Historia del Zorro

Publicidad

Capítulo 13: Ghost of Zorro (1949)

El fin de una era

Todas las frranquicias populares del en algún momento encuentran un período de crisis que se relaciona a menudo con la falta de interés del público por los personajes o una debacle en la calidad de los contenidos.

En el caso del durante los primeros 20 años de vigencia en Hollywood, como vimos en la notas previas, los productores siempre encontraron una vuelta creativa para trabajar al héroe desde diversas perspectivas.

En 1949 la telvisión todavía no había explotado y el mercado de los seriales todavía gozaba de una enorme popularidad.

Las cadenas de cine necesitaban estas producciones ya que generaban que el público juvenil regresara todas las semanas a las salas para disfrutar a sus ídolos del cómic y el western.

Para la compañía Republic esto representó un arma de doble filo.

Por un lado había copado este nicho del mercado con sus productos y aunque tenían competencia de otros estudios sus recaudaciones eran imbatibles.

Sólo con las películas del cowboy Roy Rogers ya contaban con el dominio absoluto del cine clase B, sin embargo el éxito también demandó un incremento de las producciones y para fines de los años ´40 no daban a basto.

En esta manía de sacar seriales con la velocidad que un resturant de fast food cocina hamburguesas deterioró la calidad artísticas de los contenidos y el resultó un víctima de esta cuestión.

Ghost of quedó en el recuedo entre las peores producciones que se concibieron con el justiciero de Johnston McCulley y no fue una sopresa que representara el primer fiasco comercial de la saga.

El problema radicó en que ofreció una propuesta desapasionada que volvía a refritar las mismas fórmulas argumentales presentadas en las entregas previas.

Una vez más, un descendiente de Don Diego Vega aparecía en un típico  contexto del género para combatir a una banda de pistoleros que buscaban controlar un pueblo.

La versión oscura del Llanero solitario que masacraba villanos por entonces había terminado de cansar y el modelo de héroe que se presentaba se había alejado demasiado de la fuente original.

Un gran desventaja que tuvo este serial fue que la mayoría de las secuencias de acción encima eran un refrito de las entregas previas del y el serial de cowboys Daredevils of the West.

Para abaratar costos y apurar los tiempos de producción mechaban en la trama escenas de otros seriales y esto por supuesto atentaba contra el atractivo que podía tener la historia.

Debido a esta cuestión en Ghost of vemos a las tribus indígenas como una banda de psicópatas asesinos, un detalle cultural de la época que no encajaba con las historias originales de McCulley.

Sin embargo como se refritaban escenas de otras películas ese contenido era un relleno más de los episodios.

Esta producción tuvo como protagonista a Clayton Moore, quien experimentó una situación muy particular.

Moore venía de protagonizar varios westerns para Republic y cuando obtuvo el rol del pensó que eso impulsaría su carrera en Hollwyood.

Aunque la propuesta fue un fiasco y eso no sucedio el artista enseguida tuvo su revancha,

A raíz de esta labor el productor George W.Tendle lo convocó para encarnar al proyecto que cambiaría su vida para siempre.

Unos meses después debutó como el Llanero solitario y obtuvo una popularidad internacional con la que sería la encarnación más popular de ese personaje.

Otra figura conocida del reparto fue Pamela Blake, quien por entonces era la reina de los westerns clase B.

Una posición que le había permitido tener un rol más activo en esta producciones donde participaba de la acción en lugar de encarnar a la clásica damisela en apuros.

Sin embargo, el argumento trillado, la falta de secuencias originales en materia de peleas y tiroteos condenaron a este serial que no llegó a tener gran repercusión en el público.

De ese modo llegaba su fin la era del pistolero que había primado en los años ´40 y ahora se había convertido en un modelo agotado.

El relanzamiento del héroe recién llegaría a finales de la década siguiente.

Dato Loco:

El hijo de la actriz Pamela Blake, Mike Stokey, sirivió en el Ejército donde combatió en la Guerra de Vietnam y años después se convirtió en el consulto militar de y Tom Hanks en Rescatando al Soldado Ryan y la serie Band of Brothers.

Notas relacionadas

Publicidad

2 comentarios

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.