1Q84: Un libro de Haruki Murakami

descarga (1)El peor libro que leí este año merecía tener su propia nota.

Haruki Murakami, el escritor de moda de estos días que están empecinados en difundir los vendedores de las librerías.

No sé si será que forman una especie de culto que tiene la misión de captar adeptos o se quieren sacar de encima los ejemplares de este autor.

Pero no deja de ser loco y los invito a hacer el experimento. Entrá a una librería y pedí que te recomienden un libro y Murakami estará entre las primeras dos opciones para venderte.

Al menos en las cadenas de librerías famosas.

Tengo la mejor onda con el amigo Haruki y creo que es un interesantísimo autor que vale la pena conocer porque tiene historias loquísimas, muy surrealistas, que en algunos casos logran envolverte en una linda experiencia literaria.

Ahora bien, de ahí a considerarlo uno de los más “grandes autores del último siglo”  como lo definió en algún momento el diario The Guardian me parece que es mucho.

Ese es el gran problema de Murakami en la actualidad. Está extremadamente inflado.

Y esto ni siquiera es culpa de él, sino de sus obsecuentes seguidores que son infumables.

No es tan distinto al club de lamebotas de Quentin Tarantino.

¿Es un buen director?

Uno excelente.

¿Todas sus películas son obras maestras intocables?

Ni a palos!

Con Murakami pasa lo mismo.

Es un muy buen autor pero no orina agua bendita y dentro de su obra tiene cosas copadas y otras que no tanto.

Un libro de Murakami que valga la pena.

“El fin del mundo y un despiadado país de las maravillas”.

Una excelente propuesta que plantea una estructura narrativa similar a la “1Q84” con la diferencia que tiene más contenido y es fabulosas por la manera en que combina la novela negra policial con la fantasía y la ciencia ficción.

1q84murakamiCon “1Q84” alcanzó la popularidad a lo grande y hoy se vende muchísimo.

En mi caso resultó el libro que leí y menos me gustó este año. Por suerte me lo prestó una amiga y no lo compré.

Es una trilogía de casi 1000 páginas a las que le sobran tranquilamente 600 páginas.

Como mencionaba antes la estructura narrativa es idéntica a la que usó en “El fin del mundo..”

Es decir, son dos historias que se narran de manera paralela hasta que se empiezan a fusionar en los típicos mundo locos de Murakami y sus dimensiones alternativas.

Los protagonistas son Tengo, el personaje más aburrido que se creó en la literatura reciente y que  representa al típico loser Murakami de treinta y pico que lleva una vida anodina y solitaria.

En este caso se trata de una aspirante a escritor y profesor de matemáticas al que le encargan que reescriba una novela creada por una adolescente para que pueda ganar un premio literario.

Por otro lado tenemos a Aomame, una instructora de gimnasia y justiciera, obsesionada con asesinar pedófilos y abusadores de menores, que le atrae encamarse con viejos calvos y todavía suspira por el muchachito que la tomó de la mano cuando era chica.

Estas dos historias que en un principio no tienen nada que ver entre sí se van a ir conectando para formar un bizarrísimo conflicto en común que no te voy a adelantar obviamente en esta nota.

“1Q84” reúne todos los temas clásicos de la obra de Murakami que vuelven a repetirse una y otra vez en sus historias como la soledad, los fracasos personales y la exclusión.

En este caso la propuesta me pareció bastante trillada, especialmente en los aspectos sentimentales, con personajes chatos y tediosos que nunca llegan a ser desarrollados.

Tengo y Aomamame son un bodrio absoluto y a Murakami le llevó 100o páginas narrar una historia que para el conflicto que presenta la resolvía como mucho en 300 páginas.

La verdad que  me pongo a leer las críticas positivas exageradas hacia esta novela y me pregunto si sus autores alguna vez  leyeron en su vida una novela de Elmore Leonard.

En la gran mayoría de los casos es más que obvio que no,  entonces después escucho hablar sobre “la maestría” con la que Murakami construye el suspenso de la trama” y no puedo evitar soltar una carcajada.

Buscá un libro de Elmore y vas a ver como se trabaja el suspenso en serio.

Un artesano de las palabras que podía construir thrillers apasionantes con diálogos memorables que te mantenían pegado a la novela.

El trabajo que hace Murakami con el suspenso en este libro es realmente mundano igual que los diálogos de sus personajes.

Después de lo que hizo en “El fin del mundo” que era una propuesta con contenido real que trabajaba temas profundos como la manipulación de la conciencia y el control de la información, te encontrás con esto y es una decepción.

La manera en que aborda en este libro cuestiones como las sectas y la pedofilia es de una superficialidad impactante.

La verdad que “1Q84” no me gustó para nada. Lo encontré extremadamente pretencioso, extenso sin sentido, con numerosos capítulos que no aportan nada al desarrollo de los protagonistas, además de previsible y reiterativo.

Por ejemplo, la cantidad de veces que se le recuerda al lector que el detective Ushikawa es feo es insoportable.

Lo único coherente de esta novela es que la prosa de Murakami en este trabajo es tan aburrida como sus personajes estereotipados, en consecuencia, forman la dupla perfecta del bodrio literario.

Creo que lo más irritante de todo me resultó el final rosado con el que concluyó la trama.

La cereza de la torta para que detestara esta novela, que no estuvo para nada a la altura de los inflados comentarios que me habían hecho.

Si no lo leyeron prueben ustedes a ver que les parece. A mí no me gustó.

Si nunca leiste nada de Murakami me parece que no es la mejor manera de empezar a explorar su obra ya que tiene trabajos superiores.

 

 

 

 

 

7 Comentarios

  1. Buenas! Siempre me dije (y alguna vez escribí) que tus notas de libros son re interesantes porque “cantás la posta”, más de una vez fua la decisión entre leer una historia o dejarla de lado. ¡Y mi hermano se acaba de comprar 1Q84! Vamos a ver qué me cuenta.
    Por mi lado, estoy empezando a leer Tokio Blues (con paso aletargado, porq estoy terminando otros 3…) y le tengo fe.

    Una posdata tonta: “Looser” no existe, está mal escrito. Lo correcto para “perdedor” es “Loser”. Es un error re común que vi mil veces…

    Saludos!

  2. Uy no me di cuenta, no sé por qué le mande dos “o”.
    Cualquiera!
    A lo mejor tu hermano se engancha con la historia, puede pasar. A mi me resultó infumable y me quedo con otros laburos de Murakami, como los que citaste.
    Saludos!

  3. Siempre pasa Hugo. Es como bien dijiste, Quentin, Tim Burton, etc. Artistas, creadores, que son buenos, pero tienen sus altibajos como todo ser humano y toda persona que se la pasa creando.

    Hugo, ¿leíste El Canto del Cuco? Es el que publicó Rowling bajó otro nombre, y está 10000 veces mejor que “A Casual Vacancy” -no lo terminé de leer de lo embolante que era-.

    A mi me gustó mucho, ya Rowling de por sí en Harry Potter metía algunas pistas para que lectores “detectives” buscaran… imaginate en un libro de detectives jaja!

    Abrazo!

  4. ¿Sabés que no le di bola? Me acabas de enganchar vos con el tema.
    “A Casual Vacancy” me aburrió con solo leer la sinopsis. La trama no me atraía en absoluto por más que la escriba Rowling y la dejé pasar, pero esta que mencionás es otra cosa. La voy a incorporar a las lecturas del 2014.
    Abrazo!

Comentarios cerrados.