Tarzán en Manhattan (1989)

: Episodio 20

En la entrega anterior de este informe vimos uno de los filmes más lisérgicos que se hicieron con el personaje de Edgar Rice Burroughs en el cine.

Si bien aquella producción Bollywood sigue siendo la más fumada de todas, la gente de Hollywood no se quedó atrás y en 1989 se estrenó Tarzán en Manhattan.

Esta película concebida para la televisión tenía la intención de ser el piloto de una serie que nunca llegó a concretarse y desarrollaba la historia del personaje en la actualidad.

La paradoja de esta propuesta es que pese a ser un film disparatado por la historia tonta que narró, al mismo tiempo presentó al más grande Tarzán de todos los tiempos.

Si hoy ves este film vas a pensar que estoy loco porque Joe Lara no brinda precisamente una gran actuación. Por el contrario, su labor es horrible.

Sin embargo siete años después de filmar esta película tuvo su gran revancha en la mejor adaptación que se hizo de los libros de Burroughs. Una propuesta donde además presentó una enorme evolución como actor.

Aunque todavía no llegamos a esa nota.

Tarzan-in-Manhattan

En 1989 Joe Lara era un modelo que consiguió el papel en este desquiciado film por tener el físico adecuado. Con un metro noventa de altura el tipo tenía las condiciones necesarias para darle vida al personaje, aunque no tuviera antecedentes como actor.

Si bien no era precisamente Al Pacino tenía carisma y la verdad es que él no fue responsable de este bizarro fiasco, sino el enfoque que le dieron los productores al personaje.

Tarzán en Manhattan tuvo la intención de restaurar al hombre mono estúpido de Johnny Weissmuller para una nueva generación.

La película presentó el regreso de la mona Cheeta, quien había estado ausente de las historias de Tarzán desde los años ´60.

Aunque el hombre mono de Lara era un poco más serio, el personaje terminaba involucrado en una historia delirante que por momentos parecía una sátira de la obra de Burroughs.

Cuando unos cazadores norteamericanos matan a Kala (la mona que había adoptado a Tarzán) y secuestran a Cheeta, el protagonista los persigue hasta Nueva York para cobrarse venganza y rescatar a su mascota.

En la ciudad Tarzán se encuentra con Jane Porter, que trabaja como taxista (no es chiste), y lo ayuda a buscar a los villanos con la ayuda de su padre, Archimedes Porter, quien es un policía retirado.

El personaje fue interpretado por Tony Curtis, quien brinda una parodia desopilante de Harry, el sucio.

Gran parte de la historia básicamente fue un robo de Cocodrilo Dundee 2 (estrenada en los cines un año atrás) con la diferencia que acá el protagonista era el hombre mono.

La película es muy divertida porque brinda todo tipo de situaciones ridículas en una propuesta que capturó a la perfección la cultura popular de los años ´80.

No obstante, da un poco de lastima verlo a Lara en esta historia porque el tipo tenía el potencial de encarnar a un buen Tarzán, pero los productores querían revivir la versión de Johnny Weissmulller.

Afortunadamente el actor tuvo su gran revancha en 1996.

Jane Porter en este caso fue interpretada por Kim Crosby, un conocida actriz de Broadway que fue la protagonista original de la obra Into the Woods, en el papel de Cenicienta.

Por otra parte, el villano estuvo a cargo de Jan Michael-Vicent (Airwolf), cuya carrera por aquellos día comenzaba a decaer por el abuso del alcohol.

Luego de este film tendría varios accidentes automovilísticos que terminarían por desfigurar su rostro.

La dirección de Tarzán en Manhattan corrió por cuenta de Michael Schultz, responsables de dos filmes de culto bizarros como Sergeant Pepper Lonely Heart Club Band (1978) y The Last Dragón (1985), desquiciado musical de artes marciales.

La película se editó en dvd y actualmente se puede ver completa en You Tube.

Este es un clip que recupera algunas de las escenas más recordadas de esta producción.

 

3 Comentarios

  1. Leyendo toda la retrospectiva, da la sensacion que salvado honrosas excepciones la gran mayoria de lo que hicieron con Tarzan es una bosta!!!

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*