Reseña de Ella dijo

Publicidad

Calificación: B

Ella dijo retrata  la génesis de la investigación periodística del New York Times que expuso el historial de casos de abusos sexuales del productor cinematográfico Harvey Weinstein.

Un tema que eventualmente se convirtió en un catalizador importante del movimiento Me Too y cuya repercusión contribuyó a establecer importantes reformas en los ámbitos laborales alrededor del mundo.

La película de la directora Maria Schrader se centra específicamente en los procedimientos periodísticos  y describe en detalle las circunstancias en las que Megan Twohey  y Jodi Kandor, interpretadas por Carey Mulligan y Zoey Kazan respectivamente, revelaron las situaciones macabras que sucedían en las oficinas de la compañía Miramax.

A través de una dramatización correcta que incluye intervenciones amenas de Patricia Clarkson y Andre Braugher el film le rinde homenaje a las reporteras que gestaron el artículo ganador de un premio Pulitzer.

El tema con esta película es que desarrolla la historia con la típica fórmula del hollywoodense que busca trascender en la temporada de premios sin tomar demasiados riesgos.

La obra de Schrader evade cuestionar con profundidad la cultura machista y el sistema de impunidad de una industria que protegió a figuras como Weinsteín y Bill Cosby y tampoco hay una autocrítica al periodismo que durante décadas cajoneó las historias de los abusos cuando tenían la información de esos hechos.

El relato de la directora opta por no meterse en quilombos y en ese sentido por momentos parece la versión Argentina, 1985 de los orígenes del movimiento Me Too.

En parte porque también aspira a conseguir su burda nominación al y no se le puede pegar tanto a la industria que amparó a sujetos como el infame productor.

Algunas mentes trasnochadas intentaron comparar a Ella dijo con Todos los hombres del presidente, la obra maestra de Alan Pakula que me parece tiene otra jerarquía artística.

Una película apasionante que describía la investigación que destapó el escándalo  Watergate a través de un cautivante.

Esa misma experiencia no se da con esta producción que sigue la fórmula de dramatizaciones que se podría encontrar en cualquier programa de Discovery o Nat Geo.

Dentro del reparto Carey Mulligan y Zoey Kazan forman una dupla amena en los roles protagónicos mientras que Samantha Morton brinda el mejor momento dramático como una de las víctimas de Weinstein.

Aunque los temas que aborda son importantes y tienen una enorme vigencia cultural,  como propuesta cinematográfica Ella dijo es bastante aséptica en el tratamiento del caso  y probablemente quede en el olvido antes que termine el mes de noviembre.

Tal vez en el futuro surjan otros cineastas que se animen a ir al hueso de estas cuestiones sin importarles si el film incomoda a los votantes de la Academia de Hollywood.

Notas relacionadas

Publicidad

1 comentario

  1. Hay que ver si habrá en el futuro directores, guionistas, y productora principalmente que iran ir a fondo.
    Si es como Argentina 1985 paso, cuando te relatan la historia lavada para no herir susceptivilidades no valen la pena.
    La película de alan pakula, tremenda…

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.