Curtains: El slasher de culto de 1983

Publicidad

Esta película quedó afuera del Top 250 del género de entre los inevitables daños colaterales ques siempre tienen la producción de esos informes.

No obstante merecía tener su propio articulo por el particular modo en que volvió a tener notoriedad tras 20 años de olvido.

Curtains, que contó con una magnífica campaña promocional de afiches, fue un proyecto canadiense muy especial que surgió en el pico de gloria del slasher a comienzos de los años ´80.

El proyecto fue concebido por Peter Simpson, quien venía de pegarla en la taquilla con el clásico Prom Night (1981), protagonizada por Jamie Lee Curtis.

Su intención con esta producción era desarrollar un slasher más complejo destinado a un público adulto de a partir 30 años.

En otra palabras, la versión Yacht Rock del subgénero que evadiría las temáticas juveniles que presentaban el resto de los filmes.

Simpson delegó la dirección en Richard Clupka, un artista que luego continuó su carrera como director de fotografía en Europa.

El reparto reunía figuras con trayectoria donde sobresalieron las presencias de John Vernon (clásico colaboarador de en la saga de Harry el sucio, y The Outlaw Josey Wales); Samantha  Eggar, quien fue parte de The Collector, de Willliam Wyler y The Brood, de David Cronenberg; y Linda Thorson, la recordada Tara King de la serie inglesa The .

La trama se relacionaba con un grupo de actrices que participaban de un casting para ser parte de la película de un famoso director.

Durante las pruebas un psicópata enmascarado aparecia para matar a las artistas.

De esa premisa, que tomaba la fórmula tradicional del slasher que primaba en ese momento, Curtains proponía aportarle un poco más de complejidad al incorrporar contenidos del thriller psicológico.

Esta cuestión eventualmente derivó en una gran disputa entre el productor y el director que estuvo cerca de terminar a las piñas.

Simpson quería hacer una película que tuviera su contenido pero que fuera también pochoclera, mientras que el Clupka buscaba explorar el aspectó psicológico del conflicto en lugar de ofrecer el típico espectáculo gore.

La tensión en el set se hizo insostenible y Clupka abandonó el rodaje que fue completado por el propio Simpson.

El resultado final que llegó a los cines fue un híbrido de esas dos visiones.

 

La película tenía claramente su veta comercial pero también contaba con una trama más compleja en conparación a los filmes de y sus respectivos clones.

Cuando se estrenó en 1983 fue un fracaso comercial y la prensa no tuvo piedad en aniquilarla al considerarla una obra misógina, que era el clásico caballito de batalla de los críticos contra el slasher.

Durante 20 años quedó en el más completo olvido hasta que volvió a tener notoriedad con al explosión de internet en los comienzos de siglo 21.

La película resultó mucha más valorada por el publico y la prensa de la actualidad y Curtains empezó a cultivar un fenómeno de culto.

Los fans iniciaron una campaña online para que se editara en dvd, ya que por entonces sólo circulaban las copias del vhs de 1984.

En el 2010 finalmente los consigueron y cuatro años después salió en Blu Ray la edición resmaterizada que además incluyó un sobre la historia del film y y su particular resurrección.

Aunque nunca sabremos como hubiera sido la visión original del director, esta propuesta cuenta con varias virstudes artísticas donde se nota la intención de hacer algo diferente.

Más allá de la calidad de la actuaciones que pasan por arriba a cualquie slasher hollwywoodense de ese período, un detalle que me encanta de este film son los pequeños giros inesperados que presenta la narración.

Se trata de situaciones que se encaminan por un rumbo determinado y luego tienen una vuelta que te desoncirerta por completo.

Un ejemplo,

En un momento una actriz es acechada por un psicipata enmascarado que intenta violarla. La escena es incómoda de ver sin embargo tiene un remate inesperado.

En realidad se trata de juego erótico de una pareja que simulaba a través de una fantasía ese hecho.

Así hay varios momentos donde el film descoloca al espectador con escenas de tensión que después se encaminan por otro lado.

Tres grandes momentos para resaltar de Curtains.

La secuencia con una muñeca macabra que es alucinante, el acecho del asesino enmasrcarado en una pista de hielo y el clímax que es muy bueno.

Otro detalle simpático lo representa la transición de escenas que se dan con un telón que se abre como si introduciera el acto de una obra de teatro.

Actualmente se encuentra disponible en You Tube y si la desconocían recomiendo que le den una oportunidad,

Este es el avance original en este link.

 

 

 

Notas relacionadas

Publicidad

1 comentario

  1. Me acuerdo que está película tenía una persecución al final que era muy buena. Y que era uno de esos slashers que te terminaban sorprendiendo.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.