The Shadow: El serial de 1940

Publicidad

no sólo es uno de los personajes más importantes que existen dentro de la literatura pulp y los cómics, sino que además tuvo una influencia descomunal en lo que sería más tarde la creación de Batman, El Avispón Verde y V, de la obra de Alan Moore, V de Vendetta.

De hecho, dentro de la ficción este personaje es el gran mentor de Bruce Wayne, a quien le salvó la vida cuando era un niño.

Eso se reveló en las revistas Batman 253 (noviembre de 1973) y Batman 259 (diciembre de 1974).

Cuando Bob Kane y Bill Finger crearon al justiciero de Ciudad Gótica tomaron como premisa claramente a este personaje, a tal punto que la primera historia de Batman, «El caso del sindicato químico«, publicada en mayo de 1939 es una remake de la novela de The Shadow, «Partners in Peril«, de Theodore Tinsley, que había salido a la venta en noviembre de 1936.

En lo personal soy un gran fan de este personaje y por eso colecciono todo lo que tenga que ver con él. Hay muchas cosas para destacar de este héroe que fue creado por Walter Gibson, el 31 de julio de 1930, para un radioteatro llamado Detective Story Hour.

The Shadow, al igual que el Avispón Verde y el Llanero Solitario,  tuvo sus orígenes en la radio y luego pasó a las novelas de prosa, los cómics y el cine cuando ya era un fenómeno popular en Estados Unidos.

El programa fue famoso por la interpretación soberbia de Orson Welles, quien solía vestirse como el personaje cada vez que interpretaba el papel. En la segunda imagen pueden ver a este maestro del cine caracterizado como el justiciero en el estudio de radio.

Welles interpretó a The Shadow entre 1937 y 1938.

Lamont Cranston, el alter ego del justiciero, era un millonario (otra «coincidencia con Bruce Wayne) que combatía el crimen en las calles y The Shadow era un antihéroe que aterraba a la gente y no colaboraba oficialmente con la policía, motivo por el cual también era perseguido por la ley.

Un aspecto fabuloso de este ícono de la literatura pulp fue la incorporación de Margo Lane, el gran amor del protagonista que en su momento fue un personaje totalmente revolucionario.

¿El motivo?

A diferencia de otros personajes femeninos de aquellos días que estaban simplemente para interpretar a la chica frágil y vulnerable en apuros que siempre debía ser rescatada, como Dale Arden (la novia de Flash Gordon), Margo estaba a la par del justiciero y lo ayudaba en sus casos.

Margo no sólo era su gran amor sino que también era su principal aliado en las historias. Lane, quien era la única persona que conocía la verdadera identidad del justiciero, fue la primer gran heroína del género de aventuras.

Esto lo destaqué en mi crítica de la reciente película de Capitán América. En esa producción el personaje de Peggy Carter, que interpretó Hayley Atwell, estuvo claramente influenciado por Margo Lane.

La compañera de The Shadow es muy interesante porque fue creada para el programa de radio y luego pasó a los libros y los cómics donde sufrió un gran rechazo de los lectores.

En la sociedad machista de los años ´30 y ´40 aparentemente a los tipos le molestaba que una mujer fuera una verdadera compañera del héroe en lugar de tener un carácter débil y sumiso y los lectores (esto es en serio) escribían cartas de protesta a las editoriales por esta actitud que tenía Margo.

Una gilada a la que nunca le encontré sentido, pero hay que también comprender a la sociedad de ese momento donde a los pibes se los criaba con la idea que las mujeres eran el «sexo débil».

El personaje por esta cuestión fue distorsionado en el cine hasta que lo redimieron en los cómics en los años ´70 y la película de 1994 con Alec Baldwin, que desarrollaré en otras notas.

En fín, lo cierto es que el serial de The Shadow de 1940 es una de las mejores adaptaciones que se hicieron con este personaje en el cine, a tal punto que era la versión favorita de Walter Gibson.

Esta fue la segunda producción que se hizo con este héroe en la pantalla grande. Pronto me voy a referir a la primera que fue en 1937.

El serial del estudio Columbia fue una de las adaptaciones más cercanas a la obra original de Gibson, pese a sus falencias incomprensibles, que en breve explicaré.

El rol principal estuvo a cargo de un tremendo actor como fue Victor Jory, quien por entonces era famoso por su rol de villano en Lo que el viento se llevó.

Acá se destacó como Lamont Cranston, quien en este caso es un reconocido científico especializado en criminología, que disfrazado de The Shadow se enfrenta a el Tigre Negro, un piscópata que con atentados terroristas se propone asesinar a los líderes industriales de Nueva York.

No en vano Jory es considerado hasta el día de hoy el mejor actor que interpretó a este personaje.

Vamos con los puntos a favor.

En primer lugar la interpretación de Jory que es fabulosa. La risa emblemática del personaje que usa antes de los ataques era maravillosa y acá estuvo excelente como The Shadow.

La estética del serial, por otra parte, estaba claramente en sintonía con los ambientes de las historias pulp y toda la iluminación del serial tiene el estilo típico de los policiales negros de Hollywood.

La escenas de pelea, que hoy son graciosas de ver, en ese momento estaban buenas y la historia en general tenía mucha acción y misterio.

La gran falla de este serial fueron los guionistas Ned Dandy, Joseph O´Donell y Joseph Polland, quienes fueron probablemente los escritores más vagos de Hollywood.

La trama era demasiado sencilla como para estirarla en 15 episodios (aunque esto es culpa de Columbia y los productores) y hacia el final la resolución del conflicto se hacía más larga de los esperado.

Sin embargo lo peor son los finales con suspenso de cada episodio.

De los 15 capítulos que tenía el serial 8 terminan exactamente con la misma situación!

The Shadow queda atrapado en una habitación. Hay una explosión, se derrumba el techo y el héroe queda cubierto por los escombros. Luego en el episodio siguiente sale como si nada del lugar cubierto de polvo.

Si a la tercera vez que ocurre lo mismo ya te morís de risa por lo bizarro de la trama, imáginate en la octava.

Es incomprensible que no encontraran otra vuelta que repetir siempre el mismo final y desperdiciaran el presupuesto en explosiones y derrumbes.

Margo Lane, interpretada por Veda Ann Borg (quien más tarde sería famosa por su interpretacíón en el western El Álamo) quedó reducida a la asistente del protagonista que cada tanto estaba en pelígro. Nada que ver con el personaje original.

La dirección estuvo a cargo de James W. Horne, quien brindó varios seriales exitosos y su especialidad era la comedia donde hizo varios filmes con El Gordo y el Flaco.

Pese a sus fallas este serial es muy entretenido y dentro de todo presentó una visión bastante fiel a la obra original. No en vano contó con la bendición del Walter Gibson a quien le gustaba esta producción de Columbia.

Este serial fue editado en Argentina en dvd con el título de La sombra del terror (cualquiera) y lo consiguen en los negocios dedicado al cine clásico.

Les dejo un fragmento del primer episodio. La música es buenísima.

Publicidad

6 Comentarios

  1. Sí, eso lo tomaron principalmente de la primera versión de los radioteatros. Con el tiempo fue cambiando ese tema y hay otros autores que no le dieron tanta importancia y trabajaron al personaje más como Batman. Por ejemplo en el serial no usa sus poderes de hipnotismo, sino su maestría para disfrazarse de otras personas.

  2. Hola Hugo,¿ el analisís sobre ese personaje tan vapuleado y con justo resurgimiento en «Batman Rises» viene después de un tiempo cuando ya podamos comentar la peli contando el final no? Va a estar interesante…no te olvides!! Abrazo

Comentarios cerrados.