The Pinball Arcade y una nueva sección del blog

Aunque no sea una temática de interés popular siento que es hora que uno de mis grandes vicios personales y pasiones tuviera su categoría en el blog.

Algo que aprendí en esta década que lleva vigente este espacio es que siempre hay otro loco/a que también comparte la misma afición que vos.

Como muchos de ustedes que me leen regularmente saben, no soy gamer.

Mi última consola fue el Super Nintendo allá por 1993 y desde entonces no tuve otra ni poseo una en la actualidad.

En parte se debe a que cuando era chico uno de mis grandes pasatiempos no estaba puesto en los videos arcades (aunque jugué obviamente a todos los clásicos) sino en otro mundo que representa una subcultura aparte.

El Pinball.

También conocido popularmente con el nombre de Flipper, Miloncete o Petaco según la región en la que vivas.

La fascinación por el Pinball la heredé de mi viejo que era un jugador habitual y me contagió la pasión por estas máquinas de entretenimiento.

Recuerdo ser muy chico y quedar completamente fascinado frente a la épica sección de Flippers que tenía la sala Sacoa de Mar del Plata.

Aunque no podía jugar todavía porque no llegaba con la altura a las mesas me atraían muchísimo la estética y el sonido de las máquinas. Sí, un momento muy Tommy de mi infancia (tengo que reseñar esa película).

Por esos designios del destino luego me tocó crecer en la segunda época dorada del Pinball que tuvo lugar en los revolucionarios años ´90.

Para entonces ya era una enfermo que reconocía las máquinas por su diseñador.

Así como se escogen equipos de fútbol o marcas de autos y guitarras en el mundo del Pinball, quienes somos amantes del tema, tenemos una marca con la que manifestamos más cariño.

En los personal siempre fue hincha de Williams (Terminator 2, Jungle Lord, Los locos Addams, la saga Pin-Bot, Taxi), pero también disfruté a Gotlieb, Bally y Data East.

De hecho algunas de mis mesas favoritas no pertenecen a Williams pero tengo un carió especial por esa marca.

Lo que siempre me apasionó del Pinball es que manifiesta a la perfección la famosa teoría de la “dinámica de lo impensado” que el periodista deportivo Dante Panzeri usó para describir al fútbol.

Es decir, no existe la posibilidad de replicar dos partidas iguales.

En los videos juegos comunes tenés la  posibilidad de esquivar situaciones y encontrar trucos para llegar a la final. Con el tiempo hasta podés jugar con la mente en piloto automático porque sabés de memoria lo que tenés que hacer.

En el Pinball eso no existe.

Cada partida es diferente y en el caso de lo jugadores sanos siempre competís en realidad con vos mismo. No importa la puntuación alta que hayas logrado siempre vas a querer superarla y lo logros pasan por una cuestión de dedicación y práctica.

Uno de los motivos por el que siempre les pinté la cara a mis amigos, familiares u otra personas que visitaban mi sala de videos juegos se debía simplemente a que yo pasaba más tiempo frente a los Pinball que al Street Figter 2 o el Mortal Combat, donde me molían a palos.

Orígenes y gángsters

A la hora de rastrear el nacimiento del Pinball tenemos que remontarnos al siglo 15, donde encontramos en primer antecedente en Francia, a través de un juego llamado Bagatelle.

Un pasatiempo que había nacido como una versión alternativa del críquet cuando el tiempo estaba feo. El juego consistía en hacer caer una pelotita en diversos agujeros mientras se superaban varios obstáculos.

El Bagatelle se hizo muy popular en toda Europa y durante el siglo 19 irrumpió en los Estados Unidos con la llegada de los inmigrantes.

El inventor inglés Montague Redgrave fue el responsable de incorporar modificaciones al juego que se convertirían en los elementos esenciales del Pinball.

Redgrave sustituyó el palo de billar por un resorte parra impulsar la pelota, redujo el tamaño de la mesa para que pudiera entra en bares, y añadió una serie de alfileres pequeños (“pins” en inglés) se convirtieron en los nuevos obstáculos.

De ese modo nacía la base del Pinball moderno que conocemos en la actualidad.

En los años 30 fueron dos ingenieros norteamericanos, Arthur Paulin Whiffle y David Gottlieb, quienes hicieron historia en este campo al incorporar al juego modificaciones revolucionarias.

Las grandes novedades eran que ahora el juego se presentaba en una caja de madera que tenía una mampara de vidrio y había mecanismos ocultos que le daban mayor complejidad a la partida.

En plena era de la Depresión era un entretenimiento accesible que se podía disfrutar con unas monedas y enseguida se volvió popular en bares y farmacias.

El éxito del juego generó que en poco tiempo aparecieran 150 empresas dedicadas a fabricar estas mesas, sin embargo fue Gotlieb, quien se destacó como el líder absoluto dentro de este campo.

Enseguida surgieron el contador de puntos, los sonidos y la campana de premio que gratificaba al ganador con dinero real cuando lograba una alta puntuación.

Así fue que los gángsters de aquellos días empezaron a buscar formas de hacer trampas para limpiar las mesas de los bares, como un modo rápido de obtener dinero.

Cuando estos trucos se volvieron populares el espíritu del juego se distorsionó y fue en ese momento donde apareció uno de los grandes maestros y protagonistas de esta historia.

En 1932 el ingeniero Harry Williams, quien luego fundaría una de las compañías históricas del Pinball, creó un sistema electroimantado de bobinas denominado Tilt que interrumpía el juego cuando los vivos movían la mesa para hacer trampas.

Los flippers o paletas para dominar las bolas recién aparecieron en 1947 de la mano de Gotlieb, quien fue el responsable de introducir esta adición que definiría el sistema de juego moderno.

Este entretenimiento  tuvo su época de gloria en las décadas de 1970 y 1980 donde el Pinball se consolidó como un autentico ícono de la cultura norteamericana.

Luego en los ´90 volvieron a tener un nuevo auge con mesas modernas que le dieron una mayor complejidad a las partidas.

The Pinball Arcade

Con el avance de las consolas hogareñas  las salas de video juego fueron desapareciendo y las grandes víctimas resultaron las mesas de Pinball que pasaron a convertirse en objetos retro de decoración.

Desde el 2012 los amantes de este entretenimiento podemos encontrar en ese hermoso templo del ocio que es The Pinball Arcade.

Un video juego que presenta una simulación extremadamente realista de las más grandes mesas de Pinball de la historia.

A través de una consola, la pc, el celular o una tablet hoy podemos disfrutar con un realismo escalofriante todo los clásicos otra vez.

Esta propuesta de FarSight Studios es extraordinaria y más allá del entretenimiento que ofrece contribuye a fomentar la preservación del Pinball como patrimonio cultural.

Mesas clásicas de los años ´70 y ´80 que hoy son imposibles de encontrar de un modo físico ahora las tenemos en un dispositivo y la emoción de las partidas sigue intacta.

Obvio que no es lo mismo que las mesas reales pero antes que nada es una propuesta excelente que recomiendo y se consigue con mucha facilidad.

Desde la semana que viene empezaré a reseñar en notas semanales a las grandes mesas de Pinball que hicieron historias con sus diseños, características y virtudes técnicas.

Todos los grandes Flippers de los ´70, ´80, ´90 y los últimos que se hicieron en el siglo 21 pasarán por esta sección y tendrán su merecido recuerdo.

Una temática que hace rato quería trabajar y queda inaugurada con esta nota.

 

 

29 Comentarios

  1. Si Hugo, estas muy loco…pero aca estamos para bancarte en tus locuras.
    Aunque nunca fui fan de los flippers, coincidio ese pico de exito con mi adolescencia alla en los 90s.
    Y si bien es cierto que es impredecible, creo que lo bueno de los Flippers es que premiaban la habilidad, es decir, siempre tenias la posibilidad de jugar gratis otras partidas, cosa que los juegos comunes no.
    Un amigo, que era fan total del terminator 2, compraba UNA ficha alla, en el Playland de Cabildo y con eso estaba horas!!! Era realmente un genio del juego. Nosotros, luego de un rato y ya sin un mango, nos teniamos que quedar a ver como el pibe jugaba. Muchas veces, sacaba varias partidas y como nos teniamos que ir, nos dejaba jugar al resto para usarlas!!!
    Muy buena tematica!

  2. Todas tus notas son interesantes Hugo. Yo no soy fanatico de los Pinball pero si jugue bastante y justamente en las que recuerdo haber gastado mas fichas son en Terminator 2, Los Locos Adams y en la de Arma Mortal 2, esta ultima me encantaba.
    Creo que una de las cosas mas frustrantes de mi adolescencia fue ir a jugar al pinball y despues de meter la ficha cuando cai la bola, darte cuenta que la maquina no funciona bien y las “paletas” carecian de fuerza para pegarle. Que bronca me daba!

  3. No era muy fanático pero siempre una ficha me jugaba en el pinball, mis favoritos eran los de Los locos Adams, USA 94(que podías patear un penal) y el de Arma Mortal que era por lejos el mejor!

  4. Acá tenés al enfermito que se gastó una fortuna en su adolescencia con el Black Knight, y a los 50 se compró un montón de tablas en el Pinball Arcade, jejejeje…

  5. Los Flipper, a las “nuevas generaciones”, le darian epilepsia …nunca me gustaron mucho, ya que era muy malo , pero es verdad que tenian una produccion increible los aparatos.

  6. ja ja! Qué grande Omar, es es mi sueño para más adelante, por lo menos tener dos mesas reales. Black Night fue un gran clásico pero fui más seguidor de la continuación Black Knight 2000 que tenía un arte estupendo.

  7. Hola, yo también soy fanático de la era pinball y hace años ya que juego a los emuladores, primero el visual pinball y ahora a este, arcade o, future pinball, excelentes…
    Hay un pinball que no encuentro para emular y es el lethal weapon 3, mítico para mi, al igual que lo son Drácula, Addams family, twilight zone, entre Miles más…
    interesante blog amigo!

  8. Uhhh Tremendo el twilight zone!!! Si abre sacado Free Play!!! en las siestas de Villa Gesell en las epocas de vacaciones en 1997. Jajajaja despues de esas vacaciones no lo volvi a encontrar mas!

  9. A mí siempre me gustó, pero tenias que ser hábil y como dicen arriba estaba genial q te premien con otra partida gratis. El tilt como no olvidarlo, el de arma mortal 2, mí preferido. Tenés mucha razón de que cada jugada es única (yo diseño y programo y te puedo decir qhoy en dia hay muy pocos videojuegos que brindan esa característica) uno de esos es no mans sky.
    El pinball además es mas artesanal (no solo su pantalla) su fabricacion va de unas 3500 piezas gralmente. Al menos se q en usa aun se fabrican. Datos q recordaba y tuve q buscar: Rollers of the realm (pinball q combina el drama de un juego de rol, donde cada personaje es una bola y está ambientada en el medioevo) , pinsim (pinball para realidad virtual), x último… Pinbox 3000 (proyecto en kickstarter q no sé si recaudo algo, pero es para q vos te armes uno de cartón)….. Al menos yo q soy medio enfermito q le arme un juego de bolas para mí gata, si se puede acceder al PDF de pinbox juro q armó uno

  10. Me reí mucho por tu mencion de Tommy porque arranque a leer la nota y pense en The Who.

    Pense que la cerrarias con un video de pinball wizard

  11. Me acuerdo que jugaba mucho cuando iba de vacaciones a MDQ con mis abuelos, en el sacoa subterráneo de la peatonal. Sobre todo porque me rendía la carga de la tarjetita.
    Mis favoritos, Arma mortal 2, Batman, Terminator 2, Los simpsons, Los locos Adams y el de las tortugas ninjas que tenia una pizza en el medio que giraba y te tiraba la bolita a cualquier lado.
    Me gustaría tener uno a dos en mi casa.
    Saludos.

  12. Varios mencionaron el de Arma Mortal 2 y no puedo recordarlo! ¿No será el de Arma Mortal 3? El que tenía el gatillo para disparar de Data East. Si hicieron uno de la 2 nunca lo jugué. Sí el de la 3 que es uno de mis favoritos y ya aparecerá en esta sección.

  13. Seguro Hugo, si. es la 3. Lo de arma mortal recordaba el inodoro q caía en el auto en una escena plasmada en el tablero… Y esa es de la 2. Pero desp recordé q te mostraba tambien a Riggs cayendo de la moto y eso es de la 3….

  14. Yo era muy chiquito y nunca me llamaron la atención mas que por la produccion que tenian. Recuerdo que el de terminator 2 me daba miedo, ademas los sonidos no tenian mucha definición pero habia un no se qué que me daba una sensación rara, onda “bola de aca, este es juego para gente grande” jaja. Capaz porque de chico uno se impresiona mas facil.

  15. Bienvenida la nueva sección del Blog, Hugo!
    Me identifiqué mucho con tu historia. Yo si le di y le sigo dando a los video juegos. Pero mi fascinación a principios y mediados de los 90′ siempre fueron los pinballs. Mientras el resto de mis amigos hacia fila para jugar Street Fighter, yo me la pasaba en la gran sección de flippers que tenía el Sacoa de av. Cabildo y Olazábal. En esa época cada crédito salía 15 centavos. Los sábados con 10 pesos me pasaba toda la tarde y a veces las noches dándole a la plateada. Porque la inocencia hacía que nuestra salida de sábado a la noche sea el Sacoa jajaja.
    Acá tenés a otro fanático del flipper, al pie del cañón!

    PD: Si no lo viste ya, te recontra recomiendo el documental ” Special when lit” del 2009, sobre la historia del pinball, la actualidad y las perspectivas de la mano de Stern, el único fabricante de los viejos que aún sigue produciendo mesas nuevas. Los créditos iniciales están hechos con tanto cariño por la temática que me volaron la peluca.
    Saludos!

  16. Hola, tengo 46 anos y recuerdo que de chico jugaba a los flippers, empecé con las batatas, así le decíamos a las electromecánicas, es más me decían que había nacido dentro de ellas, porque realmente las daba vuelta .
    Pero ahora es difícil ver algún flippers así que me conformo con el pinball arcade en la playstation 4, tengo varias mesas compradas, algo es algo,

  17. Hola, yo como no tengo pc utilizo el pinball arcade en la playstation 4, tengo varias mesas compradas, lo malo es que bally y Williams no renovaron el contrato, así que a fin de mes retiran todas las mesas de esas empresas, pero lo bueno es que van a poner mesas de sega y de data east

  18. Me habéis apañao la mañana, veo cosas que me gustan y me llevo para ver un documental sobre los petacos que tantas horas he jugado, ahora ya en España, pocos son los bares en los que puedes encontrar uno, mucho menos en salas de recreativas modernas….ahora ya todo es VR…..Un Saludo desde Madrid (España) su Hugo su colega

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.