Dos imputados en el crimen de Jay Master Jay

Publicidad

Se trataba de uno de los grandes casos policiales sin resolver más populares en los últimos años, dentro de la industria de la música en los Estados Unidos,

Desde octubre del 2002 el homicidio de Jay Master Jay, fundador del histórico grupo de rap Run-DMC, había quedado impune con una causa estancada.

Jay Master era un prócer del hip hop y su asesinato a sangre fría a los 37 años conmocionó a las industria del hip-hop

Un caso muy extraño ya que el artista no registraba antecedentes penales, ni escándalos hasta ese momento y tampoco tenía conflictos con otros colegas.

Jay fue ejecutado de un tiro en la cabeza dentro de su estudio de grabación y un amigo suyo, Urieco Rincón también resultó herido pero logró sobrevivir.

Hace un tiempo les recomendé en otra nota el capítulo de la serie de Netfix, Remastered, que se refiere a este tema.

La policía de Nueva York se había negado a participar de esta producción, debido a que la investigación seguía abierta dentro de un caso muy difícil, ya que tanto el círculo de amigos de Jay Master Jay como los músicos del rap se negaban a hablar.

En el día de ayer se conoció la noticia que el último domingo detuvieron a los dos delincuentes que habrían sido responsables del crímen.

Se trata de Karl Jordan, de 36 años, y Ronald Washington, de 56, quien ya estaba en prisión por una causa de robo.

Los dos imputados por la Fiscalía del Distrito Este de Nueva York habrían cometido el crímen por un asunto relacionado con el tráfico de drogas.

De acuerdo a los documentos judiciales, el motivo del asesinato estaría vinculado a la compra de cocaína por parte de  Jay Master Jay que debía ser distribuida en Maryland por un grupo que incluía a Washington y Jordan.

Una pelea interna llevó a que el rapero dejara a Washington fuera del negocio, lo cual según los fiscales derivó en el crimen.

Los dos acusados enfrentan una pena mínima de 20 años de cárcel y una máxima de cadena perpetua o pena de muerte.

De este modo se cerraría una larga intriga que había generado diferentes teorías disparatadas.

 

Publicidad

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.