Roma violenta

220px-Violent_RomeLlegamos  finalmente a un momento clave en la historia del .

Entra en escena el máximo ídolo del policial europeo, el Gran Maurizio Merli.

Un artista que brindaría películas memorables dentro de este género y que a partir de esta nota se convertirá en una figura habitual en esta retrospectiva.

Maurizio Merli al igual que Terence Hill consiguió sus primeros roles protagónicos en el cine debido a su gran parecido con Franco Nero.

Si uno lo mira a Nero en filmes como La polizia incrimina, la legge assolve (High Crime), Vamos a matar, compañeros o Il citadino si ribbela, el actor parece el hermano de Merli.

En 1973 el director Lucio Fulci dirigió una excelente adaptación de la novela de Jack London, Colmillo Blanco, que fue un gran suceso comercial y tuvo como protagonista a Franco Nero.

Los artistas volvieron a reunirse al año siguiente para la continuación, El regreso de Colmillo Blanco, que resultó otro éxito en la taquilla.

Debido al interés que había por estos personajes, en Italia se hicieron varias secuelas truchas que no tenían nada que ver con las producciones originales.

Una de esas películas fue Colmillo Blanco al rescate que se estrenó también en 1974.

Como Nero estaba vinculado con la secuela oficial de Lucio Fulci, el director Tonino Ricci le dio el rol principal a un actor que era muy parecido a Franco y se llamaba Maurizio Merli.

Esto generó que un principio este artista sólo fuera reconocido en los medios italianos como el clon trucho de Nero.

Sin embargo, su vida profesional cambió por completo cuando debutó en el Poliziottesco con el film Roma Violenta.

Una producción donde Merli sorprendió con la interpretación realista del Comisario Betti, un personaje que lo terminaría convirtiendo en el actor más famoso de este subgénero.

El impacto que generó Maurizio en esta película fue tan grande que nunca más pudo interpretar otro rol que no fuera el del policial duro que combate delincuentes.

La única excepción fue una rara incursión que hizo en el spaguetti western con el film Mannaja (1977), que era un robo a Keoma.

Merli además tenía aspecto de policía y esto lo complicaba para interpretar otros roles porque el público lo tenía identificado como la versión italiana de Harry, el sucio.

Por ese motivo el actor terminó encasillado en esta clase de papeles y cuando la movida del Poliziottesco llegó a su fin, a comienzos de los años ´80, le costó mucho encontrar un lugar en la industria del cine italiano,  ya que no había personajes para él.

Lamentablemente murió joven a los 49 años, en 1989, debido al esfuerzo físico que hizo en un partido de tenis que le ocasionó un ataque al corazón.

El Comisario Betti fue uno de sus personajes más famosos que protagonizó una gran trilogía de este subgénero.

romaRoma violenta, la primera entrega de la serie, quedó en el recuerdo como uno de los policiales más impactantes y zarpados, en materia de acción de los años ´70.

Betti es un policía amigo del gatillo fácil y la brutalidad que emprende ese camino luego que su joven hermano resultara asesinado a sangre fría en un robo.

A partir de ese hecho el policía impone en las calles su política de mano dura, algo que lo llevará a enfrentarse a sus superiores.

Cuando un criminal termina acribillado por Betti en un tiroteo, el departamento de policía decide echar a este hombre de la fuerza por la violencia con la que se desenvuelve en las calles.

Luego de ese hecho un misterioso empresario interpretado por Richard Conte, un abonado del Poliziottesco, lo contacta para sumarlo a un grupo de vigilantes que, cansados por la inseguridad que se vive en Roma, se dedican a linchar delincuentes.

De esa manera se desencadena una guerra urbana entre un grupo de malhechores y los justicieros.

La película fue dirigida por el padre del cineasta Enzo G.Castellari, Marino Girolami, quien dio una cátedra en este trabajo sobre cómo trabajar la acción en la pantalla grande.

Roma Violenta quedó en la historia del cine por la memorable persecución automovilística que dejó sin aliento al público en 1975.

Una secuencia muy influenciada por el clásico Bullit, con Steve McQueen.

Quentin Tarantino eligió esta escena como su persecución favorita y utilizó la música de Guido y Maurizio De Angelis en su trabajo, Death Proof.

En mi caso me cuesta decidirme por una persecución en particular porque son todas grossas, pero es imposible desconocer a esta secuencia como una de las mejores dentro de la producción europea.

Más allá de la acción, Roma violenta presentó dilemas morales interesantes sobre cuestiones que en aquellos días afectaban a la sociedad italiana, como el tema de la inseguridad en la calles y la violencia de los delincuentes, que eran elementos que se trabajaban una y otra vez en los argumentos de este subgénero.

Ya no se hacen producciones como esta que muestran ejecuciones de niños en plena luz del día. Hoy sería imposible filmar escenas de ese tipo.

La violencia en el cine de los años ´7o tenía un realismo que generaba que películas de esta clase no fueran fáciles de ver, ya que era muy impactantes desde lo emocional.

Roma violenta resultó el último trabajo de Richard Conte quien falleció de un ataque cardíaco poco después de completar el rodaje.

Por otra parte, el director Marino Girolami un tiempo después volvió a ser noticia en el cine con el film de culto Holocausto Zombie que fue muy popular en 1979.

Lo cierto es que la versión italiana de Harry, el sucio fue un suceso internacional de taquilla que terminó por convertir a Maurizio Merli en el policía más duro y terrible del cine.

Roma Violenta también se puede conseguir con los títulos de Violet Rome, Violent City y Street Killers.

El avance original.

 

2 Comentarios

  1. Para mi se da un empate técnico con el cine indio que no se quedó atrás. El Bollywood también tiene bocha de secuelas y remakes clandestinas. La única diferencia es que las italianas fueron un poquito más populares en el continente americano.

Comentarios cerrados.