All About the Washingtons: La sitcom de Rev Run Simmons

El viernes pasado estrenó en su programación All about the Washingtons, la comedia producida y protagonizada por la leyenda del hip- hop, Rev Run Simmons, uno de los co-fundadores de ese tremendo grupo que fue Run-DMC.

Al pobre Simmons los destrozaron en los medios norteamericanos por este proyecto y aunque es cierto que la sitcom tiene varios problemas, creo que se podría haber respetado un poco más a una figura tan importante de la cultura norteamericana.

Para quienes no están familiarizados con el género, Rev Run es parte de la realeza de la historia del rap y con Run-DMC se destacó como uno de los grandes pioneros de la nueva escuela del hip-hop en los años ´80.

Junto a sus compañeros Darryl D.M.C. McDaniels y Jay Jam Master revolucionaron literalmente la cultura popular de los Estados Unidos, especialmente en la comunidad negra, y el grupo tuvo una enorme influencia en todas las generaciones de raperos y agrupaciones que surgieron en las décadas siguientes.

Si bien no soy fan del hip-hop siempre me encantó Run-DMC porque era una banda increíble que sonaba completamente diferente a todo lo que se hacía en el género.

Los primeros discos de ellos, que hoy se encuentran disponibles en Spotify, son tremendos y presentan esa fusión única y original del hip-hop con el rock que se convertiría en una de las marcas registradas de sus trabajos.

Además del hecho que en sus canciones se pueden entender perfectamente y con mucha claridad las rimas de las canciones que rapean, algo que es imposible de conseguir en la actualidad.

Dentro del trío, que llegó a su fin en el 2002 tras la trágica muerte de Jay Jam Master en un asalto (que en realidad tendría que ver con una interna del mundo del rap y es un crimen que nunca se llegó a resolver), Rev Run siempre fue la figura más carismática.

El artista que usa el nombre Rev por haberse convertido en un predicador de la Iglesia Pentescostal, en los últimos años protagonizó un reality show en MTV que retrataba su vida cotidiana.

En All About the Washingtons, Simmons encarna a una leyenda del rap que se retira del mundo de la música para dedicarse a criar a sus hijos, mientras su esposa deja las tareas de ama de casa para convertirse en una empresaria.

La serie tiene apenas 10 episodios de 22 minutos y si llega a ser renovada para una segunda temporada nos encontramos entonces ante uno de los milagros televisivos del 2018.

El problema principal con esta producción no es que sea muy mala sino que se estrenó con 20 años de demora.

La serie parece haber surgido de un archivo televisivo de los años ´90 y hoy se ve muy anticuada antes las cosas que se hacen actualmente en el género.

En 1992 All About the Washingtons hubiera funcionado mejor, pero en el 2018 la popularidad de Rev Run ya no es la misma (me atrevería a decir que la mayoría de la gente no tiene idea quién es fuera de los Estados Unidos y mucho menos los más jóvenes) y esto tiene un impacto negativo en la propuesta.

Al margen que Simmons no es un gran actor precisamente, toda la sitcom está rodeada de una gran artificialidad con la que se le complicará conectar con el público.

La esposa del protagonista en la trama encima es su mujer en la vida real, quien tampoco es una gran actriz.

Salvo por las participaciones de comediantes conocidos como Arsenio Hall, Tim Meadows y Kiana Brown (Scream) que interpreta a la hija mayor del rapero, el resto de los actores, incluido los niños, son olvidables.

Por otra parte, las tramas de los episodios son terriblemente superficiales y todo se centra en los enredos de una familia negra de clase alta que no tiene ningún tipo de contacto con la realidad porque viven en otro mundo.

Si los guionistas no cambian ese aspecto de la trama va a ser muy difícil que esta producción llegue lejos.

Las actuaciones se ven muy mecánicas y las risas grabadas nunca sonaron tan falsas como ocurre en All About the Washingtons.

Tal vez la serie presenta el próximo surgimiento de la nostalgia por los ´90 que por ahora se demoró por la manía de recordar en Hollywood la década anterior.

Es complicado sacar adelante una serie donde la figura principal simplemente se quiere retirar para pasar más tiempo en su casa. En algunos momentos aparecen algunos destellos de interés cuando las tramas se meten con el tema de la industria del hip hop y las referencias a Run-DMC pero en general los conflictos son muy flojos y los personajes tienen un mínimo desarrollo.

Hace un tiempo hubo una gran sitcom con Terry Crews, que en lo personal disfrutaba mucho, y se titulaba Are We There Yet?

Una producción del rapero Ice Cube basada en la película del 2005.

El humor funcionaba bien porque más allá del carisma de Crews la trama estaba más adaptada a las vivencias que podía tener una familia negra de clase media en los Estados Unidos.

En la serie de Rev Run sucede lo contrario y todo el humor resulta muy forzado.

Algo gracioso es que la marca Adidas, el tradicional sponsor de Run-DMC tiene una fuerte presencia en el programa y más allá de la vestimenta del protagonista el logo de la marca aparece de manera burda en varias situaciones.

La única manera de ver los 10 episodios de esta serie es que seas fan de aquella agrupación rapera y por cariño a Rev Run,  pero esta apuesta de Netflix no es buena y la continuidad de la serie tiene un destino complicado.

Este es el avance.

 

1 Comentario

  1. Blackish es otra gran gran serie sobre una familia negra que recomiendo muchísimo

    Si alguien no sabe quiénes son Run DMC basta con que sepan que fueron los primeros raperos en salir en MTV.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.