Cannon Films: Duelo de documentales

Un productora independiente que hizo historia en los años ´80 con más de 300 películas estrenadas en un período de 15 años.

Sin embargo, los fundadores de Cannons Films, Menahem Golan y Yoran Globus siempre fueron considerados “los grasas “de Hollywood con los que nadie quería tener relación.

Al menos en la elite del cine norteamericano.

La apasionante historia de Cannon y su impacto en la cultura popular de los años ´80 recientemente fue objeto de dos documentales que se encargaron de narrar los orígenes, el período de gloria y desaparición de esta compañía que es recordada con cariño por muchos cinéfilos.

La situación es así.

Mark Hartley,  el documentalista responsable del excelente film Not Quite Hollywood, relacionado con el género del Ozploitation (el cine clase B australiano),  decidió narrar la historia de los productores y la compañía Cannon en un film financiado por el director Brett Ratner.

Sin embargo, cuando el realizador empezó a trabajar en el proyecto se encontró con un gran contratiempo.

Menahem Golan y Yoran Globus se negaron a formar parte del film.

El motivo se debió a que los productores decidieron hacer su propio documental y competir con el proyecto de Bagley.

Por esa razón en un breve período de tiempo se estrenaron dos producciones que narran la historia de Cannon Films.

Electric Boogaloo, dirigida por Hartley, y The Go-Go Boys, producida por Golan y Globus.

Una tuvo una gran recepción de la prensa y con la otra sucedió exactamente lo contrario.

Esto se debió a los enfoques con los que se trabajaron los documentales.

Electric Boogaloo (que tuve la oportunidad de ver) es una excelente película que analiza en detalle la historia de Cannon.

Golan-and-GlobusEl film tiene la virtud de contar con los testimonios de muchos laburantes que fueron parte de esas películas, como directores, guionistas, productores, músicos y actores.

Hatley retrata en profundidad los orígenes de Golan y Globus y la manera en que se convirtieron en reyes del cine clase B, con una mirada crítica donde también se exponen los aspectos negativos de Cannon.

A lo largo del film muchos artistas plantean como el ritmo desquiciado que tenían los productores para hacer cine afectaba el contenido artístico de las producciones.

Con la desesperación de sacar lo más rápido posible la película en los cines se hacía literalmente cualquier cosa.

Lo que me gustó de Electric Boogaloo es que tiene una mirada crítica sobre Cannon pero al mismo tiempo le rinde un gran tributo a esta productora que le brindó muchas alegrías a cinéfilos de todo el mundo.

La película está muy bien equilibrada. Hagley no es complaciente con Golam pero también le reconoce sus virtudes, entre ellas su enorme apoyo a los cineastas independientes.

Muchos de los temas que traté con notas en el blog están presentes en el film, como las producciones de calidad que hizo Cannon gracias al dinero que recaudaban los trabajos de Chuck Norris y Charles Bronson, y la creación de las películas de ninjas que fueron muy populares en los ´80.

gogoA Electric Boogaloo lamentablemente le faltó el testimonio de Golan y Globus que hubiera cerrado de manera gloriosa esta película.

Hartley tampoco pudo conseguir la palabra de Chuck Norris y Sylvester Stallone, dos artistas que quedaron muy asociados con la imagen de Cannon.

Especialmente Norris, quien hizo con esta productora sus películas más famosas. Una lástima que Chuck no apareciera porque su palabra hubiera sido muy valiosa.

De todos modos el director consiguió muy buenos testimonios de figuras reconocidas como Franco Nero, el director Franco Zefirelli, Richard Chamberlain, Dolph Lundgren, Marina Sirtis, Molly Ringwald, Bo Derek, Michael Dudikoff y Tobe Hooper entre otros.

A modo de Dato Loco me sorprendió mucho lo mal parada que queda en esta película Sharon Stone, quien fue protagonista de Las minas del Rey Salomón y su continuación.

Los miembros del equipo técnico hablan pestes de ella y dicen que era muy mala persona. Todo el mundo la odió durante el rodaje de estos filmes, inclusive los extras sudafricanos.

Algo que es confirmado por el propio Richard Chamberlain, pese a que como buen caballero utilizó palabras más amables con la actriz. Sin embargo con humor deja en claro que las cosas que se dicen sobre ella son ciertas. Sharon Stone, cuando no era famosa todavía, era muy difícil de tratar porque se cría un ser superior que despreciaba a todo el mundo.

Por eso en Cannon la odiaron. El motivo por el que terminó involucrada en esas películas es desopilante pero no les voy a quemar la anécdota en esta nota.

Lo cierto es que para competir con Electric Boogaloo, Menahem Golan y Yoran Globus hicieron su propio documental que se tituló The Go-Go Boys.

Una producción que retrata la historia de Cannon con una mirada extremadamente indulgente hacia la compañía.

Por ese motivo el film no fue bien recibido en la prensa, ya que es un autohomenaje vanidoso que se hicieron los productores y carece de una análisis profundo como el que presentó Hartley en su trabajo.

A diferencia de Electric Boogaloo, la película cuenta con el testimonio de Jean Claude Van Damme, Billy Drago, Jon Voight y el director Andrey Konchalovskiy (Escape en tren).

Chuck Norris, por cierto tampoco formó parte de este film aunque aparece con testimonios de archivo.

Si son fan de Cannon la película que tiene que ver es Electric Boogaloo.

Me encantó el trabajo de Mark Hartley y se los recomiendo. Por cierto, imperdible los comentarios de Franco Nero sobre American Ninja.

A continuación pueden ver los avances de ambos documentales.

Electric Boogaloo.

The Go-Go Boys.

7 Comments on Cannon Films: Duelo de documentales

  1. Como andas Hugo? Totalmente off topic, pero te queria preguntar cual es el idioma original de las peliculas de leone con clint eastwood, porque en netflix aparecen en ingles, pero si no me equivoco clint hablaba bien el italiano, asi que queria saber cual seria el idioma, y ya que estoy te pregunto si de casualidad sabes el idioma original de ultimo tango en paris, porque aparece en frances, pero mis viejos me dijeron que estaba hablada en ingles. Desde ya gracias por todo, y ojala que el blog siga x muchos años mas. Saludos

  2. El idioma original siempre fue en inglés. De hecho, Leone quedó en el recuerdo por ser un director italiano que dirigía películas en inglés sin hablar una palabra de ese idioma!

  3. Sin ser muy fanatico de Cannon, vi el documental de Hartley. Muy bueno! No sabia que habian hecho tantos “clasicos” de los ochenta. Muy loco como siempre iban “al limite” de sus posibilidades. Se nota que (talento al margen) les gustaba lo que hacian.

    Saludos y buen año!

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


A %d blogueros les gusta esto: