Retrospectiva Dark Universe: Curucu, Beast of the Amazon (1956)

Publicidad

Dos años después de su estreno en Japón,en 1954,  Godzilla tuvo su debut en los cines norteamericanos con una muy buena recepción del público y la prensa.

En los estudios Universal entendieron que las historias con monstruos gigantes eran una apuesta segura en la taquilla, algo que habían comprobado previamente con los buenos resultados comerciales de Tatrantula!

De este modo el lanzamiento principal del Dark Universe en 1956 fue Curucu, Beast of the Amazon.

Un proyecto concebido y dirigido por un artista histórico de esta franquicia, Curt Siodmak, el guionista responsable de establecer el personaje del hombre lobo en el género de terror.

A comienzos de las década de 1950 Siodmak había comenzado su carrera como realizador y en esta oportunidad combinó el cine de aventuras con los monstruos gigantes, en una producción filmada en colores y en locaciones reales de la región del Amazonas.

En lugar de reconstruir la selva en estudios de cine los productores viajaron a Brasil para aprovechar los paisajes reales del Mato Grosso, además de Río de Janeiro y la zona de las Cataratas del Iguazú.

John Blomfield, figura de La criatura de laguna negra, interpretaba a un empresario que viaja a esa parte de Latinoamérica para investigar los motivos por los que sus empleados habían huido aterrados de la propiedad que poseía.

El protagonista llega al lugar acompañado de una científica interpretada por Beverly Garland, quien cumplía el rol de la scream queen de este relato.

Durante su estadía en el Amazonas la pareja descubre el caso de Curucu, una bestia gigante con aspecto de ave a la que aparece no gustarle en la zona la presencia de humanos.

Lamentablemente el director Siodmak no supo explotar el concepto que proponía el argumento y su película resultó rechazada por toda la prensa y el público.

Algo que tiene sentido si tenés la valentía de soportar semejante bodrio. No es difícil entender la causas de estas reaccione negativas.

El gran problema de este film fue que Curucu tenía un rol muy limitado en la trama y gran parte de la historia, que apenas duraba 76 minutos, se desperdiciaba con escenas de diálogos intrascendentes y el paseo turístico por la selva.

Al ver esta producción queda claro que el director quedó fascinado con Brasil y sus paisajes naturales pero olvidó que el proyecto no era un documental sino una película de terror.

Las serpientes y cocodrilos de la jungla inclusive llegan a tener más protagonismo que el pobre bicho que titulaba la película y tenía un papel secundario.

Tampoco ayudó que el misterio de Curucu se resolviera como los clásicos dibujos animados de Scooby Doo, algo que generó el enojo del público por la frustración que generaba la historia.

Sin grandes momentos de suspenso y ni escenas de terror decentes esta apuesta se convirtió en uno de los grandes fiascos en la historia del Dark Universe.

Este era el avance original.

Publicidad

1 Comentario

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.