350 grandes series de animación (5)

Publicidad

330-326

330-ÉRASE UNA VEZ… EL HOMBRE (1980)

Un superclásico que marcó a fuego a dos generaciones, tanto en la como en los cómics.

Érase una vez…el hombre sobresalió entre los grandes hitos del género por dos motivos.

En primer lugar se trata de una serie documental, única en su especie, que adaptaba una popular colección de historietas que surgió a comienzos de los años ´80 y además fue una co-producción internacional entre Francia, Noruega, Países Bajos, Italia, Suecia, Suiza, España y Japón.

Algo que no volvió a ocurrir desde entonces.

Muchos de nosotros descubrimos esta propuesta primero a través de los cómics que eran populares en la biblioteca de la escuela, al menos en la mía.

La colección desarrollada por Albert Barillé narraba la historia de la humanidad, desde el surgimiento del planeta a través del Big Bang hasta la guerra fría en los años ´60 y la carrera por la conquista del espacio.

Con una narración muy entretrenida, que no olvidaba el sentido del humor, esta propuesta educó literalmente a niños de todo el mundo, salvo aquellos que vivían en Estados Unidos, Australia y Nueva Zelanda.

Los únicos tres países del mundo donde Érase una vez…el hombre no se emitó en la televisión durante los años ´80.

A través de 26 episodios memorables, la trama exploraba diversos períodos históricos que construían la evolución de la humanidad desde el período Neandertal hasta la segunda mitad del siglo 20.

En Argentina se emitió originalmente por Canal 7 y padeció la censura de la última Dictadura Militar por presiones de la Iglesia Católica.

Los militares en ese momento ordenaron levantar la serie debido a las quejas del Episcopado.

El problema era que la trama ponía en tela de juicio el concepto de la creación divina como origen del mundo y tenía un perfil más científico.

También protestaron por un capítulo concreto donde se denunciaba la contaminación ambiental.

En el caso de los cómics cubrieron una viñeta con una imagen de Los Parchís, el grupo juvenil español que cantaba el tema central de la serie, debido a que Barrillé retrataba a los curas como «borrachines vestidos de terciopelo que se quedaban con los vinos y los buenos panes».

A raíz de esta cuestión en Argentina hubo un tomo adicional (el 27) que ensalzaba el rol de la Iglesia Católica en la historia.

Por supuesto no hacían mencionaban la Inquisición y la complicidad con los régimenes genocidas, entre otras cosas, dentro largo prontuario que tiene esa institución, pero ese es un tema aparte.

Afortunadamente pertenezco a la segunda generación de Érase una vez…el hombre, quienes descubrimos la serie sin censura, cuando se editó en video a mediados de los años ´80 ya en tiempos democráticos.

Durante ese período también se editó un spinoff local titulado Érase una vez…la Argentina.

Cabe destacar que gran parte de la animación corrió por cuenta de la productora Tatsunoko, responsable de Meteoro, la gran rival de Toei.

Actualmente se la puede disfrutar completa en You Tube y es un gran material para compartir en familia por el modo en que se aborda los diversos ciclos históricos.

329-MUCHACHO LOBO (1986)

Por lejos, una de las series más subestimadas de los años ´80 que afortunadamente hoy tiene un mayor reconocimiento.

Esta producción realizada por la sede australiana de Hanna-Barbera fue una adaptación de la comedia Muchacho lobo, protagonizada por Michael Fox en 1985.

El mismo año que surgió Volver al futuro el actor también la pegó con este film que recaudó 80 millones de dólares.

Su presupuesto había sido 1.2 millones.

La serie animada expandía la historia de Scott Howard y su familia de licantrópos con excelentes guiones centrados en el género del cóming of age.

Los capítulos en su gran mayoría fueron escritos por artistas de renombre en este campo como Linda Wolverton (El rey león, La Bella y la Bestia), Rowby Goren ( He-man, Tortugas Ninjas) y Michael Reaves (Gárgolas, Jem).

Un detalle fantástico de esta producción que descubrí con su reciente visionado es que el programa tenía un marcado perfil humanista.

A menudo los guionistas trabajaban la condición del protagonista como una analogía de los derechos civiles, donde el hombre lobo era perseguido por los prejuicios a su apariencia física.

En ese sentido la serie era mucho más profunda que la película original y trataba temáticas como el asma o la epilepsia que eran enfermedades que no tenían lugar en las propuestas infantiles.

Con los mismos personajes que aparecían en la versión live action, Muchacho lobo soprendió con argumentos más elaborados y un retrato impecable de la cultura popular de los años ´80.

 328-MARTIN MYSTERY (2003)

De todos los clones modernos que se hicieron de Scooby Doo este es uno de mis favoritos.

La serie fue una adaptación del cómic italiano homónimo de Alfredo Castelli que tuvo su popularidad en los años ´80.

La propuesta original giraba en torno a un antropólogo que investigaba misterios paranomales junto a Java, un hombre neandertal.

En la serie animada el mismo concepto se trabajó con una versión juvenil de los protagonistas, más la incorporación de Diana Lombard, la hermanastra de Martin.

El protagonista en este caso tiene un perfil más inmaduro e irresponsable que sirve para detonar un conflicto permanente con Diana que es mucho más seria.

La realización corrió por cuenta de la productora francesa Marathon Media (hoy conocida como Zodiac Kids Studios) que desarrolló esta propuesta con una marcada influencia del animé y una estética de cómic muy colorida.

Me gusta mucho Martin Mystery por su homenaje al espíritu de Scooby Doo y la puesta en escena de su estética.

Una característica muy atractiva de la serie es que las historias se desarrollan alrededor del mundo y los misterios se relacionan con cuestiones mitológicas o leyendas urbanas de diversas culturas.

El perfil de la serie es muy diferente al del cómic por la simple razón que aborda al personaje en un contexto moderno orientado a un target más juvenil.

327-SPACE SENTINELS (1977)

En materia de diversidad e inclusión en la animación nadie puede superar a la productora Filmation, campeones indiscutidos en esta cuestión.

Lou Scheimer y Norman Prescott fueron los grandes pioneros en derribar las barreras culturales en los Estados Unidos para demostrar que la fantasía y la aventura no era algo que le ocurria solamente a las personas blancas.

En 1977 crearon esta joya subestimada que estuvo completamente adelantada a su tiempo en lo referido a contenidos de inclusión racial y feminismo.

Durante este período Hanna-Barbera apostó a la diversidad en los Super Amigos con estereotipos burdos donde los héroes de las minorias era objetos decorativos.

Es decir, formaban parte del grupo pero los grandes protagonistas seguían siendo los personajes clásicos.

Filmation levantó la apuesta y les dio a las minorías un rol protagónico y lo que es más importante un perfil respetuoso.

El concepto tenía cierta similitud con el cómic de Linterna Verde.

Tres adolescentes de la Tierra eran escogidos por una inteligencia artificial del futuro, quienes les otorgaba poderes especiales con el fin de proteger el planeta de diversas amenazas.

Tras un período de entrenamiento los jóvenes reaparecían como los Sentinelas del espacio.

El grupo estaba conformado por Astrea, la primera chica negra en la historia de los superhéroes, quien además tenía el rol de liderazgo en el trío.

Ya de movida los realizadores rompían todas las barreras culturales con esta elección.

Astrea no sólo encarnaba una representación positiva de la comunidad negra sino que le daba a las mujeres un papel protagónico en el género, algo inusual en aquellos días.

Su poder le otorgaba la posibilidad de transformarse en cualquier animal y se comía crudo a Rayo Negro de los Super Amigos.

Hércules era el fozudo del grupo, con un aspecto nórdico y una personalidad muy divertida. El flaco era un fisicoculturista obsesionado con la vida sana.

Por útimo y no menos importante, el equipo se completaba con Mercury, el representante de la comunidad asiática inspirado en Bruce Lee, experto en artes marciales y con la habilidad de poder correr a la velocidad de la luz.

Los personaje tenían un enorme química entre sí y las aventuras que protagonizaban incorporaban generalmente conceptos de ciencia ficción mucho más elaborados de lo que se veía en la propuesta de Hanna-Barbera.

La serie contaba también con esos escenarios coloridos y creativos que era una especialidad de esta productora.

Lamentablemente Space Sentinels fue víctima de la tiranía del rating.

En su momento le tocó competir con los Super Amigos que tenía personajes populares con más de 40 años de trayectoria y en la obra de Filmation se presentaba un concepto novedoso.

El canal NBC no le dio tiempo a los personajes para instalarse en el público infantil y después de 13 capítulos optaron por cancelarla.

Me gusta mucho Space Sentinels y es un ejemplo contundente sobre como trabajar adecuadamente la diversidad en los contenidos de ficción.

326-G.I.JOE: RENEGADES (2010)

Lo mejor de la franquicia G.I. Joe desde la serie original de los años ´80.

Esta producción de Hasbro tuvo la particularidad de combinar el concepto tradicional de estos personajes con Brigada A.

A través de una estética influenciada por el animé, en este caso el argumento se concentró en un grupo limitado de personajes, conformado por Duke, Scarlett, Snake Eyes, Tunnel Rat, Ripcord y Roadblock.

Tras una mision fallida los soldados terminaban acusados de operar como terroristas por la prensa, en una conspiración orquestada por Cobra.

Los miembros del comando pasaban a convertirse en fugitivos perseguidos por las autoridades mientras intentan limpiar su nombre.

A lo largo de la serie los protagonistas viajan por diversas ciudades de los Estados Unidos donde ayudan a las personas que son víctimas de injusticias o el acecho de delincuentes.

Las referencias a Brigada A son permanentes a tal punto que Duke ejerce el rol de Hannibal Smith y Roadblock el de Mario Baracus.

Esta serie de G.I. Joe tuvo un perfil menos infantil y se orientó a un target de espectadores maduros.

La trama se construye a lo largo de 26 episodios y la conclusion se narra en una historia dividida en dos partes.

Me gustó muchísimo esta producción sobre todo por las numerosas referencias cinéfilas que incluye.

Por ejemplo, el cuarto capítulo, donde se introduce a Zartan y la banda de motoqueros Dreadnocks, no es otra cosa que un tremendo neo-western que le rinde homenaje al clásico High Noon.

Un detalle que el público infantil por cuestiones generacionales nunca llegaría a entender.

Ese tipo de detalles hicieron que Renegades se destacara entre mis producciones favoritas estrenadas en la última década.

 

Publicidad

10 comentarios

  1. Erase una vez el hombre!.. Tengo los cómics encuadernados de los 80.. y tengo la pagina con el sticker de los Parchís… No tenia idea que había sido censura!.. siempre creí que había sido estupidez del distribuidor. Que inocente..
    Todavía están las marca de cuando traté de arrancarlo.. imposible.

  2. EPICO, vengo leyendo pero no comento seguido! Me gusto mucho como viene el top. Y coincido en la mayoria, muchos dibujos no conocia, y otros no los recordaba! Te digo que algunas propuestas podrian ser adaptadas como ideas para hacer alguna peli hoy en dia live action, no se como se avivan! (digo porque hay mucho bordio hoy en dia!)

    Saludos!!

  3. Yo vi la serie Erase…sin censura, gracias a Dios.
    Que terribles los milicos viendo cosas donde no las había, ¿Que daño hacía un capítulo sobre la contaminación!
    Che, ¿No hubo una serie parecida sobre el cuerpo humano?
    Me acuerdo de alquilar capitulos del hombre lobo en VHS

  4. Entiendo que debe ser porque es una manera mas rápida y directa de entrar por los ojos a un nuevo publico actual…pero que manía de, a tantos clásicos de la infancia (como algunos modernos tb) darles esa onda de dibujo anime

    Ahora que loco…en live action para hacer «remakes» orientales, no te ponen un asiático ni ningún elemento de allá ni en pedo…ahora para los dibujos los calcan al milimetro y, en cualquiera de los dos casos (o al menos en cine; dibujos hoy en día estoy muy alejado de ellos, asique, capaz me equivoco) se distorsionan lastimosamente…

    Ba que se yo, repito; hablo sin saber…pero miro la portada del comic de martin mystery y pienso lo zarpado que seria que la serie tuviese en vida ese estilo de dibujo mejor

  5. Que grato recuerdo Érase una Vez…en mi casa teníamos los tomos que se ponían dentro de un estuche de tapas rojas duras, de la editorial Bruguera. También hubo figuritas porque tengo muy presente haberlas juntado alguna vez. Vaya a saber qué fue de todo eso. Gracias por estos recuerdos Hugo!

  6. Me vas a obligar a reever Teen Wolf, yo le tenía cariño y todavía tengo el opening grabado en la cabeza, pero no me la acordaba con tantos valores.

    Gi-Joe Renegades no la tenía, pero por lo que contás está claro que afanaro de este dibujito para la segunda película, es casi casi lo que pasa.

    No sabía que Erase una Vez había involucrado a tantos países, qué loco…

    Y hablando de colaboraciones y, si bien no se trató de una serie en sí, habrá un acápite para ese gran especial noventero contra las drogas que involucró al dream team de los dibujitos de la época?

  7. A Norm Prescot le pasaba lo mismo en «Space Sentinels» que en «Star Trek», por lo que veo… pintaba todo de rosa porque era daltónico!

  8. Gracias por hablar de SPACE SENTINELS. Hace años que cada tanto me acordaba de este dibujito, sobre todo por la frase… con la fuerza de 100 hombres, pero ni de casualidad me acordaba del nombre de la serie.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.