Rebirth y la reivindicación histórica de Aquaman

Soy el hombre pescado horripilante del que todos desconfían.

Arthur Curry.

En la historia del cómic, muy especialmente en el género de superhéroes, no existe otro personaje tan denostado, humillado y subestimado como Aquaman.

No importa que fuera uno de los clásicos de la Era Dorada y lograra mantenerse vigente con paso del tiempo.

No importa que fuera uno de los pioneros de DC en debutar en el campo de los dibujos animados y el primer héroe en formar una familia, un concepto que era impensado para estos personajes que sólo vivían para combatir villanos.

Es cierto que originalmente nació en los años ´40 como un proyecto comercial para competirle en las ventas a Namor, pero luego obtuvo su propio mundo de ficción con un perfil muy diferente del anti-héroe de Marvel.

De hecho, a diferencia de Namor (a quien adoro), Aquaman logró mantenerse vigente durante 75 años en el mundo de la historieta y la cultura popular.

Hace más de dos décadas que no surge una buena colección del mutante marino. La última la brindó John Byrne en los ´90.

Aquaman en cambio siempre estuvo en la librerías pero por lo general no se lo respeta.

Es el bobo del que todos se burlan y subestiman, pese a que tiene una mitología mucho más rica que la gran mayoría de los personajes del género.

En los últimos años especialmente dentro de la cultura popular la humillación de Aquaman se convirtió en una trillada campaña viral que se usó en internet y programas de televisión.

Resulta curioso porque otros personajes como Batman también tuvieron parodias y centenares de chistes sobre sus historias, pero el humor nunca apuntó a denostar con desprecio al héroe.

Con Arthur Curry la historia fue distinta.

Family Guy:

 

Roboth Chicken:

 

Reitero, el problema con Aquaman nunca fue el personaje, que es fascinante y tiene una mitología tan rica como la de Thor en Marvel, sino que a muchos artistas les costó hacer cosas interesantes con él.

Aquaman es el maldito rey de todos los océanos que cubren el 75 por ciento de la Tierra. Si había un concepto con potencial para ser explorado era ese. Sin embargo en la editorial DC no consiguieron explotar el enorme poder que tenía esta premisa.

La bisagra en esta historia se produjo con esa extraordinaria de miniserie de culto de 1986, escrita por Neal Pozner con dibujos de Craig Hamilton que brindó la mejor obra en la historia del personaje hasta ese momento.

Esos cuatros números que hoy conservo en el taco de la editorial española Zinco nos voló la cabeza a los lectores de mi generación.

Se trataba de una relanzamiento dramático que exploraba la humanidad de Arthur y su mundo con una madurez que el cómic nunca había tenido.

Esa fue la primera vez que Aquaman cambió traje por primera vez en 40 años, algo que demuestra lo postergado que estaba este personaje.

Un diseño inspirado en un traje que el artista León Bakst creó para el bailarín ruso Nijinsky y sirvió cambiar la apariencia de Curry.

Hasta ese momento Atlantis era un concepto que DC no había explorado en absoluto y esta miniserie retrató todo el potencial que tenía ese mundo fantástico.

Lamentablemente el proyecto de la nueva serie luego se canceló y Aquaman quedó a la deriva hasta que en los años ´90 Peter David lo relanzó otra vez con un aspecto más radical.

Arthur pasó a convertirse en un anti-héroe en la línea de Namor y el personaje capturó la atención del los lectores que jamás se habían interesado en este cómic.

Una etapa que en lo personal valoro muchísimo aunque siempre me decepcionó el papel que jugaba Mera, la pareja de Aquaman.

Una de las más grandes heroína del universo DC que quedó relegada a un rol muy secundario.

Ahora bien, dentro de ese desastre de la editorial que fue el relanzamiento de los cómics con The New 52 es justo destacar (y resulta una enorme paradoja) que Aquaman fuera uno de los personajes más beneficiados.

Algo que le debemos a Geoff Johns, quien fue el responsable de redimir y restituir el respeto por un personaje tan vapuleado.

Johns hizo algo brillante que fue la punta del iceberg del gran momento que hoy vive Aquaman.

El autor tomó la imagen vapuleada del héroe en la cultura popular y la incorporó dentro del argumento.

La mala reputación del Curry en la sociedad pasó a ser un elemento clave del conflicto que le otorgó una mayor complejidad  al personaje.

Durante los primeros 16 números Aquaman recuperó la gloria perdida y el trabajo de John derivó en uno de los más grandes arcos argumentales que se crearon en la historia de este cómic como fue Throne of Atlantis, que luego Warner adaptó vagamente en una película animada.

A diferencia de otros clásicos de DC, como Superman o Wonder Woman, que fueron completamente distorsionados en esta etapa de la editorial, el rey de Atlantis se vio beneficiado con un enfoque fresco que restauró su dignidad en el universo DC.

El año pasado cuando la editorial publicó el proyecto Rebirth, la mayoría de los personajes volvieron a sus raíces originales con el objetivo de recuperar a los lectores que se habían alejado de la compañía.

En el caso de Aquaman los cambios no fueron tan radicales porque Geoff Johns ya había construido una buena base para relanzar la revista en el 2011.

De hecho, el cómic mantuvo el mismo guionista que en la etapa final de The New 52, Dan Abnett, quien en mi opinión brindó el mejor cómic que se hizo con este superhéroe hasta la fecha.

Hoy Aquaman atraviesa un momento glorioso con una de las mejores publicaciones de esta compañía.

Abnett deconstruyó  la mitología del héroe para retratarlo con un enfoque que eleva el concepto del “rey de los océanos” a otro nivel.

Motivo por el cual creo que esta colección de la actualidad supera a lo que hizo Peter David en los ´90 y a continuación explicaré los motivos.

En primer lugar Abnett le dio una complejidad dramática a la personalidad de Aquaman que no tuvieron las encarnaciones anteriores.

Dentro de la historia Arthur se encuentra en una posición muy complicada donde todavía lucha con la desconfianza que genera en la humanidad.

Esto lleva al protagonista a cuestionar su rol como justiciero, el rol de monarca de Atlantis y su  relación con la Liga de la Justicia, donde se siente un sapo de otro pozo.

Cuando Arthur intenta establecer una embajada de su mundo en la Tierra, para mejorar la relaciones diplomáticas con el gobierno de Washington, un atentado organizado por su clásico enemigo Black Manta desata una guerra que pone fin a las aspiraciones pacifista del héroe.

Aquaman pasa a ser considerado un terrorista y hasta la miembros de la Liga llegan a desconfiar de él.

En el número cinco de la etapa Rebirth el pase de facturas que se da entre Arthur y Superman es de antología.

El Hombre de Acero, en su clásico rol de perro faldero del ejército norteamericano, insta a Arthur a entregarse a las autoridades y esto genera un enfrentamiento donde Aquaman manifiesta su decepción con la comunidad de superhéroes donde no termina de encajar.

Ese personaje que durante años fue el foco de bromas entonces demuestra por qué es uno de los más grandes y poderosos héroes del universo DC.

No voy a dar detalles argumentales porque quiero busquen el cómic y lo lean,  pero debo mencionar que el sacrificio y la actitud que toma el protagonista ante la crisis que pone en jaque a la Tierra y Atlantis eleva la jerarquía  de Aquaman a otro nivel.

El segundo motivo por el que creo que la etapa de Abnett es lo mejor que se hizo con esta propuesta tiene que ver con la gran revelación de esta historia.

Mera.

A partir de Rebirth,  Mera pasa a convertirse en una de las mejores heroínas de DC con un rol relevante en los conflictos como nunca había tenido este personaje.

Hoy logra robarse cada escena en la que aparece con sus comentarios sarcásticos y una participación activa donde demuestra que su presencia no se limita al rol de la pareja del protagonista.

En este último año logró sobresalir como uno de los personajes femeninos más atractivos de este universo de ficción y su relevancia en la vida de Aquaman juega un papel clave en la historia.

Dan Abnett y previamente Geoff Johns desarrollaron una heroína más empoderada que es mucho más atractiva que ese enfoque de víctima que tuvo en los años ´90 con su problemas mentales y brotes psicóticos.

Me encanta la nueva Mera y cruzo los dedos para que Amber Heard pueda explotar el potencial que tiene el personaje.

Este es un buen momento para empezar a leer el cómic porque el mes pasado comenzó un nuevo arco argumental que restaura al Aquaman barbudo de los años ´90.

Una clara movida publicitaria de la editorial que se relaciona con los estrenos de la película de la Liga y el film individual de Curry que veremos el año que viene.

La decisión tiene sentido.

No me parece mal que el aspecto del protagonista tenga un punto de conexión con el cómic. Lo mismo se hizo con los uniformes de Superman y Wonder Woman que hoy son iguales a las versiones cinematográficas.

Aquaman se ganó un lugar entre mis historietas favoritas del 2017 y creo que reivindica con honores a un personaje que merece más respeto y siempre tuvo un enorme potencial  para brindar buenas historias.

Sólo faltaba un buen escritor que supiera hacerle justicia.

 

 

8 Comments on Rebirth y la reivindicación histórica de Aquaman

  1. Ahora al menos Momoa no parece una version fisicuda de Rob Zombie, veremos que hace amber con Mera pero por lo visto el traje le queda muy pero muyyy bien!
    saludos!

  2. Que buen post Hugo. Ahora.. estaría bueno que expliques en otro momento la mitología de Aquaman porque si bien decís que es importante yo y mucha gente la ignoramos completamente! Amo tu blog!

  3. Ahora le preste atencion a Aquaman poste rebirth, por que el nuevo dibujante Stjepan Sejic es increible, sus anteriores series son muy buenas, ahora en librerias esta Sunstone, y es muy recomendable.
    Aquaman un personaje clasico, y la verdad q no hay persona que no lo conozca y eso que nunca leyeron un comic, si alguna vez Marvel (o quien tenga los derechos) intenta hacer algo con Namor la va a tener dificil de explicar al personaje sin que el publico crea q es una copia, aunque sabemos que Namor le da mil vueltas

  4. Sí, Lo genial de Namor(y ese sería el enfoque para trabajarlo) es que es impredecible.
    Aquaman está claro que es un héroe, Namor depende de como se levante en el día. Podría estar con los Vengadores o en contra y además odia a todo el mundo, por lo que es muy divertido.
    Un aspecto donde Aquaman le pinta la cara a Namor, al comparar los cómics, reside en la mitología de Atlantis que Marvel nunca la desarrolló a fondo, salvo por unos breves relatos de Stever Gerber en los ´ 70s.
    En ese punto DC se esmeró más y Aquaman terminó siendo un cómic más interesante.

  5. Por fin! desde que empezo el New52 que le digo a todo el mundo que Aquaman esta bueno y vale la pena leer. Los primeros arcos de Geoff son excelentes y este ultimo de Rebirth también. En el medio (para el fin del 52) decae un poco pero esta nueva etapa reivindica totalmente al personaje.

    Namor en particular nunca me gusto (me choca el diseño del personaje y lo veleta que es) por ende banco a muerte a Arthur

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


A %d blogueros les gusta esto: