Retrospectiva Bond: Episodio 11

moonraker-by-mike-mahleHoy: Moonraker (1979).

Luego del estreno de Star Wars, en 1977, surgieron en el cine y la televisión numerosos clones que intentaban explotar el fenómeno que había generado el trabajo de George Lucas.

Así fue que se estrenaron series como Galáctica, Jason of Star Command, Buck Rogers en el siglo 25 y películas como Starcrash (1979), The Black Hole (1979), Message from Space (1978), Star Odyssey (1979), Battle Beyond the Stars (198o), Brazilian Star Wars (1979), la bizarra remake brasilera, y Turquish Star Wars (1982), otra remake clandestina que filmaron los turcos.

Prometo desarrollar en detalle este tema en otro informe.

No es difícil en este contexto imaginarse a Cubby Broccoli fumando un habano en su mansión mientras planificaba la siguiente la película de James Bond.

La espía que me amó había resultado un enorme suceso internacional y la franquicia funcionaba mejor que nunca.

En los créditos finales del film se había anunciado que 007 regresaría en Sólo para tus ojos, pero los Jedis cambiaron los planes.

El público tenía hambre de ciencia ficción, ya sea en la televisión o en el cine, y en 1978 no paraban de estrenarse propuestas que remitía o robaban de manera burda la obra de George Lucas.

Si James Bond logró mantenerse vigente en la pantalla grande desde 1962, esto se debió a la habilidad de Broccoli para adaptar las aventuras del agente secreto a las corrientes culturales del momento.

Cuando el Blaxploitation se puso de moda en Estados Unidos la compañia Eon hizo Vive y deja morir que era un típico film de ese subgénero protagonizado por Bond.

Frente a semejante furor que había en el mundo por la ciencia ficción, para Cubby Broccoli resultó obvio el camino a seguir.

Había que llevar a 007 al espacio.

007_moonraker_c1_us1shEl productor repasó los libros de Ian Fleming y encontró lo que buscaba en la novela Moonraker (1955).

Todo encajaba a la perfección. La trama tenía que ver un psicópata que planeaba destruir Londres con una bomba nuclear.

El conflicto no le servía en ese momento, lo importante era el título.

Moonraker era el elemento comercial perfecto para el film que deseaba realizar. El siguiente paso fue construir una historia que se enfocara en la ciencia ficción y utilizara el nombre del libro.

Christopher Wood, el nuevo guionista de la saga desde La espía que me amó, se puso a trabajar en el tema y de esa manera nació una de las entregas más ridículas y extravagantes de esta franquicia.

Moonraker fue un delirio absoluto que presentó una propuesta argumental que desafiaba la lógica y el sentido común.

En esta ocasión Bond se enfrentaba a Hugo Drax, un empresario industrial que estaba peleado con la vida y planeaba erradicar toda la vida humana del planeta para desarrollar una nueva sociedad en una estación espacial secreta.

¿Cómo hizo Drax para construir la enorme estación espacial sin que ningún gobierno de la Tierra se diera cuenta?

Inexplicable.

El villano le robaba un transbordador a los Estados Unidos y lo escondía cerca de las Cataratas del Iguazú, donde construía un imponente centro espacial para lanzar la nave al espacio.

La premisa era completamente lisérgica y las cosas empeoraban más todavía con las numerosas situaciones ridículas que lo tenían a Bond como protagonista.

Entre las numerosas escenas bizarras hay una desopilante que se lleva todos los premios.

Bond Viaja a Rio de Janeiro donde se enfrenta a los hombres de Drax. En un momento lo golpean y termina desmayado en una ambulancia.

007 se despierta y logra escapar del vehículo.

imagesEn la siguiente escena, por motivos que no tienen explicación, Bond aparece vestido de gaucho montando un caballo, mientras suena la música de Los siete magníficos de fondo!!

Sin embargo la cosa no termina ahí.

Bond entra con su vestimenta autóctona al cuartel del Servicio de Inteligencia inglés que funciona dentro de un monasterio.

En el lugar lo recibe Q, quien trabaja en una serie de inventos. Entre ellos, unas boleadoras de gaucho explosivas!

A nivel argumental Moonraker fue a Bond lo que la serie de Adam West de los años ´60 a Batman.

Ahora bien, a la hora de analizar en serio este film es menester separar bien los tantos.

Así como no se puede obviar los delirios que presentaba el guión, tampoco se puede dejar pasar las enorme virtudes técnicas que tuvo esta película.

Moonraker fue la producción más ambiciosa de la saga Bond hasta 1979 y tuvo un presupuesto de 34 millones de dólares.

Para que se hagan una idea, en las primeras seis películas de la serie el dinero invertido nunca había superado los 10 millones de dólares.

Cada centavo estuvo bien aprovechado y en materia de realización a este film no se le puede objetar nada.

Uno de los momentos más importantes en toda película de Bond tiene lugar durante la primera escena de acción que se desarrolla antes de los créditos iniciales.

Los productores venían de presentar una secuencia histórica en el género como había sido la persecución inicial de La espía que me amó.

Para sorprender al público en Moonraker debían filmar otra escena que no tuviera antecedentes en el cine.

En aquellos días donde no existían los efectos digitales, los realizadores levantaron la apuesta con un secuencia extremadamente peligrosa de filmar.

Dos personajes se peleaban por un paracaídas mientras caían al vacío desde un avión.

Hasta 1979 jamás se había visto una secuencia de este tipo en el cine y por ese motivo sobresalió como una obra maestra del género de acción.

Para crear esta secuencia el equipo técnico tuvo que inventar una cámara especial que le permitiera a los dobles de riesgo capturar con precisión sus movimientos.

El final de la escena que parece un tributo a los Looney Tunes encima es glorioso. Una vez más, aplauso extendido de pie.

Por este tipo de momentos muchos fans amamos el género de acción.

Otra gran secuencia de acción fue la que filmaron en el Pan de Azúcar de Río de Janeiro, donde casi muere el doble de riesgo Richard Grayson cuando estuvo a punto de caerse de uno de los teleféricos.

Por otra parte, Moonraker representó la labor más ambiciosa del diseñador de producción Ken Adam, quien fue responsable de crear algunos escenarios memorables.

El cuartel del villano y la estación espacial fueron trabajo de una opulencia visual escalofriante.

La película sorprendió además con las secuencias de acción en el espacio que eran espectaculares y le valieron una nominación al Oscar a ese genio creativo que fue Derek Meddings.

Un discípulo de Gerry Anderson que inició su carrera trabajando en series de animación como los Thunderbirds, El Capitán Escarlata y Joe 90 para luego enfocarse en el cine.

Un año antes de desarrollar los efectos especiales de Moonraker, Meddings se llevó un premio Oscar por su labor en Superman, de Richard Donner.

En 1979 volvió a ser nominado por este film de Bond pero le tocó perder con Alien, de Ridley Scott.

El compositor John Barry regresó a la saga después de su ausencia en la entrega anterior y esta vez trabajó con arreglos musicales diferentes que terminaron por influir las composiciones que creó para otras películas en años posteriores.

Originalmente la canción clásica de los créditos iniciales estuvo a cargo de Johnny Mathis, quien no pudo completar el proyecto y complicó a último momento a los productores.

Para salir del paso Broccoli convocó una vez más a Shirley Bassey, quien en muy pocos días tuvo que preparar el tema.

La artista, que había sido responsable, de dos éxitos importantes como Goldfinger y Diamonds are Forever nunca quedó conforme con el resultado de la canción porque tuvo que trabajar a las apuradas.

El tema de Moonraker, que apenas pudo ser promocionado, no logró ser un éxito en las radios y enseguida quedó en el olvido.

LA DESPEDIDA DE M.

Esta película representó la última aparición del actor Bernard Lee en el rol de M, el jefe de Bond.

Lee, quien venía interpretando al personaje desde Dr. No, era un prestigioso actor de teatro que trabajaba desde los seis años.

En el cine se destacó en los filmes bélicos The Purple Plain (1954), junto a Gregory Peck y La Batalla del Río de la Plata (1956).

También apareció en la parodia de Bond, O.K.Connery, protagonizada por Neil Connery (hermano de Sean) y Frankenstein and the Monster from Hell (1972), junto a Peter Cushing.

El 16 de enero de 1981, cuando recién comenzaba la filmación del nuevo film de Bond, Sólo para tus ojos, Lee falleció debido a un cáncer de pulmón.

M_FRWL

LOS VILLANOS.

HUGO DRAX.

Este fue uno de los villanos más delirantes y estereotipados de la saga Bond.

Su plan de erradicar a la humanidad era completamente ridículo y siempre me hizo reír que el tipo viajaba al espacio vestido de civil y sin un casco protector.

El personaje fue interpretado por Michael Lonsdale, un actor francés de gran trayectoria.

Sus trabajos más populares fueron Moonraker, El día del Chacal (1973) y Lo que queda del día (1993), de James Ivory.

mr_8_280CHANG.

El guardaespalda de Drax fue interpretado por Toshiro Suga, un reconocido instructor de Aikido que era el maestro del productor ejecutivo Michael G.Wilson.

Esta fue una de sus pocas incursiones en el cine, ya que luego de dedicó de lleno a la enseñanza de artes marciales.

Jan16210

MANDÍBULAS.

El único villano en en la historia de la saga Bond que tuvo que volver a pedido del público.

Mandíbulas pegó muchísimo en la gente y luego del estreno de La espía que me amó los productores y el director Lewis Gilbert recibieron centenares de cartas de fans de todo el mundo pidiendo el regreso de este personaje.

Cuando se hicieron las funciones de testeo del film anterior al público se le presentó dos versiones distintas de la historia.

En una versión Mandíbulas moría y en la otra sobrevivía. La gente se enganchó tanto con el trabajo del actor Richard Kiel que la elección unánime fue que el personaje viviera.

Lo que ningún productor imaginó es que el público infantil después pediría su regreso como aliado de Bond.

En Moonraker, Mandíbulas es trabajado como un personaje de los Looney Tunes. Durante gran parte de la trama intenta matar sin éxito a 007 con todo tipo de métodos que terminan fracasando, como el Coyote con el Correcaminos.

Mi escena favorita con este personaje transcurre en Brasil. En un momento está apunto de matar a Bond, cuando de repente aparece un grupo de personas festejando el carnaval  y se llevan al villano del lugar mientras bailan en las calles.

Por expreso pedido de los niños que le escribieron al director Gilbert, en el tramo final de la historia Mandíbulas se convertía en aliado del protagonista y terminaba encontrando una novia.

1793a_lg

LAS CHICAS BOND.

HOLLY GOODHEAD.

Las chicas Bond de Moonraker resultaron completamente intrascendentes por la manera en que fueron escritos los personajes.

A Lois Chiles le jugó en contra además que su papel había sido concebido como una mujer fría y carecía del carisma de otras compañías femeninas que 007 había tenido en el pasado.

Holly Goodhead la verdad que era bastante aburrida.

Child comenzó su carrera como modelo y luego incursionó con éxito en la actuación.

Otros filmes conocidos de ellas son El gran Gatsby (1974), Muerte en el Nilo (1978), Creepshow 2 (1987) y Broadcast News (1987).

Desde el 2006 se encuentra retirada del mundo del espectáculo.

 

lois_chiles_gallery_6

CORRINE DUFOUR.

La secuaz del villanod Drax fue interpretada por Corrine Cléry, una modelo y actriz que ya era famosa por su trabajo en el film erótico Story of O (1975).

Luego de Moonraker concentró su carrera en el cine y la televisión de Italia donde estuvo trabajando hasta el 2010.

Una película de ella malísima que quedó en el recuerdo fue el clon italiano de Star Wars, The Humanoid donde trabajó con Barbara Bach (chica Bond de La espía que me amó) y Richard Kiel.

PHOTO_DED_CR_05

MANUELA.

El contacto de Bond en Brasil estuvo a cargo de Emily Bolton, una artista nacida en Aruba que no volvió a trabajar en producciones importantes.

Casi no hay información de esta actriz que abandonó el mundo del espectáculo a comienzos de los ´90 y desde entonces no se sabe nada de ella.

bol

DOLLY.

No podía dejar afuera a la novia de Mandíbulas aunque no sea estrictamente una chica Bond .

Blanche Ravalec es una actriz francesa con una larga trayectoria en el cine y la televisión.

Su personaje en Moonraker fue su papel más popular a nivel internacional.

Luego de este film enfocó su carrera como actriz de doblaje y también trabajó mucho en el campo de los dibujos animados.

Ella fue la voz original de Eva Kant en la serie de Diabolik que se realizó en 1997.

brav003

Pese a que la etapa de Roger Moore empezaba a enfocarse cada vez más en el humor, la idea de llevar a Bond al espacio fue un éxito.

La película realizada con 34 millones de dólares recaudó más de 210 millones y le confirmó a Albert “Cubby” Broccoli que el agente secreto más famoso del cine tenía cuerda para rato.

El avance original de Moonraker.

 

 

 

 

 

 

3 Comments on Retrospectiva Bond: Episodio 11

  1. La re banco esta debe ser una de las mas divertidas de todas las de Bond!!! Jajaja Yo la vi cuando era chico en el cine y me encantó, porque como vos dijiste todos veniamos enganchados con Star Wars.

  2. Fue la 1ra película de James Bond que vi. La vi en el cine a los 10 años, y me quedé re enganchado.
    No la veo desde hace al menos 20 años. Me pregunto si resistirá una nueva revisión.

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


A %d blogueros les gusta esto: