Historia del Zorro

Publicidad

Capítulo 11: Daughter of Don Q (1947)

La versión femenina del personaje de Johnston McCulley  presentada en ´s Black Whip resultó un éxito popular para la compañía Republic que a mediados de los años ´40 dominaba el mercado de los seriales.

El suceso de la productora residió en la variedad de propuestas que le ofrecían al público y el hecho de no agotar al público con los personajes conocidos.

Tres años después del de Black Whip volvieron a trabajar el concepto de los descendientes de Don Diego Vega con una heroína en Daughter of Don Q.

En esta ocasión se trató de una continuación de la peícula Don Q, son of Zorro, estrenada en 1924.

Si vienen siguiendo este informe recordarán que tras el de The Mark of Zorro, en 1920, a Fairbanks le costó encontrar una historia para seguir las aventuras del héroe.

Por ese motivo inventaron la fórmula del hijo que seguía el legado del protagonista.

En este seríal se presentó a la nieta de Don Diego e hija de Don Q, quien combatía a los villanos de un modo muy especial,

El rol principal quedó a cargo de Lorna Gray, la actriz más popular de Republic, junto con Dale Evans, la esposa del cowboy Roy Rogers.

Por entonces la artista era famosa por haber participado en y películas con Los Tres Chiflados y John Wayne además de ser la figura femenina del serial del Capitán América, donde interpreto a Gail Richards.

La novia de Steve Rogers que décadas más tarde fue incoporada por Mark Millar al Universo Ultimate de Marvel.

Daughter of Don Q fue un proyecto especial para ella, ya que por lo general la convocaban para roles cómicos o villanas y en esta oportunidad se pudo lucir como heroína de acción.

La trama se desarrollaba en el mundo contemporáneo de 1947 y combinaba el neo con los policiales típicos de ese momento.

El conflicto gira en torno a un mafioso que quiere apoderarse de la fortuna y propiedades de la familia Quantiero (no pregunten por qué el apellido no era Vega), descendientes del Zorro.

El criminal empieza  a matar a todos los familiares que encuentra pero sus planes se complican cuando sus mercenarios son vencidos por Dolores Quantiero, hija del famoso Don Q.

Junto con la ayuda del periodista Cliff Roberts, el Steve Trevor de turno, Dolores persigue a la organización responsable de la muerte de sus familiares.

Si en el 2022 le hacés ver este serial a un millennial de 15 años probablemente su reacción sería la siguiente:

«Pero es igual a…»

En efecto, las similitudes de Dolores Q con la Agente Carter son notables y de no ser porque este seríal nunca llegó a ser popular se podría ceer que tuvo una influencia em la heróina introducida por Stan Lee y Jack Kirby en la revista Tales of Suspense, en 1966.

Hay coincidencias raras.

Peggy Carter en la historieta al igual que Dolores siempre se vestía con una boina y también era experta en y dominaba muy bien el manejo de varias armas.

Tal vez fue una referencia para Lee y Kirby pero la verdad que es algo incomprobable.

Daughter of Q fue un serial que no llegó a tener notorieda pero luego adquirió estatus de culto por el hecho de presentar a una heroína que se desempeñaba en la acción a través del Jiu-jitsu.

Probablemente el único personaje femenino de los años ´40 que participó de las peleas como los hombres, una inusual adicción progresista dentro del género.

La trama como era habitual en estas propuestas estaba plagada de acción y en este caso en particular predominaban las secuencias de peleas.

La dirección corrió por cuenta de dos cineastas que dominaban el género comiquero como los dioses.

Fred Bannon venía de realizar The Crimson Ghost (1946), el serial de culto que inmortalizó la banda punk The Misfits al tomar el diseño del personaje para la iconografía de sus obras, y Spencer Bennet, quien luego de esta labor hizo los seriales de (1948) y y Robin (1949).

Daughter of Q representó la ultima participación de Lorna Gray en el género del serial ya que luego ascendió a la grandes ligas de Hollywood donde siguió su carrera hasta su retiro en 1951.

El problema que tuvo esta propuesta fue que a diferencia de Black Whip la protagonista no aparecía enmascarada y el relato era un misterio policial en lugar del estilo de aventura que se relacionaba con la franquicia.

Eso tal vez afectó su llegada al público,  no obstante fue un producto muy entretenido.

Mi única objeción con esta producción se relaciona con la conclusión.

Siempre me parecío una enorme injusticia que debido al sexismo de la época la pelea final con los villanos la protagonice el Steve Trevor de la historia, que hasta ese momento era el burdo cadete de la heroína, mientras que a Dolores la relegan al rol de damisela en apuros.

Es muy loco porque al ver el serial de corrido queda la sensación que el protagomismo en la acción de la figura principal molestó a alguien y para el clímax invirtieron los roles y no le permitieron a Lorna Gray tener su gran momento frente a los mafiosos.

Si bien Daughter of Q quedó en el olvido dentro de los seriales de Republic pero no deja de ser una rareza interesante relacionada con esta franquicia.

Notas relacionadas

Publicidad

2 comentarios

  1. Lo loco de lo que me enteró gracias a lo que estas presentando Hugo, es que el cambio de personajes a una versión femenina que tanto se critica y/o vanagloria en estos dias ya se hacía desde los 40 o antes. Varios se deben caer de culo creyendo que esto se inventó ahora, ja ja

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.