Reseña de Carter

Publicidad

Calificación: B-

Y el premio para el mejor uso de los drones en secuencias de acción va para… ¡Carter!

Los siento pero los coreanos esta vez te ganaron.

El implemento del dron en el es como el VAR en el fútbol donde las opiniones están muy divididas.

En lo personal pertenezco al Team Dron y me parece una herramienta magnífica sobre todo para quienes tenemos el fetiche de la pasión por los planos secuencia.

Creo que suma muchísimo en la realización de este género siempre y cuando se los use en su justa medida.

Cuando ocurre lo contrario reconozco que los detractores tienen buenos argumentos para detestarlo.

Debo confesar que me costó bastante escribir esta reseña porque la verdad es que ni siquiera tengo claro si me gustó o no la película.

Tal vez tendría que haberla digerido más en la cabeza pero si no la publico ahora después va quedar en el olvido porque tengo otra notas en lista de espera.

En Carter hubo un montón de cosas que me gustaron y otras que me decepcionaron, motivo por el cual la recomendación sale con reservas.

Se trata de una producción coreana dirigida por Jung Byung-gil , quien hace unos años llamó la atención con el clon de Nikita, The Villaness (2017).

En esta oportunidad tuvo acceso a un presupuesto mayor y elaboró una desquiciada película de acción que toma su influencia del subgénero Heroic Bloodshed (el chino de los años ´80) los videos juegos de disparos y muy especialmente dos filmes que jugaron con estas mismas cuestiones en el pasado.

Crank y Hardcore Henry.

La premisa es extremadamente simple y sirve como excusa para justificar las secuencias de persecuciones, peleas y tiroteos.

En el marco de una epidemia zombi, un agente de los servicios de inteligencia que padece amnesia debe rescatar a una niña, quien juega un papel clave para contener el virus que afecta a la humanidad.

No pidan más argumento ni desarrollo de los personajes porque no hay.

Carter inicia con una de secuencias impactantes que establecen el ritmo de frenético que tendrá en adelante la narración y el tratamiento de la violencia.

Voy a resaltar primero las cosas que me gustaron.

En la primera mitad del film el director Byung-gil sorprende con muy buenas coreografías de peleas y persecuciones con vehículos que son intensas y presentan un gran uso de los drones con tomas extendidas.

Mi escena favorita de esta propuesta es una pelea que tiene como escenario tres camionetas que se desplazan a toda velocidad bajo la lluvia.

No recuerdo haber visto otra secuencia parecida y el modo en que el realizador utiliza ese espacio limitado con tres vehículos en movimiento es simplemente brillante.

No puedo dejar de destacar el desempeño físico del protagonista, Joso Won, recordada figura de la comedia romántica My Sassy Girl, quien se sometió a una impresionante transformación física para este personaje.

De hecho, me costó reconocerlo en un comienzo porque aparece mucho más inflado y la verdad que deja la vida en un rol extenuante.

Para tratarse de un artista que desarrolló su carrera en el drama y las historias románticas su labor fue sobresaliente y me parece que encontró una nueva veta en su filmografía.

El gran «talón de Aquiles» de Carter pasa por los excesos del director, quien necesitó la guía de un productor amigo que lo ayudara a contenerse.

Su película comienza como una de Chad Stahelski (John Wick) y luego muta al de John Chu (Rápido y furioso ) donde los excesos terminan por afectar la experiencia.

Entre ellos el tratamiento de la violencia extrema y el gore que me pareció demasiado.

Lo escribe alguien que publicó un 0 dedicado al género de donde predominaron los slashers .

No era necesario ir tal lejos en ese aspecto y los baños de sangre en CGI no creo que le aporten más emoción al relato.

Otra enorme problema reside en la  manera en que se representa al personaje de Carter.

Cuando el film se encamina en el terreno del delirio de Ràpido y Furioso el protagonista se vuelve demasiado invencible y deja de ser divertido cuando todo le sale bien.

En John Wick y Nobody vemos a y Bob Odenkirk que masacran numerosos villanos pero ellos siempre terminan hechos una piltrafa humana.

Carter apenas termina con un tajito en la cara y termina siendo demasiado ridículo después de todo lo que atraviesa en su misión.

No obstante, la gran debacle de esta película para mí pasa por su inexplicable duración de 132 minutos que arruinan lo que podría haber sido una experiencia más redonda.

Al trabajo de  Byung-gil  le sobra con facilidad media hora y para el momento en que llega el clímax terminás con la cabeza completamente quemada.

Una de las razones por la que funcionaron Crank y Hardcore Henry fue que duraban menos de dos horas y desarrollaban una narración frenética en un tiempo limitado.

Cuando ese modelo se extiende a una producción que supera las dos horas el público termina agotado y esa es una enorme debilidad que presenta esta propuesta.

No está mal y cuenta con algunos momentos inspirados, pero podría haber ofrecido un espectáculo superior sin los excesos de su director.

 

 

Notas relacionadas

Publicidad

10 comentarios

  1. La vi hace una semana…y me pareció un desquicio muy bueno, pero como decís, la duración le termina en contra, termine cansado y diría que hasta mareado.
    Para mi la mejor escena es la del comienzo, y la pelea en las piletas, después abrace la locura que me proponía que llega a su momento máximo en el tren y los helicópteros.
    No es una película para todos los públicos, pero aquellos que amen los juegos shoter y que les haya gustado Hardcore Henry, les va a gustar…como me ocurrió a mi.

  2. La vi dando vueltas en Netflix y no me animé a verla, ahora que ya se cómo viene la mano seguro le de play en algún momento.

    Cómo se impuso el dron en el cine!
    No sé si viste Day Shift pero tiene una persecución de autos donde usan dron y está bastante bien, un poco más controlado que el uso que le dió Michael Bay en ambulance.

    La verdad que muy entretenida peli de acción y vampiros resultó Day Shift, no inventa nada pero esta bastante buena.

  3. No sabia que eras fanático de los planos secuencia. Te recomiendo la japonesa Beyond the Infinity Two Minutes, de ciencia ficción con viajes en el tiempo sin corte (visible). Muy lograda y cortita. En HBOMax está

  4. La vi y lamentablemente vi una oportunidad perdida. Admiro la ambición del director, pero acá derrapó para mal. Destaco la pelea del sauna, me pareció una interesante vuelta de tuerca a la escena de Promesas del Este. Ahora, el hecho de que lo vuelvan invencible le quita todo el suspenso y me recontra jodió, termina siendo un tedio descomunal. Lo que más me molestó es la sangre en CGI, es inexcusablemente mala (Que les costaba usar armar sangre falsa) y para cuando termina, ya me chupaba un huevo todo. Hardcore Henry habrá tenido sus falencias, pero no era tan exagerada como Carter y no se tomaba tan en serio a si misma. No digo que la autoparodia sea la solución, pero cuando tomas una historia cuya ruta ya sabes cual va a ser y no le tirás muchas sorpresas en el relato,¿Por qué deberia interesarme?. Entiendo que a mas de uno le gustó y está genial, pero no puedo decir que comulgo con la opinión positiva.

  5. El contenido humorístico es justamente lo que hizo funcionar a películas como John Wick, Crank y Nobody y es verdad que en eso falla Carter.
    Tiene algunas secuencias que cuentan con una gran realización pero en términos generales resulta fallida.

  6. La verdad es que me convenciste de verla contando lo bueno pero tambien lo malo. Lo unico que no me cierra es la duracion pero hay que jugarsela.

  7. La iba a ver perp vi q era como la de bay q usaba los drones y me quedé mareado mal. Esta es asi tb q da vueltas la camara a lo loco como esa pelicula? Porq si no no la veo ni a palos. Juro q terminé la otra mareado y con dolor de cabeza, una pelicula no quier q sea una montaña rusa dejame de hinchar che.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.