Tony Burton: Adiós al gran Duke

Se nos fue Duke.

Uno de los personajes más queridos de la saga de , interpretado por Tony Burton, quien en el día de ayer falleció a los 78 años en California.

En mi reseña extendida de Creed justamente me refería a la ausencia del actor que se lo extrañaba en la trama de esa película.

Mi suposición lamentablemente no estaba alejada de la realidad.

El motivo por el que Tony no fue parte de esa película se debió a que los últimos años su salud se volvió más frágil. Luego de su participación en Rocky Balboa en el 2007 el actor apareció en el film independiente de terror, Hack, y desde entonces no volvió a trabajar.

En los últimos años el artista participó de numerosas convenciones de cine en Estados Unidos donde se encontraba con los fans de la saga de Rocky para compartir su experiencia en el cine.

Tony Burton nació el 23 de Marzo en Flint, Michigan, y antes de dedicarse a la actuación fue un notable deportista que sobresalió en el fútbol americano y el boxeo.

En esta disciplina llegó a ser campeón en la categoría Peso semipesado de Arizona y entre 1958 y 1959 se desempeñó como pugilista profesional.

Tony siempre destacaba que su pelea más memorable fue la que tuvo el 6 de abril de 1959 frente a Lamar Clark, quien en ese momento era el número 10 del mundo en la categoría de Pesos pesados.

Burton perdió en el sexto round, pero al igual que Rocky con Apollo en el primer combate, le dio una pelea durísima a Clark, quien se retiró luego con el récord de 44 knock outs consecutivos.

En años posteriores Lamar Clark siempre destacó esa pelea como la mejor de su carrera por la complicaciones que tuvo para derribar a Tony.

Lamentablemente luego de la experiencia del boxeo su vida se descarriló y terminó condenado a tres años de prisión por robo.

La prisión para mí fue productiva porque me dio la oportunidad  de obtener mi diploma en la escuela secundaria y un título de la Universidad de California. Pero lo más importante, es que me permitió descubrirme a mí mismo y lo que deseaba hacer en la vida sin auto-destruirme“, expresó el artista en una entrevista que brindó en 1988 al diario United Media.

En la cárcel Tony descubrió su pasión para la actuación y al cumplir su condena formó parte de la primera camada de alumnos del legendario Actors Studio.

Como ocurrió con muchos colegas negros, como Carl Weathers (el recordado Apollo Creed), Tony comenzó su carrera en el cine durante la movida del Blaxploitation en lo años ´70.

Su debut se produjo en 1974 en The Black Godfather, superclásico de acción de este subgénero.

A partir de ese momento nunca de trabajar hasta el 2007.

Burton apareció en muchísimas series populares de los años ´70 y ´80 como Koyak, Nancy Drew Mysteries, Barreta , Brigada A, Airwolf, Luz de luna y El gran héroe americano, entre tantas otras propuestas conocidas.

En el cine también fue parte de Los Bingo Long, el equipo de las estrellas (1976), junto  Billy Dee Williams, James Earl Jones y Richard Pryor, Masacre en el precinto 13 (1976), dirigida por John Carpenter, y El resplandor (1980) de Stanley Kubrick.

Sin embargo, el personaje más famoso que encarnó fue Duke Evers, el entrenador de Apollo Creed en la saga de Rocky.

En el día de ayer Carl Weathers destacó algo en su cuenta de twitter que me pareció muy interesante.

Su intensidad.

Algo muy loco de la carrera de Tony Burton es que nunca llegó a ser protagonista en ninguna de las producciones en las que trabajó.

Sin embargo, toda su carrera la construyó como un actor secundario que nunca pasaba desapercibido.

Esa intensidad que le ponía a los personajes y la manera en que se compenetraba en su rol era algo extraordinario, muy especialmente en la saga de Rocky.

Por esa razón lo destaqué tanto en la reseñas que hice sobre esos filmes.

El modo en que expresaba sus diálogos y sus expresiones faciales cuando la cámara tal vez no estaba puesta en él era increíble.

Yo recomiendo hacer el ejercicio de repasar la saga de Rocky prestando especial atención a las escenas de Tony. Van a descubrir que el tipo era un actorazo.

Por ejemplo, tenemos el caso de esta escena de la primera entrega.

Duke está mirando en la tele una entrevista que le hacen a Rocky en un frigorífico y enseguida descubre que el retador de Apollo no se toma el evento como una simple xhibición. Sin embargo su protegido está más preocupado por los negocios que la pelea en sí.

Presten atención a la mirada de Tony cuando Apollo pide más café.

En Rocky 2 también tiene grandes momentos.

Otra escena fantástica. La honestidad de Duke ante la mala idea que para él representa la revancha.

He’s all wrong for us baby.

Rocky 4 era su favorita de la saga, probablemente porque es la entrega donde más sobresalió como actor.

Esa intensidad de la que habla Carl Weathers la encontramos claramente en esto momentos.

Tenía un modo de expresar los diálogos que contribuía a que sus escenas fueran especiales.

Otra vez, sigan a Burton en esta escena.

El tipo entra en el ring y se pone a pelear con los colaboradores del equipo de Drago. No recuerdo haber visto un actor secundario que hiciera estas cosas. Probablemente eso estuviera escrito en el guión pero Tony hacía que la situación fuera más realista. Este momento en que motiva a Rocky te pone la piel de gallina.

Este era Tony Burton.

Sus lágrimas en el discurso final de Rocky 4 serán inolvidables. El modo en que saluda a Paulie con beso, el tipo llorando de verdad, es algo fantástico que siempre me impactó de su trabajo.

La última participación del actor en la saga se produjo en Rocky Balboa. Aunque el rol era menor, Stallone le escribió un gran diálogo que Tony supo aprovechar.

Es un minuto pero se roba el momento por la intensidad con la que interpreta la escena.

Se fue un tremendo actor que los fanáticos de Rocky siempre vamos a recordar con cariño.

Gracias Tony Burton.

Tony-Burton b

3 Comments on Tony Burton: Adiós al gran Duke

  1. Cuando salio la noticia de la muerte de Tony, se lo comente a unos amigos en un grupo de Whatsapp y primero fue rememorar momentos de el… NO PAIN, NO PAIN… y esas cosas… y luego entramos en un debate que nunca finalizo, ya que nunca di el brazo a torcer… Cual es la mejor de la saga y con un amigo decíamos que la 3 y los otros tres decían que la 4 y así estuvimos discutiendo largo rato… Malisimo que Burton eligiera la 4 como la mejor, ya me cago… =P…

    Saludos!

  2. You know all there is to know about fighting, so there’s no sense us going down that same old road again. To beat this guy, you need speed – you don’t have it. And your knees can’t take the pounding, so hard running is out. And you got arthritis in your neck, and you’ve got calcium deposits on most of your joints, so sparring is out…So, what we’ll be calling on is good ol’ fashion blunt force trauma. Horsepower. Heavy-duty, cast-iron, piledriving punches that will have to hurt so much they’ll rattle his ancestors. Every time you hit him with a shot, it’s gotta feel like he tried kissing the express train. Yeah! Let’s start building some hurtin’ bombs!

    No encontré una traducción decente… Me encanta la parte que le dice que cada vez que lo golpee, tiene que sentir que trató de besar a una locomotora…
    De esos personajes que aparecen poco, pero te apuntalan a los principales… Lástima que no le dieron el Oscar a Sly, seguramente se hubiera acordado

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


A %d blogueros les gusta esto: