Retrospectiva Dark Universe

Episodio 3: Los cimientos del Dark Universe (Segunda parte)

El suceso comercial de El jorobado de Notre Damme y El Fantasma de la Ópera lograron que los directivos empezaran a mirar con otros ojos el género de terror que tanto habían rechazado.

A partir de 1925 otras compañías como Metro-Goldwyn-Meyer empezaron a apostar a los filmes de horror y por supuesto en Universal no iban a perderse el negocio. Especialmente cuando descubrieron a través de la caótica producción del fantasma de Gastón Leroux que había un público entusiasmado en ver historias de este tipo.

Carl Laemmle Jr. había tratado de convencer a su padre para que le diera una oportunidad a la corriente europea del expresionismo alemán, que de acuerdo a la opinión del joven, era el futuro del género en Hollywood.

Todo los prejuicios que el fundador de Universal había tenido sobre los relatos de este tipo eventualmente desaparecieron cuando descubrió Waxworks (1924), la memorable obra del cineasta alemán Paul Leni.

Una película muy importante que pasó a la historia como la primera antología del cine de terror.

Sin embargo, lo que más impactó a Laemme padre no fue tanto la llamativa estética del film, sino el modo en que trabajaba la narración el director Leni.

A diferencia de otros realizadores famosos de esta corriente artística como Murnau (Nosferatu) o Robert Wiene (El gabinete del Doctor Caligari), Leni fusionaba el horror con la comedia absurda para crear una experiencia muy especial.

Su película tenía grandes momentos de tensión pero también podía hacerte reír en los momentos menos esperados.

Para que se entienda la idea con un ejemplo contemporáneo, Waxworks funcionaba de un modo similar a lo que décadas más tarde haría Sam Raimi con Evil Dead 2.

En Hollywood nunca se había visto algo así y el estudio Universal hizo una apuesta que tendría un enorme impacto en el futuro de la compañía.

El estudio contrató para su siguiente proyecto a Paul Leni, quien se convertiría en el padre conceptual del Dark Universe.

Esta es la parte donde la historia se vuelve apasionante ya que nos metemos de lleno con el origen del cine de terror hollywoodense.

Las películas que voy a destacar a continuación son propuestas de visión obligatoria para cualquier amante del cine y hoy afortunadamente se consiguen con facilidad.

The Cat and the Canary (1927)

Entre 1927 y 1929 la trilogía Universal del Paul Leni se encargaría en construir los cimientos sobre los que se basaría el Dark Universe.

The Cat and the Canary es una película extraordinaria y dejó su huella en este arte por ser la primera comedia de terror realizada en Hollywood y el primer antecedente de los relatos de casas embrujadas.

En una mansión decadente el viejo millonario Cyrus West agoniza y antes de morir le pide a sus colaboradores que su testamento sea leído 20 años después de su fallecimiento.

Pasan los años y los codiciosos familiares se reúnen para saber cuánto dinero recibirán del tío millonario. Sin embargo, todos quedan consternados cuando se revela que Cyrus le dejó toda su fortuna a la joven Anabelle.

Para convertirse en la heredera la chica debe probar que está mentalmente sana ante un médico. De otro modo la fortuna pasa al siguiente heredero.

Mientras esperan al doctor en la mansión, la pobre Anabelle experimentará extrañas situaciones paranormales que tienen el objetivo de volverla loca.

Como si esto no fuera poco, durante el  desarrollo de estos hechos un psicópata asesino se escapa de un hospital psiquiátrico y encuentra refugio en la mansión de los West.

Esta película es una obra maestra alucinante que se destaca entre la más grandes producciones mudas de todos los tiempos.

La dirección de Leni es increíble porque presenta un relato con muchísima tensión, que tiene excelentes atmósferas de terror y encima te hace reír por las situaciones disparatadas que genera la codicia de los protagonistas.

The Cat and the Canary toma la estética del expresionismo alemán, donde sobresale el increíble diseño de producción construido por el propio Leni y Charles D.Hall, quien se convertiría en una figura importante del Dark Universe.

Aunque nos encargaremos de él en próximos episodios.

La película de Leni fue un enorme suceso comercial que instaló el concepto de las casas embrujadas con un misterio que luego influenciaría la vocación del Alfred Hitchcock.

Con el correr de los años se hicieron cinco remakes de esta producción, la más popular la protagonizó Bob Hope en 1939, pero la versión muda original es la mejor todas y recomiendo ver primero si no conocían esta historia.

A continuación pueden ver un fragmento del film.

The Man Who Laugh (1928)

Sin esta película la vida de Batman hubiera sido mucho más fácil ya que nunca hubiera existido el Guasón.

Luego del éxito de The Cat and the Canary, Carl Laemmle delegó a Paul Dani la dirección de esta producción basada en la novela homónima de Victor Hugo.

La trama se desarrollaba en el año 1620 y tenía como protagonista al joven noble Gwynplaine, quien era desfigurado con “una sonrisa eterna” por los soldados del Rey Jacobo II, cuando su padre se negaba a besar la mano del monarca.

El hombre humillado terminaba trabajando en un carnaval de freaks donde se enamoraba de una chica ciega.

Para el papel principal Universal quería al actor Lon Chaney, pero el director presionó a la compañía para hacer el film con Conrad Veidt,una de las grandes estrellas del cine alemán que había trabajado previamente con Dani.

Un particularidad muy interesante de esta propuesta es que la historia es un melodrama romántico pero a través de la narración del director se convierte en una película de terror.

Nuevamente la fotografía y los decorados adoptan la estética del expresionismo y en este caso sobresalió la labor en el maquillaje de Jack Pierce.

Uno de los grandes maestros en este campo que luego sería responsable de caracterizar a los clásicos monstruos del Dark Universe.

En general, todos los aspectos técnicos de este film representan la génesis de lo que sería en adelante la estética del cine de horror en décadas posteriores.

Un Dato Loco:

El desfiguramiento que sufre el protagonista no era algo cotidiano de ver en el siglo 17, sino que se trataba de una práctica habitual entre los mafiosos ingleses de los años ´20.

La tortura se conocía con el nombre de la “Sonrisa de Glascow” y consistía en producir dos cortes profundos en las mejillas de la víctima que simulaban una sonrisa.

En la película The Dark Knight, el actor Heath Ledger se basó en ese concepto para su caracterización del Guasón, que tenía el objetivo de establecer una conexión con su origen en este film.

En el campo de los cómics, la novela gráfica de Ed Brubaker, Batman: The Man Who Laugh también le rindió un homenaje directo al film de Paul Dani.

Un fragmento de esta propuesta.

The Last Warning (1929)

La figurita difícil del Dark Universe.

Luego de brindar de manera consecutiva dos producciones exitosas en los cines, el director alemán se convirtió en una de las principales estrellas de Universal.

Su siguiente trabajo para la compañía fue The Last Warning, una propuesta especial ya que se trató de un híbrido entre el cine sonoro y el cine mudo, donde el estudió exploró la nueva tecnología que empezaba a surgir en Hollywood.

En una obra de Broadway un actor muere durante una función y su cuerpo desaparece.

Años después un productor decide resolver el misterio y recrea la muerte del artista con el reparto sobreviviente. Durante los ensayos suceden accidentes extraños y todo indicaría que alguien quiere detener la investigación del actor desaparecido.

Con esta película el estudio intentó replicar el suceso de The Cat and the Canary, con la particularidad que en esta película el director Dani jugaba con la ambigüedad de la historia.

Hasta la revelación del final el espectador no sabía si el teatro estaba embrujado o los accidentes estaban planificados por un miembro del elenco.

Laura La Plante, la estrella de The Cat and the Canary era la gran figura de esta historia que abrió la puerta a los filmes de misterios que también integrarían el Dark Universe.

Luego de terminar este film el director Paul Dani murió a los 44 años debido a una vieja infección bucal que nunca se trató. Aunque su filmografía no llegó a ser demasiado larga brindó obras memorables que tuvieron una enorme influencia en el cine de terror que vendría después.

Lamentablemente la única versión disponible de esta película es una copia de mala calidad que presenta una versión editada de 77 minutos.

El corte original que se exhibió en 1929 duraba 89 minutos y en la actualidad se considera una cinta perdida.

El año pasado la compañía Universal restauró The Last Warning con material de la versión europea y la norteamericana que se exhibió en el Festival de cine mudo de San Francisco.

Hasta la fecha el estudio todavía no editó en dvd la nueva copia restaurada.

En el siguiente video pueden ver un fragmento de esta película que fue una de las últimas producciones mudas del estudio.

Con la irrupción del cine sonoro y el suceso de la trilogía Dani en Universal, el joven productor Carl Laemmle jr. tenía el escenario disponible para desarrollar su visión del cine de terror.

Su primera gran producción marcaría una bisagra en el género e iniciaría una nueva era en la industria de Hollywood.

El Príncipe de las tinieblas se preparaba para debutar en la pantalla grande.

 

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*