Retrospectiva Tarzán: Episodio 11

imagesHoy: Los clones de Tarzán (Segunda parte).

Entre los numerosos clones del hombre mono hubo dos personajes que se destacaron sobre el resto por el impacto que tuvieron en el público.

Uno de ellos fue Bomba, el niño de la jungla.

Este clon fue un burdo robo de Tarzán que surgió en la literatura en 1926, dos años después que se conociera la obra de Edgar Rice Burroughs.

Bomba era un chico que se había criado en una selva de Latinoamérica y durante el transcurso de sus aventuras trataba de descubrir su verdadero origen.

A partir del tomo 11 las historias se ambientación en las junglas de África.

El personaje brindó en su momento una saga literaria de 20 libros que fue un enorme suceso internacional.

Las novelas eran firmadas por Roy Rockwood, que era un pseudónimo que utilizaban numerosos autores fantasmas que trabajaban para la editorial Stratemeyer Sindicate, responsable de brindar también los misterios de Nancy Drew y los Hardy Boys.

No sería raro que varios escritores que concibieron historias de la chica detective también hubieran trabajado para el niño de la jungla.

En Argentina Bomba fue un gran éxito popular.

Es casi imposible encontrar una personaje mayor de 50 años que no conozca este personaje. En nuestro país los libros se publicaron en la memorable colección Robin Hood, que la editorial Acme sacó a la venta en 141.

La serie publicó clásicos importantes de la literatura que entretuvieron a varias generaciones de argentinos.

Un tremendo ícono de la cultura popular que yo también disfuté de chico en los ´80. En las escuelas estos libros era un clásico de la biblioteca. La colección recién dejó de editarse en la década del ´90.

Muchas de las fabulosas portadas por la que se hicieron conocidas estas novelas fueron ilustradas por Pablo Pereyra, cuyo nieto Martín, fue compañero mío de la primaria.

Lo genial de la colección Robin Hood era que presentaba ediciones muy cuidadas de los textos originales.

bomba

Entre las sagas que publicaron las dos más exitosas a nivel comercial fueron la de El Príncipe Valiente y Bomba.

Una particularidad que tiene este clon es que fue la imitación más polémica que se hizo de Tarzán.

La controversia pasaba por el contenido racista que tenían las historias.

Bomba y el resto de los personajes blancos eran retratados como seres evolucionados, mientras que los indígenas negros se presentaban como seres más tontos y primitivos.

Si bien en otras propuestas del género también se podían encontrar estas cuestiones, en Bomba fue mucho más evidente.

Sin embargo esto no alteró en absoluto su llegada a los lectores jóvenes.

El éxito fue tan grande que en Hollywood no tardaron en adaptar el personaje  al cine.

 La saga cinematográfica de Bomba brindó 12 películas que se estrenaron en Estados Unidos entre 1949 y 1955.

Si bien nunca pudieron superar las recaudaciones del hombre mono, estas producciones del estudio Monogram funcionaron muy bien. El rol de Bomba quedó a cargo de Johnny Sheffield, quien por aquellos días también interpretaba a Boy,el hijo adoptivo de Tarzán en los filmes de Johnny Weissmuller.

En lugar de buscar a un actor diferente, los productores decidieron aprovechar el éxito de las películas del hombre mono y convocaron para esta propuesta a uno de los compañeros de Weissmuller.

Durante la década del ´60, Bomba volvió a resurgir para una nueva generación cuando las 12 películas se editaron en una serie de televisión que tuvo buenos índices de audiencia.

Luego de este programa el niño de la jungla desapareció de los medios y salvo por una serie limitada de cómics que la editorial DC publicó en 1967, el personaje no volvió a ser trabajado en el cine ni en la literatura.

En este punto encontramos una de las grandes ventajas que tuvo Tarzán frente a sus clones y es la capacidad de reinventarse con el paso del tiempo.

Acá pueden ver el avance de la primera película de Bomba. Como podrán observar era un burdo robo del personaje de Burroughs.

 

1 Comment on Retrospectiva Tarzán: Episodio 11

  1. Yo soy de los 70s y era el regalo típico de cumpleaños un libro de la gloriosa coleccion Robin Hood!!! Los de mi generación (y supongo que otras) empezamos a leer libros gracias a esa coleccion.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: