Sin rastro (1997)

Publicidad

Una de las grandes gemas subestimadas de la filmografía de que consolidó una etapa fantástica de su carrera en los años ´90.

Sin rastro (Breakdown) fue la producción que impulsó en Hollywood la corta carrera de un buen director de secuencias de acción como Jonathan Mostow, quien nunca tuvo demasiado reconocimiento.

Siempre me intrigó saber qué pasó con este cineasta que hizo muy buenas películas en el comienzo de su carrera y de la nada desapareció de la industria.

Luego de esta colaboración con Russell, Mostow dirigió la excelente propuesta bélica, U-571 (2000), con Matthew McConaugheyTerminator 3 (2003), que fue una entrega de esa serie mucho más decente que toda la basura que vino después y Surrogates (2009), una historia de ciencia ficción con Bruce Willis.

Su ultima labor fue The Hunter´s Prayer (2017), protagonizada por otro caído en desgracia como Sam Worthington, quien podría tener un regreso con las continuaciones de Avatar.

Ese film de Mostow fue un collage de lugares comunes pero pese a todo logró ofrecer una propuesta entretenida con buena secuencias de acción que siempre fueron el fuerte del realizador.

En el 2008 publicó un interesante cómic independiente para la editorial Virgin, The Megs, donde exploraba una versión alternativa de los Estados Unidos en la que el país era gobernado por una monarquía.

Aunque sus últimos trabajos para cine funcionaron bien en la taquilla por alguna razón no volvió a trabajar para los grandes estudios en los últimos años.

En Sin rastro desarrolló un gran thriller que fusionó su dominio de la acción y el suspenso con el talento del reparto.

Kurt Russell y Kathleen Quinlan (Apolo 13) interpretan a un matrimonio que se mudan de Boston a San Diego.

Durante el viaje la camioneta que los transporta se descompone y son asistidos por un camionero amigable, interpretado por J.T. Walsh, quien había trabajado previamente con Kurt en Llamarada y Momento crítico.

El hombre ofrece acercar a la mujer a hasta un parador que se encuentra cerca, para que ella pueda llamar un mecánico.

Recordemos que en ese momento la telefonía celular no estaba tan desarrollada como hoy y permitía que estas historias fueran más creíbles.

La pareja acepta la oferta y el pobre Kurt se queda solo en la ruta esperando el servicio de auxilios.

Cuando soluciona el inconveniente llega al parador y descubre que su esposa no sólo no se encuentra en el lugar, sino que nadie la vio a ella ni al camión que la transportaba.

La situación se vuelve desesperante y las cosas se complican cuando el protagonista encuentra al camionero y el hombre declara a la policía que jamás vio a la pareja ni ayudó a nadie en la ruta.

Hay dos fundamentales que hicieron que esta película funcionara tan bien dentro de su género.

Por un lado Kurt Russell no interpreta al clásico héroe de acción Hollywoodense, sino que por el contrario su papel representa la contracara de Snake Plissken o Gabe Cash.

De un modo similar a lo que había hecho en Obsesión fatal años atrás en este film compone a un hombre común y corriente que enfrenta una situación extraordinaria.

A medida que se desarrolla la trama y la situación se vuelve más tensa su personaje abandona las nociones básicas de la civilización y toma acciones drásticas que nunca hubiera imaginado.

Por otra parte, J.T.Walsh, quien por entonces ya estaba consolidados en roles de tipos despreciables acá le otorgó matices muy interesante a su papel.

El camionero no era el clásico redneck sucio y desquiciado de los filmes de terror sino que se presentaba como un hombre amable que nadie asociaría con un psicópata.

El modo en que Walsh se transforma cuando se revela que su personaje está involucrado en la desaparición de la mujer es fantástico y por esa razón su labor fue tan elogiada.

A todos esto se suma el desempeño de Mostow para mantener el suspenso durante todo el relato y las secuencias de acción que se volvían más elaboradas a medida que se acercaba el clímax de la historia.

El último acto, en particular, es un desquicio absoluto y presenta unas de las mejores persecuciones que se filmaron en los años 90.

No es un detalle menor que Sin rastro contó con la música de un gran compositor como Basil Poledouris (Conan) quien intensificó con sus melodías la tensión del relato.

En 1997 la película fue muy bien recibida por el público y la prensa y fue un suceso moderado en la taquilla que hoy se destaca entre los mejores filmes de Kurt Russell de ese período.

Este era el avance original.

 

Publicidad

16 Comentarios

  1. Este papel de kurt (genial) me hizo acordar mucho en su momento al de Harrison Ford en Búsqueda Frenética…por como la situación va transformando al protagonista de un ser civilizado y racional a una bomba emocional a punto de estallar…. gran pelicula!

  2. Tu comentario fede me hizo acordar a «changing lanes», película con ben affleck y samuel jackson.
    Ahi tb, la vida de 2 hombres comunes se cruzan por (un) accidente y eso desencadena un quilombo de la hostia. La idea y avance era muy bueno pero despues el guion perdia un poco de fuerza o metian mas cosas de las que se necesitaba.
    Tendría que verla de nuevo para confirmar esto último…y la de harrison ford también (ya que estamos je)

  3. Muy buena reseña y una más que dedicas a Kurt que es uno de los pocos actores cuya filmografía conozco en su mayoría. Esta película y The mean season son para mi gusto, de las mejores en cuanto a trama y actuación.

  4. Con el tema de las referencias ahora me doy cuenta que me olvidé de mencionar la más importante!
    Duel, de Steven Spielberg.

    Sobre todo por la transformación que tiene el personaje de Kurt y el modo en que se utiliza las rutas como un personaje más de la historia.

    La película de Affleck con Jackson me acuerdo que tenía una premisa excelente y después de desinflaba muchísimo, pero no era una mala producción.

  5. Uhh hace cuanto q la ví esta! Ya casi ni me la acordaba pero era un peliculón. J t Walsh estuvo genial, lo describiste perfecto, se perdió un gran actor. Kurt un groso, los 90 fueron su década realmente

  6. Me la confundí siempre con la de Kiefer Sutherland y Sandra Bullock que la daban bastante en Telefé que tenía una premisa parecida: Parejita, estación de servicio, sale el flaco y la chica desaparece. Esta fue otras de las que me generaron paranoia en los paradores de la ruta, jajaja!

  7. Con cada reseña hago un repaso mental y confirmo como este tipo de películas desaparecieron de la cartelera. Me acuerdo ese año 1997 convivían en la cartelera blockbusters como «el mundo perdido», «Batman y Robin»..pero se estrenaban este tipo de thrillers que hoy irían creo directo a Netflix. Y hasta ahí nomas. La cartelera se volvió monótona: superhéroes y animación. Cada tanto una de Liam Nesson haciendo siempre lo mismo y nafa más. Me hizo mal tu crítica Hugojaja

  8. Tenés razón con Terminator 3. Hoy en día la sigo viendo porque es de las últimas que ofrecían un espectáculo de efectos prácticos y CGI. Gozo al verla de la misma forma cuando la ví en cines y el final es triste, pero justo.

  9. excelente film de suspenso, lo bueno es que ,si bien la viste varias veces, te podes sentar a verla tranquilamente otra vez, eso es un clásico para mi.
    muy bueno el resumen!!

  10. Como me encanta esta película. Las actuaciones de Kurt y el villano. Los looks noventosos, los paisajes, la tensión… en fin, todo!
    La vi varias veces y donde la engancho, la dejo!
    La primera vez que la vi, fue una tarde de sábado o domingo en cinecanal. Todavía me acuerdo.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.