Los 13 Fantasmas de Scooby Doo

EL MAESTRO VINCENT PRICE Y SCOOBY DOO JUNTOS!!

Una de las mejores interpretaciones que se hicieron de Scooby Doo en los dibujos animados que representó el final de una era.

Esta fue la última serie que produjo Hanna-Barbera en 1985 con estos personajes que se habían mantenido vigentes en la televisión desde 1969.

Sooby y el resto de la pandilla recién volverían en 1998 con el largometraje animado Scooby Doo y la Isla de los Zombies que trajo de vuelta a estos personajes para una nueva generación de espectadores. Aunque esa es otra historia.

Esta serie animada fue creada por un maestro absoluto del mundo de la animación totalmente subestimado en los medios de comunicación.

TOM RUEGGER.

Recuerden ese nombre amigos. A este artista le debemos series animadas emblemáticas que fueron muy populares en su momento como Los Snorkels, Fenomenoide, Animaniacs, Batman: La serie animada (de Bruce Timm), Pinky y Cerebro, Tiny Toons y una de mis grandes favoritas de los años ´90 que pronto tendrá su reseña:

HISTERIA!

Ruegger ya había trabajado con Scooby en la infame serie Scooby Doo y Scrappy Doo de 1979 que presentó al sobrino del famoso Gran Danés. El personaje era insoportable y nunca cosechó demasiado adeptos.

Con Los 13 Fantasmas el pequeño perro obtuvo su redención.

Esta fue una serie muy loca por varios motivos.

En primer lugar, como había ocurrido con otras series de Scooby de los ´80,  Fred y Vilma, miembros históricos de Misterio a la orden fueron elinados del programa. Nunca entendí porque hicieron eso.

En este caso los reemplazaron por el genial Vincent Price que interpretaba al mago Vincent Van Ghoul y un pibito llamado Flim-Flam, que representaba al target de espectadores al que se dirigía el dibujo.

Lo de Price fue magnífico porque él estuvo a cargo de la narración de todos los episodios y su personaje tenían una fuerte presencia en las historias.

Otros cambios importantes:

-Después de décadas usando siempre la misma vestimenta a Shaggy y Dahpne les renovaron su estética. Al hippie le cambiaron los colores de la vestimenta y a la protagonista el corte de pelo, que en este dibujo tiene un look más ochentoso.

Otra particularidad es que en casi todos los episodios la presentan con una vestimenta diferente.

-Las historias, a diferencia de la serie original, donde los villanos eran monstruos de mentira, acá  lidiaban con elementos fantásticos y tenían un arco argumental que se iba desarrollando de manera cronológica a lo largo del programa.

Los protagonistas debían recapturar a los 13 fantasmas más peligrosos del planeta que se escaparon de un cofre encantado.

-Por otra parte, la serie estuvo plagada de referencias cinéfilas al género de terror.  De movida el título era una clara referencia al clásico de William Castle, 13 Fantasmas, e inclusive en un episodio se homenajeó a los célebres filmes de monstruos de los estudios Universal de la década del ´40.

-A Scrappy Doo  le quitaron todos los rasgos de su carácter que lo hacían insoportable y acá estuvo más controlado sin imponerse sobre el resto de los personajes

– El humor también jugó un papel importante y en esta serie se puede percibir dentro de los chistes y los guiños a la cultura popular la gran influencia de Rueggen que más tarde trabajaría en Animaniacs y Tiny Toons.

-Otro elemento loco es que los personajes, especialmente Vicent Price, le hablaba a los espectadores, rompiendo lo que se llama “la cuarta pared”.

La verdad que esta fue una gran serie de Scooby Doo que duró apenas 13 episodios, pero los realizadores trabajaron con conceptos muy locos y distintos a lo que se acostumbraba a ver con estos personajes.

AVH recientemente editó en dvd este clásico con el audio original subtitulado.

Acá están los créditos iniciales con la narración del gran maestro.