Reseña de Escape from Mogadishu

Publicidad

Calificación: A

Una vez más el director Ryoo Seung-wan vuelve a demostrar con su nueva película que es uno de los mejores realizadores que trabajan el género de acción dentro del coreano.

Aunque su carrera comenzó a fines de los años ´90 recién consiguió notoriedad internacional en el 2006 con ese gran film que fue City of Vilolence.

Un proyecto que lo reunió con el Chad Stahelski (John Wick) de Corea del sur, Jung Doo-hong, quien fue responsable de elaborar algunas de las mejores secuencias de peleas y tiroteos que registró el de ese país en las últimas décadas.

Podemos citar los casos de Shiri, Musa, the Warrior, Public Enemy, A Bittersweetl ife, The Good the Bad and the Weird y I the Devil.

Con Ryu volvió a colaborar en The Berlin File donde creó una extraordinaria pelea con cuchillos y más recientemente en Veteran, estrenada hace unos años en el Festival Han Cine.

Lamentablemente en Escape from Mogadishu la dupla no se pudo reunir debido a que Jung estuvo ocupado con la última obra de Zhang Yimou, Cliff Walkers.

Pese a todo el film es un ejemplo contundente de la enorme influencia que tuvo este artista marcial en el cineasta a la hora de trabajaar esa clase de secuencias.

Su nueva obra está inspirada por hechos reales y se relaciona con la guerra civil de Somalia en 1991.

El contexto político e histórico tiene lugar unos años antes del caso retratados por en La caída del Halcón Negro.

El 26 de enero de 1991 las insurrecciones populares en contra del dictador Siad Barre generaron una situación caótica que enseguida devino en una crisis humanitaria.

Tras el estallido de la guerra civil el personal de las embajadas de las dos Coreas y sus familiares quedaron atrapados en Mogadishu sin comunicación con sus repectivos gobiernos.

La película narra la particular e inesperadas alianza que se dio entre los dos grupos, que se consideraban enemigos entre sí, para escapar del continente africano.

Seung-waelabora un intenso que toman una notable influencia de Ciudad de Dios, de Fernando Meirelles y muy especialemte Argo, de Ben Affleck.

No quiero decir que el director coreano intentaran copiarlas pero se nota que buscó hacer algo parecido en lo referido al tratamiento del suspenso y la violencia.

Al ser una propuesta cuya narración se ancla en el de género muchas de las situaciones que se presentan fueron ficticias.

Si bien la alianza entre los embajadores existió los diplomáticos no participaron de la tremenda persecución final que se retrata en este propuesta.

Eso se añadió para darle más emoción a la trama, al margen que el director tampoco estaba interesado en hacer un docu drama.

En materia de acción Escape from Mogadishu tiene algunos momentos fantásticos donde sobresale el talento del realizador para manejar la tensión y el suspenso.

Hacia la mitad de la trama apovecha la excusa de tener a dos oficiales de los servicios de inteligencia coreanos con entrenamiento militar para incluir una secuencia de pelea donde aparece el legado de Jung Doo-hong.

El contenido dramático también está muy bien manejado y hasta presenta algunos momentos emoitvos cuando se reflexiona sobre la tragedia de la división de Corea.

Una de las mejores películas que vi este año y que recomiendo no dejar pasar.

Notas relacionadas

Publicidad

5 comentarios

  1. Argo la vi el año pasado y me encantó.
    Si bien sabía que había ganado el Oscar, a priori no me parecía tan interesante que sea sobre un conflicto diplomático… mamita que errado estaba!! Atrapante de principio a fin.
    En algún momento veremos esta peli también.
    Gracias por la recomendación Hugo!

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.