Historia del Zorro

Publicidad

Capítulo 2: La precuela de Isabel Allende

Antes de centrarnos en la obra literaria que dio origen al personaje voy a detenerme en un proyecto moderno que aportó un interesante complemento a la original de Johnston McCulley.

En el 2005 la gran película evento del año fue Batman inicia de Christopher Nolan que venía con mucha promoción desde hace un año por la expectativa que despertaba el regreso del superheroe.

En una movida markinetera excepcional los editores de Harper Collins decidieron hacer algo similar con el Zorro, quien había inspirada las aventuras de Bruce Wayne.

Así fue que contrataron a la célebre autora chilena Isabel Allende para que desarrollara una historia de origen del justiciero a modo de precuela del trabajo de McCulley.

La elección de los editores resultó un poco extraña ya que la escritora estaba asociada con oro tipo de género.

Allende se hizo famoso a principio de los años ´80 con La casa de los espirítus, una propuesta de realismo mágico que tuvo su adaptación en el en los años ´90 con Winona Ryder.

De tooos modos su bibliografía no era ajena a la aventura donde había desarrollado la trilogía de La ciudad de las bestias, una propuesta que se desarrollaba en el Amazonas.

Una característica interesante de este proyecto es que desde la irrupción del en 1919, su creador desarrolló centenares de aventuras con el justiciero, sin embargo nunca llegó a explorar en profundidad los orígenes del héroe y el modo en que se transformó en un justiciero de la antigua California.

Motivo por el cual la de Allende se convirtió en el primer relato en explorar la transformación de Diego de la Vega tras su regreso de España.

Un aspecto interesante del libro es que se acopla perfectamente a la fuente original pero al mismo tiempo elabora un relato que se nutre de diversas fuentes, que incluyen referencias a películas y series de televisión relacionasas con el protagonista.

El cambio más importante que aporta Allende es que Diego tiene una etnia meztiza, producto del matrimonio de su padre con una joven indigena.

Esta cuestión juega un papel fundamental en el proceso de maduración que atraviesa el personaje y la simbología del como el animal espiritual que marcará el destino de su vida.

Bernardo, quien es presentado con un perfil más cercano al tradicional indio Toro del Llanero Solitario, también termina favorecido con una subtrama de origen mucho más compleja.

En esta versión el ayudante de Diego queda mudo tras presenciar el asesinato y violación de su madre y toda la subtrama que protagoniza le aporta una mayor profundidad que lo alejas del simple asistente del héroe.

Todo el vínculo de amistad entre estos dos personajes es el pilar sobre que la autora construye la historia de origen.

Ambientada durante las Guerras Napoleónicas la trama cubre ese período en que Diego viajó a Europa y las motivaciones que lo llevaron a crear la identidad del Zorro, una cuestión que se trabajaba de un modo muy vago en la saga literaria original.

Salvo por el desastroso epílogo donde Allende tira el relato al tacho para cerrar el libro de un modo chapucero, la trama es un gran complemente de la primera entrega de McCulley.

De hecho recomiendo leer este libro hasta el epílogo y después empalmar con La malfición de Capistrano, ya que los dos relatos se conectan muy bien, más allá de la libertades que se tomó la escritora.

Cuando se publicó en el 2005 las críticas estuvieron muy dividas.

La prensa, especialmente en Estados Unidos, la aniquilaron al cosiderar su un libro por encargo mediocre con personajes planos que no le aportaban nada relevante a la mitología del Zorro.

Ago falso ya que justamente la trascendió por expandir los orígenes con un giro interesante al conectar la identidad del justiciero con las culturas aborígenes.

El tema es con Allende es que desde los comienzos de su carrera la comunidad snob de intelectuales (especialmente en Chile) y la prensa siempre la destetó por ser una mujer que tiene una enorme llegada comercial al público.

Nunca le perdonaron, tal vez por resentimiento, que fuera una autora best seller y a menudo sus obras reciben un ensañamiento exagerado que tiene poca relación con los contenidos que ofrece.

La del es muy amena y dejó su huella en esta franquicia al ser el primer relato que detalló el origen del personaje.

En su momento circuló la noticia que el libro sería adaptado en Hollywood con Johnny Depp, quien venía del suceso de Piratas del Caribe pero por algún motivo el proyecto nunca prosperó.

Si buscan explorar las aventuras del a través de la literatura no deja der ser una muy buena alternativa para tener en cuenta.

Notas relacionadas

Publicidad

6 comentarios

  1. Sabés que soy de los que por prejuicio no lo terminó leyendo? Creía que era como una romantización extrema del personaje, me dejé llevar por una mala impresión de la autora, lo voy a buscar.

  2. A mi me gustó la novela incluso el epílogo por todo lo que decís Hugo. Los personajes inventados por Allende no son forzados y se complementan bien con el lore de El Zorro.
    Allende sufre lo que muchos escritores populares (ej Stephen King, salvando las grandes distancias), como lo consume muchísima gente, los intelectuales no la tragan.
    En lo personal mientras el libro me guste y me entretenga me basta, varias veces intente leer «grandes obras de la literatura» y no las pude terminar

  3. A Isabel Allende la descubrí por su trilogía de las Memorias del Águila y el Jaguar (La Ciudad de las Bestias que transcurre en el Amazonas, El Reino del Dragón de Oro que explora a los monjes del Himalaya y El Bosque de los Pigmeos, que finaliza en África) y siempre es maravilloso como de un simple relato de aventuras lo llena de prosa y realismo mágico, que para mí (al menos de lo poco que he leído) me parecen una lectura pesada y confusa. Creo que lo que resalta de Allende del resto de los escritores latinoamericanos es que sus historias son pura caracterización, sus personajes siempre se sienten auténticamente vivos.

    El año pasado descubrí Eva Luna, que para mí es un relato de puro corazón a la historia latinoamericana del siglo XX. Definitivamente me tengo que leer este libro

  4. Mira que loco, el realismo magico es algo que siempre disfruto mucho de leer, voy a buscar este libro .. no puede fallar

  5. Lo curioso es que Isabel Allende también tiene un libro titulado «Hija de la fortuna» donde la protagonista tiene un amante llamado Joaquín Andieta que va de Chile a California a probar fortuna por allá porque es la época de la fiebre del oro, luego la mujer (Eliza Sommers se llama) va a California en su busca y ahí se confunde su figura con la del bandolero Joaquín Murrieta (ya sabes por aquello que decías en el cap anterior sobre las inspiraciones del Zorro de que en el libro en el que se popularizó la historia de este se decía que Murrieta era chileno a pesar de ser mexicano). Digo es curioso que Allende tenga un libro donde haga referencia a Murrieta aunque no sea la figura central (en el libro se llama Joaquín Murieta) y otro que es la precuela de la historia del Zorro.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.