Reseña de Mighty Ducks: Game Changers

Publicidad

Calificación: A

El regreso de los Mighty Ducks en formato televisivo sobresale entre las mejores produccciones de que se concibieron en estos últimos años.

Hicieron todo bien y brinda una enorme satisfaccion a los fans de las saga, al mismo tiempo que tiene el potencial de capturar al público de una nueva generación.

La de diez episodios es una combinación de reboot y sequela de la trilogía cinematográfica de los años ´90 que previamente reseñé en otras notas.

Si bien la trama se centra en un nuevo reparto es conveniente repasar las entregas previas, ya que el disparador del conflicto tiene una estrecha vinculación con el final de la última película.

En la proudccion de 1996, los Ducks se jugaban el futuro de su educación en la prestigiosa academia Eden Hall, que les abría las puerta a la universidad.

Durante el partido final contra el equipo del colegio, los protagonistas ganaban el duelo y el nombre de los Ducks era adoptado por la institución.

25 años después el equipo se convirtió en una de las más exitosas franquicias dentro del hockey sobre hielo juvenil.

Las formaciones de los Ducks que vinieron después ganaron todo pero también perdieron el espíritu que los había originado y en la actualidad se convirtieron en una agrupación de idiotas elitistas que discriminan a los chicos, según el estracto social del que provienen.

Evan Morrow, un joven de 12 años que sueña con ser parte de los famosos patos sufre ese tratamiento por parte del entrenador, quien lo deja afuera del nuevo reclutamiento, pese a tener condiciones para ese deporte.

Indignada por el modo en que se maneja el equipo, la madre de Evan, interpretada por una excelente Lauren Graham (Gilmore Girls) decide formar un nuevo equipo con todos esos chicos que serían rechazados por los Ducks.

De ese modo nacen los Don´t Bothers que tiene como política principal disfrutar el juego más que la obsesión por las victorias.

El problema es que Alex, la madre de Evan, no tiene la más pálida idea de hockey, pero le pone un entusiasmo enorme para hacer feliz a su hijo.

En este contexto reaparece el recordado entrenador Gordon Bombay (Emilio Estévez), quien lejos de la gloria deportiva del pasado, en la actualidad administra una pista de hielo y no quiere saber nada con el deporte debido al destino nefasto que tuvo la franquicia de los Ducks.

Sin embargo con la aparición de los Don´t Bothers de a poco vuelve a reconectarse con la gran pasión de su vida para ayudar a la madre de Evan.

Hay varias cuestiones para destacar de esta que disfruté muchísimo.

En principio el modo en retomaron el espíritu original de la primera película con una vuelta diferente en el argumento.

El verdadero corazón de la historia no pasa por las competencias deportivas sino por esa relación madre e hijo entre Alex y Evans que es el catalizador del conflicto central.

Un vínculo que no solemos ver a menudo en la ficción, al menos trabajados de esta manera.

Los Morrow generan una empatía absoluta desde el primer episodio y aunque ella es la que lleva adelante sola la educación de Evan, me pareció genial que no pusieran al padre en el trillado rol de villano.

Su ausencia está muy bien explicada y cuando el hombre reaparece surge un momento muy emotivo.

Por el lado de los chicos el casting fue brillante y cada uno tiene una personalidad bien definida que contribuyen a generar una química de equipo muy especial.

Uno de los grandes hallazgos del casting es Maxwell Simkins en el rol de Nick Ganz, quien se roba varios momentos de la temporada.

Un personaje que amaga con ser el sidekick del protagonista y luego acapara la atención con los aportes cómicos y toda una subtrama argumental que tiene su rol.

Dentro de los Don´t Bothers es claramente uno de los más carismáticos y evoca el espiritu del arquero Goldberg en la trilogía original.

Dentro del reparto adulto Lauren Graham es la gran protagonista y se luce con un gran dominio de la comedia.

Esto es probablemente lo mejor que hizo desde Gilmore Girls.

Me gustó mucho la dupla que forma con Emilio Estévez y agradezco que no forzaran un romance entre los personajes en esta instancia de la historia.

La labor de Emilio, por otra parte, es muy interesante porque el rol de Gordon va de menos a más con el desarrollo de la trama.

Al comienzo de la historia se encuentra entra en un momento oscuro de su vida donde cuesta reconocer ese líder inspirador que fue alguna vez y el modo en que se reencuentra con su pasión es una gran subtrama incluye la serie.

El reencuentro con la vieja escuela de los Ducks probablemente integra uno de los grandes momentos de la temporada.

Un aspecto sobresaliente de Game Changers que quiero destacar es el modo en que los produtores adaptaron el espíritu de la franquicia a la cultura del siglo 21.

Muy especialmente el modo en que se abordó la cuestiones de inclusividad y diversidad dentro de relato que nunca resulta invasivo.

Ojalá en Hollywood le prestaran más atención a este modelo que es el camino correcto para desarrollar estas cuestiones en los contenidos de ficción.

El mejor ejemplo lo encontramos en el modo en que se retrató a las madres de Nick, un matrimonio de mujeres que aparece con naturalidad sin llamar la atención por ese tema.

Si esta serie hubiera sido un proyecto del canal CW probablemente en todos los episodios se le hubiera recordado al público que las madres de Nick componen una pareja gay.

La historia de los Mighty Ducks nunca pierde el foco del conflicto central sin dejar de tener en cuenta estos cambios en los paradigmas culturales.

En mi opinión este es el modo en que deberían tratarse eso temas con el fin que la inclusividad no caiga en lugares comunes ni le falte el respeto a la inteligencia del público.

Mi unica objeción con Game Changers es que me hubiera gustado que los episodios fueran un poco más largos.

Salvo por el último la mayoría rara vez superban los 25 minutos.

Ojalá hagan una nueva temporada porque este reparto está para seguir.

Una gran sorpresa de Disney, que  según los equipos de producción que arman, a veces estrenan pedorradas como Cruella o las innecesarias ramakes live action y en otras ocasiones contenidos de mayor nivel como Stargirl o este gran regreso de los Ducks.

 

Publicidad

2 comentarios

  1. Esta reseña me viene perfecta porque estoy por empezar a ver esta serie, hace poco vi la trilogía (que tenía pendiente) y me gustaron todas. Ya Kenan Thompson dijo que le gustaría aparecer en una segunda temporada, ojalá que se haga. No sé si me equivoco, pero me parece que esta serie no tuvo la difusión que se merece, esperemos que le haya ido bien en cantidad de reproducciones.

  2. Soy fanatico de la trilogia Original, una fija en mis alquileres de video club.
    Me gusto esta propuesta, porque está bien encarado todo. Tal vez algunos capitulos son mas lentos y en otros la historia avanza mucho como si nada.
    Cobra Kai la pego con el formato de 25/30 minutos y muchos acusaron recibo me parece.
    Lo mejor sin dudas es volver a ver a Connie Moreau!!
    Espero que Charlie asime la nariz en la prox temporada.
    Tienen mucho jugo para sacarle.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.