Sally y La princesa de hojalata

sEntrega final de la saga de , una gran creación de que presentó muy buenas historias de misterio ambientadas en la era Victoriana.

Con el cuarto y último volumen de la serie se da una situación bastante especial.

El libro se editó en castellano con el título Sally y La princesa de hojalata pero la gran protagonista de las tres novelas previas en esta caso tiene una breve participación en la trama.

Esta novela de Pullman en realidad debería ser considerada como un spin-off de la trilogía de Sally, que reseñé previamente en el blog.

El autor en esta oportunidad le dio el protagonismo a los personajes que habían tenido un rol secundario en los libros.

Jim Taylor, detective amateur y fiel compañero de aventuras de Sally, y Adelaide, la niña que había desaparecido en el final de La maldición del rubí y vuelve en esta historia con un perfil muy diferente.

Jim finalmente logra dar con el paradero de la chica que a esta altura se convirtió en una adolescente.

Adelaide se encuentra casada con el príncipe Rodolfo de Razkovia, un pequeño país de Europa que es disputado por Alemania y el Imperio austro-húngaro.

Cuando el hermano del príncipe es asesinado, Rodolfo y Adelaide se convierten en los nuevos reyes de Razkovia y el principal blanco de una conspiración que aspira a destruir a la familia real y dejar el país en manos de una nación extranjera.

PRLa princesa de hojalata se vende comercialmente como una propuesta juvenil, pero su contenido está muy lejos de ser una lectura ligera para adolescentes.

En este trabajo Pullman decidió revisitar el universo de ficción de Sally Lockhart desde un perspectiva diferente.

El libro presenta un thriller político de aventuras que está plagado de giros inesperados y es muy ameno de leer por las constantes sorpresas que presenta el relato.

El autor hizo un gran trabajo con toda la historia del país ficticio de Razkovia y el linaje de la realeza.

Pullman no sólo cambió la ambientación de la trama sino que le dio un protagonismo absoluto a Jim y Adelaide, quienes en la entregas anteriores habían acompañado a Sally Lockhart en sus aventuras.

Me gustó la relación que se gesta entre estos dos personajes y la manera en que se resolvió la misteriosa desaparición de la niña en el primer volumen de la serie.

Obviamente la ausencia de Sally, quien aparece brevemente al principio y al final de la novela, se siente en la historia y La princesa de hojalata nunca llega a estar a la altura de los libros previos.

No obstante es un muy buen thriller de Pullman que brinda un buen entretenimiento con una propuesta diferente dentro de esta colección.

Lamentablemente el escritor inglés no volvió a escribir más historias de Sally Lockhart, ya que su atención luego de este trabajo se enfocó por completo en la famosa serie de La materia oscura.

Si bien esa obra es superior por el contenido que trabaja, la saga de Sally también se destaca entre lo mejor de su bibliografía.

Disfruté muchísimo de esta serie y se la vuelvo a recomendar a quienes les interese leer buenas historias de misterio ambientadas en el Londres del siglo 19.

 

4 Comentarios

  1. La verdad q después de “EL tigre en el pozo”, la vara había quedado muy alta para el cuarto volumen.

    Aunque se extraña a Sally, la historia se mantiene muy bien sin ella Jim es un muy buen personaje y el cambio de escenario le sienta muy bien.
    Coincido con vos Hugo, aunque se vende para adolescentes no es para nada ligera.
    Las intrigas, los giros que tiene y sobre todo el final ¿Feliz?. Hace que te queden ganas de leer mas de Jim , Adelaida y sobre todo de Sally.
    Una historia de ella ya casada seria muy buena el personaje da para mucho todavía, ojala que Pullman la retome en algún momento.

    Se sabe algo mas de la adaptacion de “La materia oscura” a tv?

  2. Parece que va a ser una adaptación más fiel que planea la BBC pero no hay más información todavía.
    Y coincido con vos, la vara había quedado demasiada alta después de El tigre en el pozo y tal por eso Pullman dejó la serie.

Comentarios cerrados.