood con el género western.

Westward Ho, The Wagons! (también conocida en castellano como Caravana de pioneros) fue una película muy interesante que en 1956 brindó a los espectadores más chicos un poderosos mensaje de compasión y tolerancia que no abundaba precisamente en las historias de vaqueros dentro del cine norteamericano.

No me canso de remarcarlo una y otra vez porque me parece que es clave a la hora analizar los clásicos del cine.

En la reseña de este tipo de propuestas no se puede dejar afuera el contexto histórico en el que se gestó el film para poder apreciarlo con mayor profundidad.

A fines de los años ´50, la gran mayoría de las películas del género western presentaban estereotipos racistas a la hora de retratar a las comunidades indígenas.

Generaciones de espectadores crecieron con la creencia que los indios era los malos de la historia norteamericana.

Los héroes siempre eran los cowboys blancos que interpretaban actores como John Wayne, mientras que los indígenas representaban al enemigo, un supuesto “extranjero” salvaje que no tenía derecho a  vivir en esa tierra y debía ser eliminado.

Salvo por Toro, el compañero del Llanero Solitario, las películas de Hollywood en ese momento predicaban esta bajada de línea en esas historias.

Dentro de este contexto, en 1956 Walt Disney decidió desarrollar un western diferente orientado a un público infantil, donde se propuso cambiar este paradigma.

Westward Ho, The Wagons! es una película extremadamente hippie por el espíritu de su mensaje y la manera en que revirtió los convencionalismos del género de aquellos días.

Uno de los principales motivos por el que banco a muerte esta película.

La trama estuvo inspirada en la novela Children of the Covered, de Mary Jane Carr, que describía la experiencia de los pioneros del viejo Oeste desde la mirada de un grupo de niños.

El conflicto del film de Disney era muy sencillo.

Una caravana, integrada por numerosas familias que intentaban asentarse en el territorio de Oregon, debía cruzar una zona hostil controlada por los indios Pawnee.

La travesía parecía condenada porque los indios no tenían intenciones que la caravana atravesara la zona que ellos controlaban, pero las situación cambiaba por completo cuando un grupo de niños se hacían amigo de los chicos indios y descubrían que tenían más semejanzas entre sí de las que se imaginaban.

1956.

Westward_Ho_the_Wagons!_posterMientras los estudios de Hollywood en el cine y la televisión producían filmes donde se relegaba a los indios al rol de villanos, Disney desarrolló este film que abogaba por la paz y la tolerancia entre los hombres sin importar el color de su piel.

Sí,  la película presentaba una visión bastante idealista de este período histórico, donde la violencia fue atenuada para el público infantil, sin embargo, el mensaje que predicaba era completamente rebelde.

Para variar, este proyecto fue producido por Bill Wash, responsable de la gran mayoría de los clásicos live action del estudio.

Entre las figuras más famosas del reparto se destacaron George Reeves (el famoso Superman de la televisión) y Fess Parker, quien era famoso en ese momento por su interpretación de David Crokett en otro proyecto de esta compañía.

Entre los chicos había varias figuras de El Club de Mickey Mouse y los indios estuvieron interpretados por actores que descendían de comunidades indígenas, como fue el caso de Anthony Earl Numkena, el primer niño nativo americano en la historia de Hollywood en aparecer en una película.

Su debut se dio en el clásico con Tyrone Power, Pony Soldier (1952), y cuando hizo este film ya era bastante conocido.

En el momento de su estreno Westward Ho, The Wagons! rompió con muchos convencionalismo del western.

Por ejemplo, el héroe de la historia no era el pistolero que lideraba la caravana, interpretado por George Reeves en su último trabajo para el cine, sino el personaje de Fess Parker, quien encarnaba a un médico que asistía a un niño indio que había tenido un accidente. Una actitud que le ganaba la confianza de la tribu Pawnee.

A lo largo de la trama había varios momentos musicales y la acción quedó relegada a una sola secuencia de tiroteos que generó una discordia entre Walt Disney y el director William Beudine.

Antes de contarles esta fabulosa anécdota que dice muchas cosas de la personalidad de Disney, debo dedicarle una líneas al director.

Para este film, Disney delegó la realización del proyecto en uno de los cineastas más prolíficos en la historia de Hollywood.

Beaudine debutó en el mundo del séptimo arte en 1915 y a lo largo de su extensa carrera dirigió 370 producciones para la pantalla grande y la televisión, donde abordó casi todos los géneros.

Inclusive dos joyas del cine bizarro como fueron los superclásicos, Billy The Kid Vs. Drácula (1966) y Jesse James conoce a la hija de Frankestein (1966).

wUna particularidad que tuvo Westward Ho, The Wagons! fue que los personajes resolvían el conflicto por la vía pacifista a través del diálogo.

En la primera parte de la trama los indios eran presentados como en los clásicos filmes de aquellos días y a partir del hecho que los chicos de los exploradores se hacían amigos de los niños Pawnee, los indígenas empezaban a ser retratados desde una óptica diferente.

En la mitad de la historia se desarrollaba una larga secuencia de acción que era muy emocionante donde los indios atacaban la caravana.

Esta escena generó una pelea entre Disney y el director Beaudine.

El problema era que Walt no quería que en el tiroteo se mostraran muertos y heridos porque la película estaba dirigida a los chicos.

Al director esto la parecía completamente ridículo, ya que era imposible que en semejante batalla todos los personajes salieran ilesos. Para Beaudine hacer las cosas de esa manera no tenía sentido y terminaba por arruinar toda la película.

Beaudine no pudo filmar la batalla como la había concebido y no tuvo otra opción que seguir las órdenes de Disney.

Cuando terminaron el rodaje y un tiempo después exhibieron el film en el microcine de la compañía, Walt se sintió muy avergonzado.

Beaudine tenía razón y la idea filmar un gran tiroteo sin muertos ni heridos había sido una gran estupidez que arruinaba el mensaje de la película por completo.

Era necesario mostrar la violencia de la batalla para que la solución pacifista del conflicto luego tuviera más fuerza. Disney se disculpó con Beaudine y le pidió que filmara la secuencia nuevamente, tal cual el director la había concebido desde el inicio de la producción.

Lo que proponía Disney era una locura que ningún otro productor en Hollywood se hubiera animado a ordenar.

Tenían que reunir todo el equipo técnico y el reparto otra vez, viajar  a las locaciones y filmar la larga secuencia de nuevo. Beaudine le aclaró a Disney que eso iba representar un enorme costo para la producción. Por su parte, Walt le recordó que él era quien firmaba los cheques y lo importante en ese momento era impedir que su estúpido error la arruinara la buena película que había hecho el director.

Beaudine finalmente filmó la escena como la había planeado y resultó uno de los grandes momentos de la trama.

En la batalla morían indios y miembros de la caravana y otros personajes terminaban heridos.

La película recaudó más de 2 millones de dólares en 1956 y representó una rareza entre los westerns de Disney.

Obviamente para el purista del género y los fanáticos de las armas esto puede ser una aberración, ya que la resolución del conflicto es completamente anti-climática.

Faltó que en la escena final aparecieran John Lennon y Yoko Ono cantando “Give Peace a Chance” para hacerla completa.

No me hubiera sorprendido que John Wayne y Charlton Heston odiaran esta película porque iba a contramano de todo lo que sus personajes en el cine representaban.

El western revisionista recién empezaría a cobra fuerza en los años ´70 con películas como Little Big Man (1970), de Arthur Penn, que se encargaron de retratar a los indígenas con más respeto.

Por esa razón Westward Ho, The Wagons! es una interesante rareza que se destaca además entre los grandes filmes olvidados de Disney.

 

2 Comentarios

Comentarios cerrados.