Los Nuevos Centuriones

vUna obra maestra de la literatura policial que representó en 1971 el debut de Joseph Wambaugh.

Los Nuevos Centuriones fue la primera novela escrita por un oficial en servicio que describió, como no lo había hecho ninguna otra propuesta hasta ese momento, el estrés con el que lidian cotidianamente los agentes de patrulla.

El libro fue un enorme suceso comercial que inspiró a James Ellroy a dedicarse a escribir este tipo de historias y además tuvo un impacto descomunal en el cine y la televisión.

Wambaugh tenía 36 años y trabajaba como sargento en la División de Hollenbeck, en la ciudad de Los Ángeles, cuando publicó su trabajo.

El éxito de la novela fue tan grande que hasta los delincuentes que detenía en las calles le pedían autógrafos.

La obra de Joseph Wambaugh es de lectura obligatoria para los amantes de este este género.

Cuando terminás de leer su primer trabajo enseguida comprendés que todo los elogios que escuchaste y leíste sobre el libro eran ciertos.

Una novela tremenda que brindó una experiencia diferente dentro de la literatura policial.

En principio esta propuesta no tiene un conflicto determinado y tampoco hay héroes o villanos.

La trama narra cinco años en la vida de tres policías novatos desde que salen de la academia hasta que el destino los vuelve a reunir en una misma patrulla.

Los tres oficiales son Serge Durán, Gus Plebesly y Roy Fehler, quienes se gradúan en la misma camada y la vida los va llevando por distintos caminos.

wambaughLos Nuevos Centuriones es la novela más autobiográfica de Wambaugh donde muchas de las situaciones que se describen estuvieron basadas en experiencias reales que vivió el autor.

Algo apasionante de su labor es que logra insertar al lector en el mundo real de la policía de Los Ángeles de los años ´60, que muy poco tenía que ver con las cosas que se veían en ese momento en el cine o la televisión.

Wambaugh retrata muy bien como ese idealismo con el que los novatos salen de la academia se va desvaneciendo a medida que incorporan más experiencias en sus carreras y el proceso en que se deteriora la psicología de los policías con el paso del tiempo.

El autor contrasta también la actitud de los policías jóvenes frente a las tareas que emprenden y la de los veteranos que ya no les importa nada y están de vuelta en la vida.

Cada episodio narra una experiencia de los protagonistas en las distintas divisiones que les toca trabajar y en las brigadas de agentes encubiertos.

Algo que me impactó mucho de la novela es la manera en que Wambaugh describe la tensión y el miedo que siente un novato cuando le asignan una patrulla por primera vez.

Al comienzo del libro uno de los protagonistas recibe un llamado en el patrullero pero no se describe la causa de la emergencia.

La maestría con la que Wambaugh trabaja durante varios párrafos el suspenso y la ansiedad que siente el novato es excelente. Cuando los policías llegan al lugar resulta que el motivo de la llamada era una tontería y el oficial joven aprende que las urgencias que comunican las radios no siempre son lo que parecen.

La novela es muy interesante porque tiene momentos muy divertidos y cuando menos te lo esperás la historia te golpea con una tragedia o una situación horrible.

Esa incertidumbre de subirte a una patrullero sin saber si volvés a tu casa cuando termina la jornada, porque podés terminar muerto en la calle, Wambaugh supo trasladarla muy bien en la novela.

Una propuesta que a más de un lector que lea a Wambaugh por primera vez seguramente le va a recordar los filmes Colores (con Sean Penn y Robert Duvall) y En la mira, protagonizada por Michael Peña.

220px-The_New_CenturionsHacia el final la historia de los tres protagonistas confluyen en un hecho histórico en el que el propio autor participó mientras era sargento de Hollenbeck.

Me refiero a los famosos disturbios de Watts.

Una serie de incidentes que se dieron en ese barrio de Los Ángeles entre el 11 y el 17 de agosto de 1965.

Durante una semana ese distrito de la ciudad se convirtió literalmente en una zona de guerra que resultó en 34 muertos, más de mil heridos, 3438 arrestos y 40 millones de dólares en propiedades dañadas.

Esto se produjo por la extrema tensión que había entre la policía y la población negra, sumado al hecho que esta comunidad vivía en la marginalidad absoluta.

Los negros de Watts eran parias de la sociedad norteamericana y un día estalló toda la furia contenida que tenía la gente de ese barrio por la opresión que recibían de las autoridades.

En el libro Wambaugh retrata muy bien las dos campanas. Si bien el reclamo de la gente era completamente válido tampoco era todos seguidores del Dalái Lama precisamente y muchos se armaban para ejecutar policías.

Desde el inicio de la trama la tensión por los conflictos raciales empieza aumentar lentamente. Finalmente en 1965 estallan los disturbios y  los protagonistas tienen que recorrer las calles mientras francotiradores escondidos en los edificios le disparan a los patrulleros.

El éxito de esta novela fue tan grande que al año siguiente de su publicación Hollywood presentó la adaptación cinematográfica dirigida por Richard Fleischer (Conan, el destructor).

Una película que fue bastante fiel al libro de Wambaugh y estuvo protagonizada por George C. Scott, Erik Estrada (CHiPs) y Stacey Keach.

Los Nuevos Centuriones es una gran propuesta que recomiendo para empezar a conocer la obra de Wambaugh y disfrutar de una excelente novela policial.

Este es el avance de la película.