Banditi a Milano

banditiPara conocer los orígenes del tenemos que remontarnos a fines de los años ´60.

A diferencia del Blaxploitation que se inició con películas que tenían elementos especiales que les otorgaba una identidad muy definida, este subgénero del cine italiano se fue construyendo con la experimentación.

Es decir, con las primeras películas que aparecieron se fue creando de a poco un estilo que más tarde explotaría en los cines y se mantendría vigente hasta mediados de los años ´80.

El primer antecedente de lo que luego se conocerá como Poliziottesco tuvo lugar en 1967 con la película Ad ogni costo (Grand Slam), dirigida por Giuliano Montaldo.

Se trataba de una producción italiana que se filmó en Río de Janeiro con un reparto internacional. Una rareza.

Los protagonistas fueron Janet Leigh (recordada figura de Psicosis), Edward G. Robinson (ícono del cine gángster de Hollywood), Ricardo Cucciolla (Saco y Vanzetti) y Klaus Kinski.

Una historia, onda La gran estafa, con ladrones profesionales que eran reunidos para robar unos diamantes durante el carnaval de Río.

Si bien el film resultó exitoso parecía más una producción hollywoodense que el cine policial italiano que un tiempo después cobraría fuerza.

descarga (1)El gran cambio se produjo con la aparición de una auténtica obra maestra del género que años más tarde tendría una enorme influencia en directores que surgieron luego como Willian Friedkin, Martin Scorsese, Michael Mann, Oliver StonePaul Greengrass.

El Poliziottesco nace en 1968 con la película experimental de Carlo Lizanni, Banditi a Milano, también conocida como The Violent Four.

Un film muy especial, por motivos que paso a desarrollar, que estuvo producido por Dino De Laurentiis y protagonizado por dos grandes del cine italiano.

Gian María Volonté, recordado villano de Por unos dólares más (mi favorita de la trilogía de Sergio Leone) y Tomás Milián, quien tuvo roles memorables en el spaguetti western.

Banditi a Milano en principio se trata de la recreación de un hecho real que tuvo que ver con una banda de ladrones ultra violentos que aterrorizaron las calles de Milán en 1967.

Un caso tremendo porque los tipos no eran precisamente marginales de las clases sociales más humildes, sino que eran personas de clase media que trabajaban como empresarios.

La banda era muy violenta y cuando escapaban de la policía en auto solían matar personas en la calle, sin importar que pudieran ser niños, para detener la persecución.

Un caso mediático que conmovió a Italia y enseguida fue llevado al cine por Carlo Lizanni con una propuesta experimental.

Lo que hizo tan especial a Banditi a Milano es el enfoque que planteó el director en su narración.

Los primeros 20 minutos del film, donde se presenta la historia y los personajes, fueron desarrollados como un documental de televisión, que incluye entrevistas a los detectives a cargo del caso, interpretados por los actores.

En este primer segmento se retrata la realidad social que vivía Italia en ese momento con la inseguridad y como los policías trataban de contener como podían a delincuentes que eran ultra violentos y no tenían escrúpulos en matar a sangre fría gente inocente.

Tomás Milián interpreta al jefe de los detectives, el Comisario Basevi, y Gian María Volonté al lidér de los ladrones, Piero Cavallero.

En ambas actuaciones los artistas encararon estos personajes con mucho realismo sin caer en el perfil grotesco que más tarde encontraremos en el Poliziottesco.

220px-TheViolentFour-PosterUna vez que presentó a los personajes, el director abandona la estructura de documental televisivo para contar la historia de los delincuentes y mostrar el bizarro contraste que tiene lugar en sus vidas.

Los mismo tipos que matan personas sin inmutarse son hombres de negocios que llevan una vida normal con sus esposas e hijos.

La ultima parte de la película se concentra en recrear los últimos golpes de la banda y el destino final de sus integrantes.

Durante todo el film el director mantiene un alto grado de realismo para cubrir estos hechos.

Entre las escenas más destacadas se encuentran las persecuciones automovilísticas que son increíbles.

Es muy loco ver hoy esta película porque vienen al recuerdo  numerosas producciones famosas que fueron muy influenciadas por esta obra.

Desde los tiroteos de Michael Mann en Fuego contra fuego, a la relación de los delincuentes con los medios de comunicación de Asesinos por naturaleza y el realismo documental de Vuelo 93 de Paul Grenngrass.

Otra influencia importantísima la encontramos en la fotografía de vanguardia de Giuzeppe Ruzollini y Otelo Spila que definiría la estética que tendrían los filmes policiales en Hollywood y el cine europeo durante toda la década del ´70.

William Friedkin, por ejemplo, calcó la misma fotografía de esta película en esa obra maestra que fue Contacto en Francia (1971), que luego definiría la estética visual del Poliziottesco.

Banditi a Milano fue muy bien recibida en su momento por la prensa y el público por la manera original en la que el director Lizanni trabajó esta historia.

La película había sido elegida para competir en la selección oficial del Festival de Cannes, pero el evento se suspendió cuando se desató en París los famosos hechos de mayo de 1968.

Otros trabajos del director en este género fueron Torino Nera (1972), un Polizottesco más clásico con Bud Spencer, y Crazy Joe (1973), la historia del famoso mafioso Joseph Gallo, con Peter Boyle.

El año pasado a los 91 años, Carlo Lizanni se suicidó en Roma al arrojarse al vacío desde la terraza del edificio donde vivía.

Lo cierto es que Banditi a Milano marcó un antes y un después en el género policial y abrió la puerta a un nueva movida cinematográfica que empezaría a tomar forma en los años siguientes.

El avance original en inglés.

 

3 Comments on Banditi a Milano

  1. “el indio” y “el chaco” en una pelicula juntos??? tengo que ver esta pelicula! y mas si es un policial.
    saludos!

  2. Estuve ocupado con otras cosas Ricardo. Ya la semana que viene retomo la normalidad. No pude hacer otras notas esta semana.
    Gracias por estar del otro lado!

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: